Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Tony Blair en primera persona: Tres prioridades para el mundo

Tony Blair en primera persona: Tres prioridades para el mundo

“La comunidad internacional debe ofrecer tanto recursos como métodos justos de distribución de futuras vacunas, no sólo por razones de humanidad, sino también por interés propio. Si los países de ingresos bajos y medianos no pueden hacer frente a la crisis, no podremos controlar la enfermedad a nivel mundial”, dice el exprimer ministro del Reino Unido.

Por: DF MAS | Publicado: Domingo 16 de agosto de 2020 a las 04:00
  • T+
  • T-

El Covid-19 es el desafío práctico más difícil que he visto para el gobierno. En mayor o menor grado, todos los países del mundo están lidiando con el virus.

Para países desarrollados como el Reino Unido, existe una necesidad urgente de una nueva estrategia. Jugamos con la idea de la inmunidad de rebaño, pero retrocedimos, con razón, cuando la tasa de mortalidad de esa política se hizo evidente. Entonces, hicimos la transición a una política que parecía la erradicación, con la cuarentena como un paso necesario para llegar allí, hasta que llegue una vacuna.

Ahora debemos saber que la erradicación no es posible. La contención lo es. Pero la única ruta hacia eso son las pruebas masivas de la población para detectar los casos asintomáticos, que parecen ser casi la mitad del total. De lo contrario, corremos el riesgo de un repunte o volver a la cuarentena.

El Reino Unido fue demasiado lento al comienzo de esta crisis. Pero, dada su naturaleza, eso era excusable. Un error similar en esta etapa no es excusable. Está claro lo que se debe hacer. Pero el desafío del Reino Unido palidece en insignificancia frente al dilema que enfrentan los países en desarrollo. Y si el mundo en desarrollo fracasa, las consecuencias repercutirán en todo el mundo.

A nivel mundial, el Covid-19 se está acelerando. En Brasil, ahora hay más de 3 millones de casos confirmados, India está por encima de los 2 millones y el continente africano superó la marca de 1 millón la semana pasada. Estos países enfrentan una elección abrumadora.

Por un lado, no pueden simplemente permitir que la pandemia siga su curso. Ya estamos viendo que los hospitales de Delhi, São Paulo y Ciudad del Cabo alcanzan la capacidad de cuidados intensivos. Los servicios de salud que son dramáticamente menos completos que en los países occidentales están bajo una intensa presión debido a la reasignación de recursos, la gran cantidad de trabajadores de la salud enfermos y la escasez de equipos de protección personal. Como resultado, las personas evitan buscar atención médica básica por temor a infectarse.

Existe el riesgo de un gran aumento en las muertes por el Covid-19 y no Covid-19, como ha demostrado el modelo del Instituto para el Cambio Global, agravando las crisis económicas y de seguridad alimentaria existentes. Un aumento podría significar no sólo perder los avances logrados en la lucha contra el VIH, la tuberculosis, la malaria y la salud maternoinfantil, sino también la reversión de esas tendencias.

Los líderes saben que las estrictas medidas de contención, como las cuarentenas, no se pueden volver a imponer en una escala significativa porque una gran parte de sus economías y sistemas alimentarios son informales y los paquetes de estímulo son costosos. No pueden permitirse permanecer desconectados de la economía mundial durante mucho tiempo. De hecho, muchos países en desarrollo están reabriendo ahora para viajes internacionales.

Los líderes deben centrarse en tres prioridades y el mundo desarrollado debe ayudarlos a hacerlo. En primer lugar, deben protegerse los trabajadores y los servicios sanitarios. Sin estos, las muertes por tuberculosis, VIH, malaria y desnutrición se dispararán a medida que aumenten los casos de Covid-19. Esto significa priorizar los procedimientos de pago, PPE y seguridad, incluidas las pruebas para los trabajadores de la salud.

La segunda prioridad es la participación pública. Sin vacunas adecuadas, diagnósticos y tratamientos limitados, y con cuarentenas estrictas que no son factibles, la única forma de reducir la tasa de infección y muerte es a través de la acción comunitaria. Esto incluye medidas para proteger al menos al 80% de las personas vulnerables, así como medidas de distanciamiento social, como lavarse las manos, usar máscaras y espaciar en lugares públicos.

La mensajería clara y coherente es esencial, tanto a través de campañas en los medios como de alcance a líderes religiosos, jefes tribales, empresarios y grupos de jóvenes. Los gobiernos deben movilizar la acción comunitaria compartiendo el costo de las estaciones de lavado de manos y los pozos. Este esfuerzo fue fundamental para cambiar el rumbo durante la crisis del ébola en África occidental en 2014-2015 y puede volver a desempeñar un papel fundamental ahora.

La tercera prioridad es desarrollar la capacidad de emergencia en los hospitales para reducir el riesgo de sentirse abrumado. Esto requiere infraestructura, como agregar tantas camas de cuidados críticos improvisados como sea posible (a través del apoyo de socios para el desarrollo si es necesario), así como personal y suministros. Se debe seguir el ejemplo de Kenia, donde el presidente ha pedido a su Ministerio de Salud que retenga temporalmente a los anestesistas jubilados y al personal de la UCI.

En cada una de estas áreas, la comunidad internacional puede ayudar. Debe ofrecer tanto recursos como métodos justos de distribución de futuras vacunas, no sólo por razones de humanidad, sino también por interés propio. Si los países de ingresos bajos y medianos no pueden hacer frente a la crisis, no podremos controlar la enfermedad a nivel mundial.

Los gobiernos de los países en desarrollo pueden mostrar liderazgo estableciendo objetivos específicos, proporcionando a sus socios internacionales solicitudes de apoyo claras y precisas, respaldadas por estructuras operativas y de mando eficaces con el jefe de estado en el asiento del conductor.

La etapa más difícil de la pandemia Covid-19 está por venir para los países más pobres. Si sus líderes se enfocan en estas tres prioridades, tienen una buena oportunidad de minimizar el daño. 

El chileno que fue sondeado por Giorgia Meloni para ser diputado en Italia

En 2020 el arquitecto Patricio Rolle (65) escribió un comentario en Facebook sobre un discurso de la nueva primera ministra Giorgia Meloni. Tras ello, y por encargo de la política, fue contactado por el partido Hermanos de Italia en el Mundo para postular como parlamentario con cupo internacional (para extranjeros que viven en ese país europeo) en las elecciones que se disputaron el fin de semana pasado.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR