Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Morris Pearl, el ex gerente de Blackrock que quiere pagar más impuestos

Morris Pearl, el ex gerente de Blackrock que quiere pagar más impuestos

Este ex gerente de Blackrock quiere pagar más impuestos. La filantropía, sostiene, no ayuda a reducir la desigualdad.

Por: Marcela Vélez-Plickert | Publicado: Sábado 11 de septiembre de 2021 a las 21:00
  • T+
  • T-

Fue un momento de epifanía. Miles de griegos marchaban por el centro de Atenas, justo por delante del lujoso edificio donde Morris Pearl interrumpía una larga jornada de reuniones para participar de un generoso buffet. Era el verano de 2013, y Grecia negociaba aceleradamente con el FMI y el BCE, su vía de escape para evitar un default.

Pearl estaba en Atenas en su calidad de director general de Blackrock, el administrador de fondos más grande del mundo. Su cliente era el banco central griego, y su misión era determinar la inyección de liquidez que necesitaban hacer a los bancos.

“Terminé mi postre, regresé a la mesa, pero comencé a pensar: ¿Estoy haciendo algo realmente por el resto de la gente en Grecia, aparte de los ejecutivos de estos bancos?”, recuerda Pearl, quien entonces era director general de Blackrock.

Al año siguiente, Pearl, renunció a Blackrock y se sumó a Patriotic Millionaires, el grupo de lobby y políticas públicas progresista estadounidense fundado en 2010, que busca aumentar el impuesto a los más ricos.

Junto a la fundadora del grupo, Erica Payne, Pearl publicó en abril el libro “Tax The Rich”, en el que resumen el eje de su campaña política: no es posible que quienes más tienen paguen menos impuestos.

“Nuestro ingreso (el de los millonarios) viene de inversiones, de ganancias capitales, y eso en EEUU tiene muchos menos impuestos, que la gente que vive de su trabajo. Si tienes un empleo, pagas un porcentaje de impuesto más alto que alguien que se sienta y pasa el día viendo cómo cambian los índices bursátiles. Pensamos que eso no es justo. No hay razón que justifique que nosotros tengamos un impuesto más bajo que la gente que trabaja para vivir”, sentencia Pearl, desde Nueva York.

Pearl aclara que no tiene nada contra Bezos, ni la plataforma de Patriotic Millionaires es anticapitalista.

El complejo sistema tributario de EEUU establece un sistema escalonado de impuestos, en el caso del tributo a la renta este puede llegar hasta a 37%, a medida que aumentan los ingresos. Mientras, el impuesto a las ganancias de capital tiene un tope de 20%, se aplica solo tras la venta de la acción o activos, y hay numerosas exenciones. El propio Warren Buffett, con una fortuna estimada en US$103 mil millones, ha reconocido que paga un porcentaje de impuestos menor al de su secretaria.

“Los millonarios no necesitan ingresos, como cualquier otro trabajador, y si no reportan ingresos no pagan impuestos”, insiste Pearl.

La campaña de Patriotic Millionaries ha ganado más apoyo recientemente, después de que en junio ProPublica revelara cuán pocos multimillonarios como Jeff Bezos y Elon Musk pagan en impuestos. En base a registros tributarios entre 2014 y 2018, ProPublica determinó que un hogar estadounidense medio, con ingresos por US$70.000 al año pagó un 14% en impuesto a la renta cada año, mientras los 25 estadounidenses con mayores fortunas pagaron una “tasa impositiva real” de solo el 3,4% sobre los US$401 mil millones en que aumentaron su patrimonio en ese período.

Apoyo de Obama

Patriotic Millionaries fue fundado por Payne, reconocida activista progresista, para frenar la extensión de las exenciones tributarias aplicadas por George W. Bush y que vencían en 2011. El grupo encontró respaldo en la Casa Blanca de Barack Obama, incluso participando junto al entonces presidente en la presentación de una frustrada reforma tributaria (Buffett Rule) que buscaba gravar un impuesto mínimo de 30% a quienes obtengan ingresos (por renta o inversión) a partir de US$1 millón al año.

Desde entonces, Patriotic Millionaires ha cuadruplicado sus miembros hasta superar los 200, entre ellos los hermanos Abigail y Tim Disney. La motivación del grupo, al igual que la de Pearl, es luchar con el aumento de la desigualdad y -con ello- la desestabilización de la democracia.

Pearl pone de ejemplo las protestas que vio en Grecia, o cómo los millonarios deben vivir en urbanizaciones cerradas, con seguridad privada y autos blindados en países como República Dominicana.

EEUU va en el camino de tener pocos millonarios y muchos, muchos pobres. Ese no es el tipo de país que quiero, no es el tipo de país en el que crecí, y no creo que sea el tipo de país que mis hijos quieren”, afirma Pearl, quien asegura que no ha tenido ninguna represalia social por “cambiar de bando” y que muchos de sus colegas millonarios (en Nueva York) entienden que el sistema actual no es sostenible.

Protestas en la casa de Bezos

Además del lobby en los pasillos de Washington, el grupo está adoptando una estrategia más “hacia la calle”. Por ejemplo, con manifestaciones fuera de las residencias de Jeff Bezos, en protesta a su viaje espacial, vs. los bajos impuestos que pagan él y Amazon.

Pearl aclara que no tiene nada contra Bezos, ni la plataforma de Patriotic Millionaires es anticapitalista. “Estoy a favor de que la gente se convierta en millonarios. Todos deberían intentarlo, es genial, lo recomiendo. El capitalismo es un sistema lógico, que permite a la gente trabajar y ahorrar su dinero para tener más dinero. Pero el sistema capitalista necesita regulaciones”.

72 horas en Lima, un paseo por la capital gastronómica de Sudamérica

En tres días se logra degustar un buen bocado de la capital peruana, que compite con ciudades como Tokio, México DF y Copenhague para coronarse como el próximo epicentro de la gastronomía internacional. Esto, de la mano de una camada de chefs sub-45 que representan a la nueva generación de cocineros (y empresarios) rojiblancos. Estos son los imperdibles para pasar 72 horas llenas de mariscos, rocoto y pisco sour.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR