Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Sam Bankman-Fried, fundador de FTX: El auge y caída de un héroe

Sam Bankman-Fried, fundador de FTX: El auge y caída de un héroe

Fue comparado con Warren Buffett, fue el gran salvador del mundo cripto, pero ahora es su gran villano. Esta es la historia que tiene en vilo a toda una industria.

Por: Marcela Vélez-Plickert, desde Londres | Publicado: Sábado 12 de noviembre de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

La historia cuadraba. ¿Fundador introvertido, amante de las matemáticas, graduado del MIT? Sí. ¿Rodeado de otros graduados del MIT y extraders? Perfecto. ¿Aparente desinterés en su fortuna personal y más interesado en “hacer del mundo un lugar mejor”? No se puede pedir más.

Inversionistas, grandes fondos de capital de riesgo, la prensa, y sobre todo los fanáticos de las criptomonedas creyeron en este emprendedor, siempre uniformado en bermuda y polera.

Sam Bankman-Fried, o SBF como le gusta llamarse, sorprendió al mundo al construir una empresa valorada en US$ 32 mil millones (a enero pasado) en menos de tres años. Él mismo salió al rescate de la industria en junio, cuando los problemas de BlockFi y Voyager amenazaban con desestabilizar la industria.

Principal donador del Partido Demócrata, Bankman-Fried abogaba hasta hace un par de semanas en Washington sobre la necesidad de regular la industria de las criptomonedas. En Florida, su empresa anunciaba la apertura de una oficina en un exclusivo edificio en Miami. Se hablaba de la compra de un banco, de la construcción de un nuevo JPMorgan, todo en base a criptomonedas y todo desde las Bahamas, donde SBF fijó hace un año su residencia.

SBF pidió la quiebra de su imperio este viernes. Alameda Research, la empresa que originó su fortuna, FTX internacional y FTX US se acogieron al Capítulo 11 tras una semana que ha puesto en vilo el futuro de la industria de criptomonedas. ¿Qué pasó?

Nace una estrella

Aburrido de su trabajo en la firma de trading cuantitativo de Jane Street, Sam Bankman-Fried, a sus 25 años, funda Alameda Research. Con ella comienza a comprar y vender bitcoins para aprovechar el diferencial de hasta 30% en el precio de la criptomoneda en ambos mercados. Alameda suma pronto US$ 25 millones de operaciones al día. 

“Mi interés no era el blockchain, ni nada por el estilo, vi una oportunidad de trading. Después de todo, ese es mi background”, explicó SBF a Acquired en una de sus últimas entrevistas, hace un par de meses.

Año y medio después, SBF fundó FTX junto a Zixiao “Gary” Wang, otro supuesto exgraduado del MIT, y cuya identidad es hoy un misterio.

En junio 2021, FTX tuvo su gran salto con dos rondas de financiamiento por un total de US$ 1.300 millones, que tuvieron entre sus principales inversionistas a Softbank, Sequoia, Tiger Global, Temasek y Ontario Teachers’ Pension Fund.

Criptohéroe

El 2022 ha sido un año vertiginoso para FTX. Comenzó sus operaciones en Estados Unidos (FTX US), lanzó su propio token (FTT), su propio fondo de capital de riesgo, adquirió 30% de SkyBridge Capital, anunció su expansión a Dubai, auspició la Formula 1, compró los derechos del estadio de los Miami Heat y sumó a su lista de inversionistas nombres como Blackrock y Tom Brady.

En abril, SBF hizo noticias tras un somero reporte de Bloomberg que lo presentaba durmiendo en un saco de dormir en su oficina y compartiendo un departamento con sus socios en Bahamas. El joven empresario se presentó también como un austero magnate ante el Financial Times y otros medios.

Los reportajes eran motivados por su anuncio de donar el 90% de su fortuna de US$ 22 mil millones a causas filantrópicas. SBF era el nuevo y más relevante representante del movimiento “Altruismo Efectivo”. Hasta ahora sólo se conocen sus donaciones en India durante la pandemia, a un centro de investigación antipandémica dirigido por su hermano, y a candidatos demócratas.

En junio pasado, FTX desplegó casi US$ 1.000 millones para salvar tres firmas de criptomonedas en problemas y se confirmaba como uno de los nombres más poderosos del criptouniverso.

200 horas que lo cambiaron todo

El 2 de noviembre, a las 14.44 horas de Nueva York, CoinDesk publicó un artículo que ponía en duda la solidez financiera del imperio de SBF. Según una hoja de balance, a la que CoinDesk dijo haber tenido acceso, más de un tercio de los activos reportados por Alameda Research, la empresa de trading de FTX, consistían en FTT, los tokens emitidos por su firma hermana, FTX.

Otro tercio consistía en tokens Solana, un proyecto en el que Alameda era uno de los principales inversionistas e impulsores. El mercado puso en duda la liquidez de la empresa, más aún en medio del mal momento que viven las criptomonedas. Desde su peak en septiembre 2021, FTT había perdido hasta entonces 67% de su valor, y se transaba en US$ 25. El viernes, su valor era de apenas US$ 2,73. En el caso de Solana, la caída desde su peak de noviembre 2021 es de 87%.

Noventa y seis horas después, el 6 de noviembre, Changpeng Zhao, o CZ, CEO de Binance, principal rival de FTX, anunció la venta de los FTT que aún tenía en sus libros. Los tokens fueron parte del pago que recibió a cambio de salir de la propiedad de Alameda Research del que fue uno de los primeros inversionistas.

La operación de Binance, equivalente en ese momento a US$ 500 millones, provocó una ola de pánico y una huida de capital de parte de los inversionistas y usuarios de FTX. En un tuit, CZ mencionó el artículo de CoinDesk, comparó a Alameda con Luna (otra criptomoneda que implosionó) y acusó a SBF de “hacer lobby (en Washington) contra otros actores de la industria”. De ahí su decisión de salir a vender masivamente los tokens.

SBF es un visitante conocido en Washington, donde es frecuente encontrarlo haciendo lobby a favor de la industria de criptomonedas. En público, su discurso es que la industria necesita más regulación.

El 8 de noviembre, FTX intentaba un rescate. Unas 144 horas después de la publicación de CoinDesk, SBF había tocado la puerta de Binance para que adquiera su empresa, que enfrentaba un vacío por US$ 9.400 millones.

La fortuna personal de SBF estaba valorada en US$ 15 mil millones, pero casi en su totalidad consistía en su participación en FTX y Alameda.

El 9 de noviembre, 168 horas tras el inicio de la tormenta, CZ volvía a golpear la confianza en FTX al anunciar que tras revisar la información de la empresa desistían de su intención de comprarla.

El 10 de noviembre, SBF pidió perdón (“I’m sorry. I f*** up”), aseguró que buscaban apoyo de sus inversionistas y que las operaciones en EEUU no estaban afectadas. Ese día, WSJ reportaba que FTX habría usado dinero de sus clientes para realizar riesgosas inversiones.

Tras la publicación, en las redes sociales comenzaron a circular versiones sobre cómo SBF habría convencido a sus empleados a invertir su sueldo y bonos (pagados parcialmente en FTT) a comprar acciones de FTX y FTX US. Finalmente, en medio de reportes de una investigación de la SEC por fraude y el congelamiento de los activos de FTX, Alameda y SBF en Las Bahamas, el joven empresario declaró su derrota.

El 11 de noviembre, a las 11.28 horas de Nueva York, unas 213 horas tras la publicación de CoinDesk, FTX y Alameda Research se acogieron al Capítulo 11.

El millennial más millonario perdía su fortuna. Sequoia, Softbank y otros ajustaban sus balances para contabilizar la pérdida de sus inversiones a “cero”. Un millón de usuarios se quedaban atrapados, muchos perdiendo el ahorro de sus vidas. Las dos empresas rescatadas previamente por FTX (Voyager y BlockFi) pausaban temporalmente operaciones. FTX Fundation anunciaba su disolución y anunciaba que no podría cumplir con las donaciones prometidas. El emperador del criptomundo se quedaba desnudo.

El hombre a cargo de la autopsia a FTX

JJR III asumió el 11 de noviembre como CEO del alicaído imperio de Sam Bankman-Fried y desde entonces, afirma, se ha dedicado “sin parar” con equipos de diversos bufetes de abogados y una empresa de ciberseguridad para recuperar “activos de los deudores donde quiera que estén” e identificar información financiera confiable sobre las actividades de la empresa.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR