Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Las señales de la ministra Vallejo respecto a la ruta que tomará TVN

Las señales de la ministra Vallejo respecto a la ruta que tomará TVN

El canal público enfrenta un escenario incierto. En un mes más, su actual presidenta, Anita Holuigue, debe dejar su cargo y todavía no está clara su sucesión, ni quién asumirá la dirección ejecutiva.

Por: Antonieta de la Fuente | Publicado: Viernes 11 de marzo de 2022 a las 16:33
  • T+
  • T-

Fue en un salón de la casa central de la Universidad de Chile en la Alameda. Hasta allá llegaron el jueves 3 de marzo la presidenta del directorio de TVN, Anita Holuigue, y la directora del canal nacional, Adriana Delpiano, para reunirse con las, en ese entonces, futuras ministra y subsecretaria de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo y Valeska Naranjo.

Fue una presentación formal, pero amena. “Camila Vallejo fue muy amable, hizo algunas preguntas, pero no dio muchas luces de hacia dónde quieren que vaya TVN”, fue el comentario de las directoras a la salida de la cita.

El día anterior, el gobierno de Sebastián Piñera había ingresado un proyecto de ley para modificar la gobernanza del canal público y su financiamiento. Pero nada de eso se tocó en la reunión.

El gobierno de Gabriel Boric llega en un momento de calma dentro del canal público. Después de un 2018 y un 2019 convulsionados con pérdidas por sobre los 12 mil millones de pesos, en 2020 la estación logró volver a los números azules y hasta septiembre de 2021 acumulaba utilidades por $ 5.461 millones.

Pero se trata de una situación frágil, que necesita continuidad para sostenerse. Y eso es justamente lo que hoy está en juego.

A calentar la parrilla

Al interior de TVN hay preocupación. A mediados de febrero, el director ejecutivo, Francisco Guijón, quien estuvo casi tres años a cargo del canal, presentó su renuncia y asumió en forma interina el director de Prensa, Alfredo Ramírez. Y en 30 días más, como lo indica la ley, Holuigue debe dejar su cargo.

Por lo mismo, urge encontrar reemplazos. “Todos los que trabajamos en televisión entendemos que no puedes tener un canal descabezado mucho tiempo porque en dos meses te puedes jugar el año”, alerta uno de los rostros de TVN.

La estación cerró 2021 en tercer lugar del rating y superó a Canal 13 que quedó en cuarto lugar, lo que no ocurría desde 2013. Y hoy la parrilla está empezando a calentarse.

Hace pocos días se estrenó el programa Talento Rojo, conducido por Rafael Araneda y María Luisa Godoy; el año pasado el canal relanzó Mea Culpa y pronto se reestrena El Día Menos Pensado, ambos conducidos por Carlos Pinto; se hicieron cambios en el matinal y se eliminó la farándula para centrarse en temas que preocupan a las audiencias; se potenció Informe Especial y se lanzó Sin Parche, conducido por Santiago Pavlovic.

Así también, el canal implementó programas políticos para seguir las elecciones del año pasado y este año tiene cápsulas informativas para ir actualizando a las audiencias sobre los avances de la Convención Constitucional.

Sin embargo, aún falta para que la programación esté completamente aceitada: no hay planes de producciones dramáticas propias en carpeta y hasta ahora las teleseries turcas y las antiguas telenovelas grabadas por el canal han ido llenando ese espacio.

Por mucho tiempo a mi juicio la prioridad fue el tema económico y no se hicieron cosas propias. Ahora hay que empezar a jugarse la parrilla y eso ya está pasando, pero es importante darle continuidad rápido a este proceso”, agrega otra persona que trabaja al interior del canal.

Por lo mismo, una de las peticiones de Delpiano y Holuigue a la nueva ministra, fue que la designación del reemplazo de esta última se haga lo más rápido posible.

No es una tarea fácil. Los sueldos del directorio de TVN están lejos de los de otras empresas públicas. Cada director recibe $700 mil al mes y el presidente $1,4 millones. Por lo que no son muchas las personas con trayectoria en la televisión y los medios que estén dispuestos a tomar el desafío.

“Si le das ese cargo a un buen profesional, lo inhabilitas para hacer otras pegas”, explica un ejecutivo de la industria.

En su momento sonó el nombre de Marcelo Díaz, exministro de la Segegob del segundo gobierno de Michelle Bachelet, quien trabajó en la propuesta de canal cultural, pero todo indica que asumirá como embajador en Buenos Aires. El otro nombre que ha salido al ruedo es el del exministro Máximo Pacheco, quien ya fue parte del directorio de TVN entre 2018 y 2019.

El puntal

Los planes del gobierno de Gabriel Boric en TVN todavía no están 100% claros. Pero la ahora ministra Camila Vallejo entrega ciertas luces de por dónde le gustaría que avanzara el canal.

“La reunión sostenida con Anita Holuigue y Adriana Delpiano fue principalmente de traspaso. En ella se abordaron los desafíos de la señal durante el próximo periodo, pero también fue muy profunda en cuanto a la convicción de hacer de TVN un canal más diverso, inclusivo y que represente a los chilenos. Lo anterior, considerando el proceso evolutivo en el que estamos en términos sociales y políticos”, señaló la nueva secretaria de Estado por escrito a DF MAS.

El diagnóstico del actual gobierno es que el canal nacional se ha desviado en su misión de canal público. Un juicio que comparte la subdirectora de la Secretaría General de Comunicaciones, Javiera Olivares, ex presidenta del Colegio de Periodistas y militante del Partido Comunista, quien sonó como una de las cartas posibles para asumir la dirección ejecutiva del canal nacional, antes de que fuera nombrada en la Secom.

Olivares acompañó además a la ministra Vallejo a la reunión que sostuvo el lunes 7 de marzo con los representantes de los tres sindicatos del canal nacional.

“Tienen mucho entusiasmo de que TVN puede mejorar y eso significa un buen apoyo al canal. Lo que a nosotros nos interesa es tener un apoyo del Estado. Hoy día no es tan sencillo hacer un financiamiento distinto, pero en eso creo que tenemos grandes posibilidades de conversar más”, señala el presidente del sindicato N°2 de TVN, Juan Cardemil.

Uno de los puntos del programa de Gabriel Boric tiene que ver justamente con el canal nacional. El nuevo presidente propone desarrollar un Nuevo Sistema de Medios Públicos (NSMP) que incluya televisión, radio y otras plataformas. ¿El objetivo? Que sean espacios de expresión de la diversidad del país, tanto pluricultural, como de género y territorial. Se espera que estos medios puedan además abordar diversos nichos: niños, niñas y adolescentes, pueblos originarios, entre otros.

Por lo mismo, una de las cosas que más entusiasmó a la ministra de la Segegob en las reuniones que sostuvo, es el carácter multiplataforma que ha ido adquiriendo TVN en los últimos años: todo indica que el canal nacional será el puntal desde donde el nuevo gobierno implementará su programa de medios públicos.

Considero que TVN es terreno fértil para el desarrollo de la industria audiovisual en Chile, así como también que el canal tiene potencial de ser puntal de una nueva etapa para la creatividad en el país”, agregó la ministra Vallejo.

Actualmente TVN, además de la señal abierta, tiene el canal de pago 24 horas, la señal internacional TV Chile; el canal cultural familiar NTV y TVNPlay, la app de la estación, estos últimos lanzados a mediados del año pasado.

“Mi sensación, y lo dijo la ministra, es que había bases para pensar en un conjunto de señales. Esto es como un holding y hoy todas estas señales están funcionando, lo que abre la posibilidad de retomar una postura en la cual ya se ha ido caminando de forma más significativa”, dice la directora de la estación, Adriana Delpiano.

La barrera del financiamiento

Sin embargo, no será fácil. Aunque las finanzas del canal están saneadas, su economía es un problema que viene arrastrándose desde hace años. La Ley 19.132, decretada en marzo de 1992 tras el regreso de la democracia, indica que el canal nacional no puede recibir fondos del Estado. Por años, la estación pudo autofinanciarse, pero la irrupción de Internet y la mayor competencia en la industria, empezó a afectar su subsistencia.

Por lo mismo, desde hace al menos cinco años que la discusión de si es posible tener un canal público que compita en igualdad de condiciones con el resto de las cadenas, está abierta.

Hacia allá apunta, en cierta manera, el proyecto de ley que el exPresidente Sebastián Piñera envió una semana y media antes de terminar su mandato: propone modificar la ley para que el canal pueda recibir recursos públicos, pero solo para financiar los centros regionales que producen informativos locales y la señal internacional.

Lo que no cayó muy bien en algunos círculos al interior del canal fueron los cambios propuestos para mejorar la gobernanza de la estación.

Se plantea que los directores deben ser escogidos a través del sistema de Alta Dirección y terminar de esa forma con el “cuoteo binominal” que existía hasta ahora. Si bien se trata de una medida que era esperada, el timing no ayuda al momento de fragilidad actual en que queda el canal: los actuales directores son vistos como los únicos garantes de que exista cierta continuidad.

Como sea, el nuevo gobierno no se quedará con ese proyecto y realizará modificaciones. En principio, se plantearía que el representante de los trabajadores en el directorio pueda tener voz y voto. Y también que se permita el financiamiento estatal para la señal.

Este es un antiguo anhelo de la actual subdirectora de Secom, quien como presidenta del Colegio de Periodistas planteó en variadas oportunidades que el canal nacional no podía estar sujeto a las presiones comerciales.

“Chile necesita una TV pública que eduque e informe inspirada en la promoción de los DDHH y de la pluralidad de voces. Una TV que no deba comprometer un financiamiento comercial para poder financiarse cediendo a presiones de grupos económicos”, escribió Javiera Olivares en un tuit en 2020.

Lo complejo será lograr que una ley de ese tipo logre sortear el parlamento, que quedó repartido casi en partes iguales entre derecha e izquierda. Muchos, tanto en el gobierno saliente como también en parte de la centroizquierda, ven en esa medida el riesgo de que el canal nacional termine cooptado por el gobierno de turno y que se utilice como herramienta de propaganda política, lo que ha sucedido en otros países.

Ruido convencional

Pero todo indica que es poco lo que se podrá avanzar en proyectos de ley que cambien las actuales condiciones de TVN en el corto plazo, mientras no esté claro qué dirá la nueva Constitución al respecto, en caso de que se apruebe en el plebiscito de salida.

Por lo pronto, la Comisión de Sistemas de Conocimiento de la Convención Constitucional propuso el viernes recién pasado al pleno un financiamiento mixto para los medios públicos.

“Es necesario un sistema de financiamiento mixto que impida que estos medios deban recurrir a privados y actores externos para su subsistencia, afectando así su independencia”, plantea el documento presentado. Y agrega que el aporte estatal podría derivarse de “los ingresos públicos provenientes de arriendos e impuestos por las bandas radiofónicas, servicios digitales, propiedad del Estado, o similares”.

Al respecto, Vallejo plantea: “Creo que no hay que adelantarse. La independencia y correcto desarrollo de la Convención es algo que vamos a cuidar. Coincidimos en la necesidad de defender siempre el derecho a la información, el pluralismo, la libertad de prensa y democratización de los medios, y la defensa de los medios públicos como consagrar el derecho a la libertad de opinión, creación artística, información y comunicación. No hay que olvidar que la nueva Constitución todavía está en proceso de construcción”.

Las alertas que preocupan a franceses dueños de Aguas Andinas

La presión de invertir para enfrentar la sequía y un reciente cambio de dueños finales, tiene atenta a la sanitaria chilena. A todo eso hay que sumarle cambios que se podrían venir sobre los derechos de agua y las concesiones a privados, así como cambios regulatorios que incorpore el nuevo Gobierno de la mano del Congreso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR