Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Shinzo Abe, el influyente primer ministro japonés

Shinzo Abe, el influyente primer ministro japonés

Un showman político de sangre azul que trató de revivir Japón y revisar su constitución pacifista, lo describió Financial Times.

Por: Leo Lewis y Kana Inagaki, Financial Times | Publicado: Sábado 9 de julio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Shinzo Abe, un polarizador y nacionalista vástago de una dinastía política de élite y el primer ministro más longevo de Japón, definió una era de reformas e invitó al mundo a reevaluar la gigantesca economía asiática bajo su bandera “Abenomics”. Murió tras recibir un disparo durante un discurso de campaña en el oeste de Japón a la edad de 67 años este viernes.

El segundo mandato de Abe, que se extendió desde finales de 2012 hasta el verano de 2020 y generó fanatismo, escándalos y protestas a gran escala, contrastó notablemente con las décadas que lo precedieron y con su primera y breve etapa de un año como primer ministro. Según los analistas políticos, el suyo ha sido un cargo excesivo para una figura política excesiva.

Durante años, tras el colapso de la burbuja bursátil e inmobiliaria de la década de 1980, Japón luchó contra el estancamiento económico, una sucesión de primeros ministros que duró una media de unos 18 meses, y la progresiva disminución de la nación en la escena mundial. Abe, que combinó el carisma doméstico con el brío diplomático, trató de corregir todo eso.

Nacido en 1954, Abe, oriundo de la prefectura de Yamaguchi, era nieto de Nobusuke Kishi, un miembro del gabinete durante la segunda guerra mundial fue acusado de ser un criminal de guerra tras la derrota de Japón.

Kishi fue encarcelado, pero más tarde fue liberado sin cargos y llegó a ser primer ministro, y las raíces familiares y la educación de Abe determinaron su opinión nacionalista de que la constitución que Estados Unidos impuso a Japón después de la guerra debía ser reescrita.

A pesar de sus antecedentes de sangre azul, su primera etapa como primer ministro terminó abruptamente en 2007, tras poco más de un año, debido a una enfermedad intestinal crónica.

Su carrera política parecía acabada, pero regresó de forma sorprendente en 2012 con la promesa de sacar a la economía de la deflación mediante un estímulo agresivo y una flexibilización monetaria.

Otro tema central de su programa interno fue la “womenomics”, un reconocimiento de que la mano de obra femenina de Japón había sido estructuralmente e injustificadamente infrautilizada durante generaciones. Japón, dijo en el Foro Económico Mundial de Davos en 2014, “debe convertirse en un lugar donde las mujeres brillen”.

Sin embargo, al igual que muchas de las reformas de Abe, el seguimiento de la womenomics y la consecución de los objetivos de acceso de las mujeres a los puestos de alta dirección fueron una sombra de su retórica original.

En su búsqueda de la resurrección nacional, el enfoque de Abe se basó en creencias muy arraigadas y en un espectáculo a menudo llamativo. En 2013, se dirigió a la Bolsa de Nueva York con un ruego a los inversores extranjeros para que “compraran mi Abenomics”.

Dos años más tarde, introdujo a Japón en la Asociación Transpacífica, un acuerdo comercial regional, sofocando la oposición del poderoso lobby agrícola nacional de una manera que sus predecesores difícilmente podrían haber imaginado.

Gran parte del legado de Abe radica en los nuevos acuerdos comerciales y su impulso a “un Indo-Pacífico libre y abierto” en un momento en que la globalización está amenazada. Su visión también fue decisiva en la creación de la Cuadrilateral, una agrupación de seguridad que incluye a Japón, Estados Unidos, India y Australia, para contrarrestar las ambiciones militares y económicas de China.

El ex primer ministro fue un diplomático consumado, que voló directamente a Nueva York inmediatamente después de las elecciones de 2016 para presentarse al entonces presidente electo Donald Trump.

Apenas dos días antes de que Abe fuera tiroteado por un pistolero solitario en la ciudad occidental de Nara, evocaba sus días como primer ministro en un apasionado discurso de campaña cerca de la estación de Yokohama. Incluso después de dejar el cargo más importante de Japón, seguía teniendo influencia como jefe de la facción más importante del Partido Liberal Democrático y estaba ansioso por completar su ambición inconclusa de revisión constitucional.

“Es nuestra responsabilidad proteger esta hermosa nación, Japón”, dijo Abe, alzando la voz y el puño ante una multitud entusiasta. “¡Vamos a revisar la Constitución!”

Qatar busca un trofeo que no se juega en la cancha

La sorprendente derrota de Argentina frente a Arabia Saudita ayudó a poner la polémica en torno a Qatar en segundo plano. Pero este es un Mundial en que los verdaderos partidos se juegan en las zonas VIP y no en el césped.

El hombre a cargo de la autopsia a FTX

JJR III asumió el 11 de noviembre como CEO del alicaído imperio de Sam Bankman-Fried y desde entonces, afirma, se ha dedicado “sin parar” con equipos de diversos bufetes de abogados y una empresa de ciberseguridad para recuperar “activos de los deudores donde quiera que estén” e identificar información financiera confiable sobre las actividades de la empresa.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR