Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

De Algramo a la Cop26: la startup que disminuye el CO2 en el ecommerce

De Algramo a la Cop26: la startup que disminuye el CO2 en el ecommerce

Salvador Achondo, fundador y CEO de 2bak, expondrá en la COP26 sobre el impacto que generan las devoluciones de los productos de retail en el medioambiente y cómo esto se puede convertir en una oportunidad de negocio.

Por: María José Gutiérrez | Publicado: Sábado 30 de octubre de 2021 a las 21:00
  • T+
  • T-

Un piloto que realizó durante tres meses, fue lo que le dio los insumos a Salvador Achondo, fundador de 2bak -empresa que gestiona las devoluciones de productos de retail- para exponer en la COP 26 el próximo 9 de noviembre.

Entre octubre y enero, el diseñador industrial de la UDP y máster en innovación de la UAI gestionó el retorno de más de 4 mil artículos en la Región Metropolitana evitando que el 100% de ellos se fueran a la basura.

En el proceso se dio cuenta de que las categorías más devueltas eran moda mujer (34,72%), seguido por calzado general (21,29%), moda hombre (10,94%), niños (6,68%), tecnología (6,42%) y electrohogar (2,80%); y de que al evitar que éstas pasaran por bodegaje, la depreciación de los artículos pasaba de 85% a un máximo de 15%.

El experimento le permitió evitar el uso de más de 27 millones de litros de agua en la producción de nuevos artículos, dice, además de disminuir en 60% los kilómetros recorridos por los productos cuya devolución hizo 2bak, en comparación al sistema tradicional.

Todas estas cifras llamaron la atención de Gonzalo Muñoz, champion de la COP 26 y asesor de Achondo desde que en 2013 cofundó Algramo con José Manuel Moller (salió de la firma en 2017), quien lo invitó a presentar el caso a Glasgow, sede de la cumbre.

“Si somos capaces de tomar una devolución y recomercializarla, vamos a evitar que se fabrique un producto más”, asegura desde Miami, donde está viviendo. Desde ahí viajará a Escocia para exponer en la feria climática cómo las devoluciones están generando un impacto negativo en el medioambiente y cómo eso es una oportunidad para el mercado.

Esto sucede en paralelo de un levantamiento de capital de US$ 1,8 millón que 2bak está próximo a cerrar, donde Kaufmann Ventures será uno de los aportantes.

La prueba

Cuando Salvador Achondo salió de Algramo –“porque teníamos visiones y ambiciones distintas con el Cote, mi ex socio”, dice- armó al poco tiempo Alcom, una empresa de telecomunicaciones que entrega internet a sectores donde no llegan las grandes compañías, como La Pincoya, y luego fundó Contable.app, una firma de servicios de contabilidad para pequeños empresarios, que vendió a finales de 2019 a la consultora de tecnología 2brains.

A principios de 2020, Kaufmann Ventures, brazo venture del grupo Kaufmann, lo invitó a participar en un desafío: desarrollar un producto que tenga la logística inversa. “Una de las macrotendencias era el e-commerce, pero nadie hablaba de que al mismo ritmo de su crecimiento (27% anual), crecían las devoluciones de las compras (26%).

Dado que Achondo no tenía experiencia en logística inversa invitó a participar al peruano Frank Colonna, ex gerente de esa área en Falabella, y para crear la tecnología, presentó el proyecto al indio Vivekananda Badiger, ambos se sumaron como socios.

Crearon una plataforma en la que cualquier persona podía hacer la devolución de un producto, salvo que fuera perecible. 2bak lo tomaba como si fuera el vendedor, lo cruzaba con las políticas de devolución de la marca y aceptaba o rechazaba el caso.

Para el primer caso, construyeron un marketplace propio llamado Buskillas, donde hacían las ventas. Y levantaron con Kaufmann Ventures cerca de US$ 800 mil en noviembre para echar a andar el piloto.

La experiencia les permitió entender el mercado y darse cuenta, por ejemplo, de que más de 95% del vestuario se devuelve en perfectas condiciones, mientras que en tecnología y electrohogar cerca del 90% no se vuelve a inventariar.

Evitar el botadero

Hace cuatro meses lanzaron oficialmente 2bak como negocio b2b, es decir, si antes el cliente que compraba los contactaba directamente, ahora el foco está en alianzas con sellers. A la fecha trabajan con Audiomúsica, Samsung y Babytuto, y están en conversaciones con dos marcas de moda.

A ellos se integran sistémicamente, y en tres horas desde que el cliente dice que quiere hacer el cambio, resuelven el caso. Si aceptan la devolución, en 24 horas le devuelven el 100% del monto en la cuenta corriente del usuario -mientras que los retailers normalmente demoran entre 3 y 45 días, explica Achondo- y luego coordinan la retirada del paquete en la casa del cliente.

Esto puede tomar un par de días, que son lo que demora 2bak en vender ese producto. Así, una vez que lo pasan a recoger, lo llevan directamente al usuario final, sin pasar por bodegaje.

“Con eso, podemos demostrar que podemos ahorrar mas de 60% de la movilidad de un producto”, explica.

Y agrega: “Montamos una plataforma de e-commerce donde comercializamos productos que los sellers no pueden volver a vender, y que muchas veces se merman en las bodegas, o se pierden y terminan destruyendo porque es tanto el espacio que ocupan que les genera un problema. El peor destino de un producto tiene que ser el reciclaje. No pueden ser los botaderos. Hoy hay marcas de electrodomésticos -que no voy a decir sus marcas- que prefieren destruir sus productos”.

Oportunidad

La inyección de capital que 2bak está proxima a cerrar les permitirá robustecer la tecnología y prospectar países de Latinoamérica, adelanta el CEO de la firma donde trabajan 23 personas.

“Hoy un cliente importante es Falabella (a quien le compran los productos de sus bodegas), que busca que salgamos con ellos a Perú y Colombia”, dice.

Además, tienen en carpeta desembarcar en México. Pero el mercado es infinito: solo en devoluciones del e-commerce, Estados Unidos genera más de 2,5 millones de toneladas de basura anualmente y emiten más de 15 millones de toneladas de CO2. Y eso que EEUU representa el 20% del e-commerce mundial.

“El e-commerce no está preparado para recibir esas devoluciones, por eso se genera una mala experiencia a quien compra, y un impacto medioambiental que hoy no se está discutiendo. Nuestra posición es tomar esto como una oportunidad, y agregarle valor no solo a quien compra, sino al planeta”, asegura el emprendedor.

Flöid, la fintech chileno - sueca en la que invirtió Amarena

Con aportes de Amarena, el brazo de venture capital de Patricia Angelini, la costarricense Carao Ventures y un fondo ligado al grupo Santander, la fintech chileno-sueca Flöid culminó esta semana una ronda de inversión por US$ 2,25 millones para extenderse por América Latina.

El gin chileno que desafia a Kim Jong Un

Francisco Ibáñez y Milka Covacevich crearon en plena pandemia el destilado Gin Jong Un. Lo que partió como un pasatiempo (y humorada) que se repartía a amigos, hoy está ad portas de salir formalmente al mercado. En enero la marca llegará a bares, restoranes y distribuidoras.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR