Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

La movida de Cardone para crear un nuevo modelo de empresa

La movida de Cardone para crear un nuevo modelo de empresa

Después del 18 de octubre del año pasado, Sergio Cardone, en su rol de presidente del 3xi, organizó conversaciones y encuentros con otros empresarios y controladores de compañías chilenas.

Publicado: Domingo 8 de noviembre de 2020 a las 04:00
  • T+
  • T-

Hace justo un año, durante las primeras semanas de la crisis social, Sergio Cardone Solari señaló a Revista Capital una frase que sorprendió a varios empresarios: "Chile no se va a ir a la cresta", aseveró entonces. La expresión no pasó desapercibida porque varios grupos controladores de las principales compañías chilenas, pensaban lo contrario. Y lo comentaban en círculos privados.

-Han pasado 12 meses, con pandemia y plebiscito de por medio, y con el Apruebo como ganador, ¿sigue pensando lo mismo?
-Sí. Y lo vuelvo a repetir: "Chile no se va a ir a la cresta".

Desde entonces, Cardone –conocido como "Teco"– ha jugado un rol crucial en el sector. Todo este año, dice, ha trabajado desde su rol de presidente del 3xi en "colaborar para que los empresarios cambiemos de mentalidad y de paso, la forma en que se hacen los negocios en Chile". Para ello está dando ideas concretas, para que su iniciativa no sea un cúmulo de clichés ni frases repetidas sin fundamentos. Este es su plan.

Algo muere, algo nace

Después del 18 de octubre del 2019, Sergio Cardone se ha reunido con otros empresarios para conversar sobre lo que estaba pasando en el país. En un principio, relata, "el propósito era entender el desborde social": qué o quién lo gatilló y por qué. Y en base a eso, hacer un diagnóstico.

"¿Hay alguien detrás con el objeto de tomarse el poder?", después de mucho análisis pensamos que no. El movimiento social no tenía representantes de partidos políticos. El PC se lo quiso apropiar y actuar de vocero, pero le fue mal. Eso sí, vimos que el malestar, grafiteado en todas partes, aludía al modelo económico tipo Friedman, entre otras cosas".

Y reflexiona: "Algo muere ahí. Y ahora algo nuevo nace. La economía de mercado permanecerá, pero surge la idea de hacer empresa con sentido social", enfatiza.

¿Y qué significa eso? Que la empresa tenga como fin resolver un problema de la sociedad. Y si lo logra, añade, se le premia comprándole el producto o servicio. La consecuencia de aquello, es la utilidad. "Debió haber sido siempre así. No es que ahora se descubrió la pólvora, más bien hubo un tiempo que se desvió la pólvora. En estos 30 años hubo una desviación y en las empresas se primó la utilidad por sobre todo", argumenta. Este tipo de empresas consientes –asegura– valen hoy más en bolsa que las tradicionales en el mundo. "No es pura chaya, no es pura una cuestión hippie. Lo dice Boston Consulting Group y Mackenzie", dice.

Grandes empresas,deben ser "B"

En 2017 Sergio Cardone fundó junto a Alfredo Moreno, entonces presidente de la CPC, el 3xi, organización que hoy encabeza y que promueve encuentros "con pares improbables" en la sociedad. Esa experiencia, acumulada durante tres años, lo empujó el 18O a hacer algo más profundo este tiempo.

Dice que con los empresarios que ha hablado, coinciden: "Tiene que aparecer la nueva empresa". Cardone –quien es presidente de Mall Plaza, director de Falabella, dueño de la Minera HMC, socio de Enaco, Cimenta (desde donde controla Seniors Suit) y director del Parque del Recuerdo, lo explica: "El desborde nos pilló a todos de sorpresa, nadie lo predijo. La conclusión 'como empresarios hagámonos cargo de la crisis hasta donde nos toque resolverlo'. Tenemos poder. Somos muy grandes y si nos involucramos todos, armamos una máquina enorme y este país no se hunde. No es plata. Es cabeza: entender, corregir. La actitud es fundamental".

En estos doce meses ha estudiado ideas para recomponer el tejido social y acercarse a la comunidad. "Que sea medible, concreto, exigible. En eso estamos. Es un trabajo desde el interior de las empresas y lo estamos llevando a cabo nosotros, los empresarios", adelanta. Un ejemplo para ellos, es el caso Mall Plaza.

"La compañía está inserta en barrios populares. Y su propósito es ser un lugar de encuentro social para la comunidad. La empresa trabaja con la junta de vecinos, como un vecino más. Su relación es horizontal, porque no te puedes sentar en la mesa con los pobladores y decir 'aquí vengo yo'. Aunque tengas plata. No puedes plantear tú sus necesidades. El camino es al revés: ellos tienen que decir lo que requieren. Y acercarnos a lo que hacen las empresas B", indica.

-¿Su idea es transformar las grandes empresas, como Falabella, en "B"?
-Me encantaría que las grandes empresas en Chile sean "tipo B". Me encantaría que Falabella lo hiciera. El mundo va para allá. Por poner un ejemplo: Parque del Recuerdo partió como un lugar para vender tierras por cm2. Eso es buen negocio. Pero es totalmente desconectado. Se reenfocaron y hoy se definen como un lugar de encuentro espiritual para la familia que quedó acá. Ese propósito te organiza todo de una manera totalmente distinta. Esa es la nueva empresa.

-¿Y pagar mejor?
-El proyecto del ingreso mínimo por hogar (que nadie puede recibir menos que el monto que se establezca) es una idea revolucionaria, sobre todo en momentos en que el desempleo crece por el covid como por los avances tecnológicos.

Friedman

Sergio Cardone confiesa que hasta el año pasado, las conversaciones de los directorios a los que asistía "eran de una gran desconexión." Que se hablaba de las nuevas compras de casas fuera de Chile o cuál era el auto más caro. "El sector empresarial estaba totalmente desconectado de lo que estaba pasando a niveles más abajo en sus empresas. Ni siquiera estaban conscientes de que sus empleados tenían rabia. Que sus expectativas no estaban siendo cumplidas, que sentían que el trato que recibían no era bueno, que la igualdad de oportunidades no se dio, que pagaron lo que no tenían para que sus hijos fueran a la universidad", relata.

"Hoy las conversaciones son otras. El tema es cómo sacamos al país adelante. Y nos planteamos qué hicimos mal. Si por estos días alguien te cuenta que se compró un departamento en Miami, le hacen bullying. Esa onda ya no está: los empresarios tienen clara la cancha, tienen todas las ganas de hacer las cosas bien y si resulta este cambio, vamos a cambiar el modelo", asegura.

-¿A qué se refiere?
-La verdad es que uno quiere enterrar el modelo de Friedman que se estigmatizó en Chile. Y armar nuevo modelo, con la utilidad como consecuencia y no fin.

-No es creíble que no interese la utilidad.
-Por supuesto que importa la utilidad. Pero no partes haciendo empresa pensando "cómo gano plata". Las startups lo entendieron. El de Cornershop se imaginó que su aplicación simplificaba un montón de cosas y podía ser exitoso. Era tal la necesidad, que el premio fue una buena utilidad.

Imagen foto_00000003

-¿Los empresarios tradicionales están conversando con emprendedores? Varias startups no se sienten muy identificadas ni cercanas con los empresarios "viejos".
-Sí, claro. Queremos organizar cosas juntos a nivel país. Y que se sumen. Porque ellos tienen razón en muchas cosas y hablan en otro idioma, es como que te hablan en griego. Pero en buen griego. Ellos tienen que ser parte de la solución, valen oro en este proceso. Si nos conectamos con ellos, podemos volar. Hay que echar a andar una cuestión nueva todos juntos. Estamos tratando de hacer algo que va más allá de la empresa, Y también incluir a los artistas. los empresarios en este proceso de generar el nuevo Chile debiéramos apoyar el arte y considerar fondos desde algún gremio.

Y retoma: "Pero hay un estigma de la izquierda que el modelo de Friedman solo le importa la utilidad. Y creemos que la empresa no se ha defendido de ese tipo de ataque. Como cuando se dice que el 1% de los chilenos son dueños de la mitad del país. Falso, porque esa medición considera lo que se transa en bolsa pero no en bienes raíces ni el capital humano. Nos han estigmatizado absolutamente. Eso tiene que cambiar.

-Varias críticas no han sido gratuitas...
-Errores hay, no lo niego, pero hoy es parte de una estrategia política y la empresa no se ha defendido bien. Y tiene que defenderse. Porque el sector privado es el motor del desarrollo, sin su creatividad no hay solución.

-¿Cómo defenderse?
-Mostrando lo que hace con la comunidad. Eso prácticamente no se comunica. O no se comunica bien. Si la empresa está callada y no reacciona es mortal. Por eso, lo que buscamos varios es tratar de mover la aguja: hay tanto por hacer y hay gente tan buena, que me parecía buena idea que hiciéramos algo.

Otra micro

En estos 12 meses Cardone suele mandar mensajes de WhatsApp a sus conocidos, con charlas o lecturas. Las últimas recomendaciones que envió fueron: un análisis de Eugenio Tironi sobre la nueva Constitución; y uno de Patricio Fernández, con una reflexión a un año del 18O. Y, el día después del plebiscito, el 3xi publicó un aviso a página completa en El Mercurio que decía: "Hoy comienza el encuentro. Tú eliges".

-¿Cómo ve el resultado del plebiscito y que las comunas de la elite, hayan sido las del "Rechazo"? Daniel Matamala en su columna habla de "La Isla de la Fantasía".
-Honestamente, no porque voten Rechazo, están desconectados. Veo a las empresas en otra micro a la de un año atrás. Veo a los empresarios en la onda de ser parte de la solución, desde el 18O. Y hoy, el que se quiere ir del país no es bien visto. Y de verdad, estoy seguro de que los empresarios no están pensando en irse de Chile...

-Tal vez no físicamente, pero varios están sacando la plata del país, invirtiendo afuera y no acá...
-No es tan así. Y los que sacan plata, lo hacen por un tema político. Y también entra plata. Créeme, estoy en contacto con muchísimos por el 3xi y vemos con optimismo lo que viene. Reventó la cuestión, fue un campanazo y hay que enfrentarlo bien. Es el momento de construir, tratemos que el río no se desborde. Y participemos para que llegue la mejor gente a escribir la Constitución. Personas como la Alejandra Pizarro, Rodrigo Jordán, Juan Pablo Larenas.

Y concluye: "Algo pasó, algo estaba mal. Y esa es la parada en la que tiene que estar el empresariado. Soy uno de ellos. No el único".

La apuesta de turismo exclusivo de Luis Chadwick

El empresario, luego del éxito de su resort para yates en Isla Jéchica en Aysén, se alista para levantar un segundo negocio de viajes. Quedará en Puerto Natales y buscará generar un nuevo tipo de turismo. Ya compró un catamarán, y ofrecerán recorridos personalizados por los campos de hielo de la zona.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR