Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

El “modelo fundamental” de Ricardo Levy enfocado en el mercado estadounidense

El “modelo fundamental” de Ricardo Levy enfocado en el mercado estadounidense

El ejecutivo tiene solo una regla: únicamente invertir en Estados Unidos. En sus cuatro años de existencia, su AGF Sensor Capital ha atraído a diversas familias de alto patrimonio y empresarios.

Por: Mateo Navas | Publicado: Sábado 21 de mayo de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

El eco en las oficinas de Sensor Capital todavía se hace notar. Recién se cambiaron de ubicación, por lo que el suelo está lleno de cajas y los mesones aún se ven vacíos. “Nos estamos instalando”, dice Ricardo Levy (44), gerente general y fundador de esta Administradora General de Fondos (AGF), en su primera entrevista con un medio de comunicación.

Las oficinas de Sensor están a menos de una cuadra de los cuarteles generales de LarrainVial, la corredora donde Levy trabajó durante seis años y donde llegó a ser gerente de finanzas corporativas. “Ahí me tocó todo lo vinculado con M&A y apertura en bolsa. Estuve en las de SalfaCorp, Paz Corp y Sigdo Koppers”.

Hoy, sin embargo, está enfocado 100% en Estados Unidos: su compañía -definida como un hedge fund- se preocupa de invertir en las 1.200 empresas más grandes de ese país.

“Es un mercado muy amplio que te ofrece de todo. No nos enfocamos en ninguna industria, tampoco en el tamaño de las empresas”, aclara Levy, quien está casado con Cecilia Piñera Morel, hija del exmandatario, razón por la que antes de que terminara su periodo presidencial, optó por no aparecer en medios. “Nuestro portafolio está compuesto por 500 firmas aproximadamente”, añade.

En su oficina tiene cuatro pantallas que reflejan gráficos que muestran el minuto a minuto de las distintas bolsas en Estados Unidos. Ahí se sienta todos los días a las 9 de la mañana y pasa casi toda la jornada comprando, vendiendo y moviendo acciones.

“Son cerca de 400 transacciones diarias, te obliga a estar muy pendiente”, dice el ejecutivo, sentado en la sala de reuniones de la firma. “También nos juntamos con inversionistas y con family offices, grupos de alto patrimonio y empresarios. Les explicamos de qué se trata el fondo y luego deciden si invierten con nosotros o no”.

Cuando no está enfocado en Sensor, ocupa el tiempo en Fen Ventures, el fondo de capital de riesgo ligado a LarrainVial que ha invertido en decenas de startups chilenas y del cual es socio.

Actualmente, de acuerdo con los registros de la Comisión para el Mercado Financiero, el único fondo de Sensor Capital tiene un tamaño de US$ 20 millones aproximadamente y cuenta con 12 aportantes, entre los que figuran Asesorías e Inversiones E y L Limitada (ligada a Fernando Elgueta, inversionista en Constructora Belfi); Inversiones Loma Alta Limitada (vinculada a Jaime Gana Del Río, de Isidora 23); El Condor Inversiones Limitada (relacionada a la familia Silberberg, accionistas de Bodegas San Francisco); Inversiones Lelan Spa (constituida por su cuñado Sebastián Piñera Morel y Carmen Gloria Ariztía), e Inversiones Jorge Mas Limitada (ligada a Jorge Mas, ex presidente de la Cámara Chilena de la Construcción). Además, participa como persona natural Benjamín Paz Tchimino, ex presidente de Paz Corp. 

El modelo fundamental

Levy se interesó por el mercado bursátil estadounidense en California, mientras cursaba un MBA en Stanford. Ahí conoció a Charles Lee, un profesor que años antes había manejado decenas de billones de dólares en Barclays, uno de los bancos de inversión más grandes del mundo.

“Él me mostró lo que era el modelo cuantitativo. Yo siempre había invertido de la forma tradicional, analizando las empresas, viendo sus resultados y si estaba barata”, recuerda.

“Pero con este sistema todo lo que uno piensa debe ser modelado matemática y financieramente. Tienes que encontrar bases de datos, plantear una hipótesis y programarla. Luego, hacer simulaciones y demostrar si es posible generar valor en el tiempo”.

En 2011 llegó a Chile y decidió abrir su propia oficina de inversiones. “Nadie en Latinoamérica había puesto en práctica ese modelo, ya que es necesario tener una gran cantidad de acciones disponibles para comprar y vender”.

Luego de cuatro años desarrolló el “modelo fundamental”, que se basa en diferenciar, dentro de un universo de acciones, las “buenas de las malas empresas”, explica. “Para eso uso estados financieros, transcripciones de reuniones e información de industria, analistas e inversionistas”.

Y entrega un ejemplo: “Puedo tener una hipótesis de que las compañías con una buena administración tienden a rentar más en el tiempo. Lo importante es identificar lo que significa tener una buena administración. Para eso veo datos, como los estados financieros, sueldos de ejecutivos o stock options. Con esa información realizo simulaciones y un ranking que después lo comparo con otro de rentabilidad. Luego, con la correlación entre ambos se puede demostrar si esa hipótesis genera un retorno sobre el mercado”.

Hasta ahora el modelo ha obtenido buenos resultados. En 2021 generaron un retorno de 39,5%, mientras que el S&P 500 rentó un 28% y el Russell 2000 un 24%. “Este año es más difícil porque la bolsa está cayendo, pero hemos caído menos que los principales índices de referencia”, reconoce.

Sumar inversionistas

A diferencia de otros ejecutivos de Sanhattan, Levy no es pesimista respecto al contexto político y económico chileno. “Antes los empresarios locales tenían el grueso de su plata acá. Recuerdo cuando estaba en LarrainVial y se hacía una apertura en bolsa en Brasil; el 80% de la plata venía de afuera, pero en Chile era todo lo contrario”, indica. “En los últimos años se ha dado ese paso natural de irse diversificando y de concretar inversiones afuera”.

Pero matiza: “Hoy existe un contexto de más incertidumbre. Es natural que empresarios levanten la cabeza y vean hacia afuera, pero siguen teniendo la mayor parte de su patrimonio en Chile y eso lo van a seguir trabajando. Se puede desacelerar un poco, pero es parte del momento”.

“Además, los inversionistas extranjeros siguen apostando por este país. Unos pocos quizás frenaron inversiones, pero en general han seguido”.

Respecto a los próximos pasos de su AGF, Levy dice que potenciarán el área de investigación y desarrollo para profundizar su modelo cuantitativo. También buscan aumentar el tamaño del fondo e incorporar a distintos inversionistas extranjeros. “Ya tenemos un estadounidense que se comprometió”, asegura. Y agrega: “También se nos acercó un bróker norteamericano que tiene activos por más de US$ 500 billones”.


El socio que estudia el agua en Júpiter

La única vez que Ricardo Levy ha contratado a una oficina de headhunters no le sirvió de mucho. ¿La razón? Dejaron fuera del proceso de selección a su actual socio, Juan Pablo García. “Había muchos candidatos y lo vetaron en pro de otros perfiles más tradicionales, con experiencia en bancos de inversión”, recuerda.

García es físico e ingeniero civil eléctrico de la Universidad de Chile. Hoy es socio y director de Sensor, y previamente -entre 2007 y 2012- se desempeñó en un rubro muy distinto: lideró el equipo de ingenieros de Radio Frecuencia y Sistemas en el Observatorio ALMA en la región de Antofagasta.

Actualmente está trabajando como gerente del proyecto ESA-JUICE SWI de la Agencia Espacial Europea. Se trata de una misión que se lanzará el 2023 y que estudiará Júpiter y sus satélites -en particular Ganímedes, Europa y Calisto-, los cuales tienen (de acuerdo a diferentes estudios) una gran cantidad de agua líquida bajo su superficie. El objetivo es lograr conocer las condiciones del entorno para saber si el planeta cumple con las condiciones para ser habitable.

María Teresa Ruiz y su progresiva pérdida de visión: “Cuando cierro los ojos ya no soy ciega, porque ahí está mi memoria”

La astrónoma, Premio Nacional de Ciencias Exactas 1997, sufre un trastorno ocular que le ha ido apagando la vista. En el ojo izquierdo ya no tiene visión central; en el derecho es de apenas un 2%. No maneja, no dicta clases, ha cambiado rutinas cotidianas. Pero está activa y con energías. “Lo siento como un desafío para buscar otros espacios donde seguir siendo feliz”, dice.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR