Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

El cofundador de NotCo, Pablo Zamora habla de su salida de la exitosa startup

El cofundador de NotCo, Pablo Zamora habla de su salida de la exitosa startup

Hace dos semanas NotCo cerró una ronda de financiación de US$ 118 millones de dólares y se prepara para aterrizar en Estados Unidos. Mientras, en Rapel, uno de sus cofundadores tiene pensado otros planes para él como potenciar la escuela rural en la comunidad en la IV región y un proyecto con la OEA.

Por: Isabel Ovalle | Publicado: Domingo 27 de septiembre de 2020 a las 04:00
  • T+
  • T-

El cambio en el perfil de LinkedIn de Pablo Zamora, uno de los tres socios fundadores de NotCo, pasó desapercibido. Pocos saben que desde principios de marzo el Doctor en Biotecnología de la Universidad de Santiago dejó de ser el director científico de la compañía, y que ahora, en cambio, es el senior scientific advisor. O más bien, un consejero experto. Su puesto, uno clave en el desarrollo de la startup biotecnológica de mayor crecimiento en Latinoamérica, ahora está en manos del alemán Matthias Schmalisch.

Desde su casa en Culiprán, un valle rural, en las cercanías de Rapel en la VI región, Zamora lo explica: “En estos momentos mi prioridad está en el desarrollo de la innovación en la región, no sólo en la expansión intercontinental de NotCo”.

Mientras él planea sus próximos pasos en el mundo de la educación y agronomía, sus ex socios Matías Muchnick y Karim Pichara afinan los detalles del aterrizaje en Estados Unidos, donde tendrán sede en Nueva York y San Francisco. “Pablo tiene otros intereses que no coincidieron con los míos ni los de Karim”, añade Muchnick.

 Imagen foto_00000003

¿Por qué un emprendedor que funda una empresa como NotCo decide dar un paso al costado en un momento como este?

 Zamora se queda en Chile

En 2009 Pablo Zamora (39) se fue a estudiar un postdoctorado a la Universidad de Davis y en ese lugar hizo carrera durante nueve años. Allí se convirtió en científico senior, fue profesor y dirigió proyectos de investigación en ciencias genómicas de plantas como Director Asociado en el Centro de Innovación en Ciencias de la Vida de dicha casa de estudios. En Estados Unidos nació también su primer hijo.

Dice que cuando llegó a Chile en enero de 2015, le costó instalarse. Pese a ello, junto a su mujer coincidieron en que querían sembrar acá. Tenían sus redes, su familia y la posibilidad de seguir desarrollándose profesionalmente. “A pesar de que nuestra experiencia en NotCo fue extraordinaria, siempre he tenido el foco puesto en el desarrollo del ecosistema local, en lo que pasa en la región, por eso ahora no volvería a irme a Estados Unidos de ninguna manera”.

Te puede interesar: Y porqué Not? Robert Downey Jr llevó la startup a Youtube Premium  

Por eso a principios de este año, cuando nadie, sólo los fundadores de la firma conocían el salto internacional que se avecinaba, Zamora preparó su salida. Ocurrió después de un viaje que hicieron sus socios a San Francisco, periplo en el que conocieron a sus actuales inversionistas, los mismos que convirtieron a NotCo en la firma chilena que más capital extranjero ha levantado.

Habla de “diferencias de estilo” y “otras prioridades”. Pero descarta de plano “conflicto” o “peleas”.  De hecho, aclara que “en mi nuevo rol, sigo teniendo nexos con la compañía y muy buena onda con el equipo”. Y añade: “No tengo actividad en la operación del día a día, no voy a la oficina, pero participo en asesorías cuando el equipo lo requiere”.

Muchnick coincide: “Estamos en etapas diferentes de la vida. Los emprendimientos tienen proceso y venía el desembarco en Estados Unidos. Karim y yo estábamos dispuestos a instalarnos en las nuevas oficinas y para Pablo no era una prioridad”.

De esta forma, diseñaron una salida en etapas. Se mantendrá como consejero por un tiempo. El proceso aún está abierto.

El proyecto educativo rural en Culiprán

La trayectoria profesional del experto en genética de plantas, bioquímico y doctor en Biotecnología de UC Davis no partió en NotCo.

Hoy recibe decenas de llamados con solicitudes a los que prefiere ponerle freno. Su foco está en seguir liderando AptaBuilder, un programa diseñado por el hub de Transferencia Andes Pacific Technology Access, que promueve la creación y desarrollo de emprendimientos de base tecnológica “Made In Chile” con inyección de capital de hasta 60 millones de dólares.

Te puede interesar: Los recomendados de Matías Muchnick para emprender

 Imagen foto_00000004

Uno de los proyectos más recientes de Zamora y que lo tiene entusiasmado, asegura, es su rol como asesor de temas de innovación y emprendimiento en la Organización de Estados Americanos (OEA), con los que está desarrollando una relación muy estrecha para ayudar a ejecutar políticas y programas para estimular ecosistemas de innovación en la región. Esto, le significará trabajos concretos en Washington en el corto plazo.

A su vez, participa en 3 directorios de empresas científicas tecnológicas que, por el momento, prefiere mantener en reserva.

Parte de su tiempo lo dedica también a conducir MadeInnChile un programa de innovación en TXS, una radio online dedicada 100% a temas de ciencia y tecnología y como panelista del programa All You Need is Lab de la radio Usach.

Pero lo que lo tiene más “embalado” es su activa participación junto a un grupo de apoderados profesionales y a su mujer, Paulina Montecinos, quien es experta en innovación educativa, en el desarrollo curricular de la escuela rural de la comunidad de Culiprán donde estudia su hijo y 10 compañeros más. 

Te puede interesar: NotCo concreta ronda para levantar capital y se convierte en la startup chilena con mayor inversión extranjera

El trabajo, confiesa Zamora, lo tiene motivado, porque involucra tres de sus grandes pasiones: ciencia, biología y tecnología. “Estamos potenciando que los alumnos tengan mayor acceso a huertas, laboratorios y un tipo de conocimiento que escasamente llega a zonas rurales alejadas de Santiago”.

En sus tiempos libres, dice, hace deporte. Le gusta el squash, la bicicleta de ruta y el trecking, todas actividades que ha podido ir retomando de a poco con el desconfinamiento.

El reemplazante alemán

¿Y quién reemplaza a Pablo? Para buscar a un cerebro que ocupara ese puesto que encabeza el área científica de la firma, en abril los socios de NotCo contrataron a un head hunter en Estados Unidos. Así llegaron al nombre de Matthias Schmalisch, un alemán, Phd de Harvard con más de 20 años de experiencia en microbiología molecular. Él, a diferencia de Zamora, no será socio.

Antes de ser reclutado por los chilenos, Schmalisch trabajó en Intrexon, empresa estadounidense de biotecnología.

El foco de su trabajo estará en reformular uno de los productos que se vende en Chile, pero enfocado en el gusto local. ¿Cuál? Podría ser el queso o la mayonesa, dicen los entendidos. Pero no hay nada confirmado.

Por su parte, Matías Muchnick director ejecutivo y cofundador de la compañía parte el 15 de octubre junto a su polola a instalarse a Nueva York. Todavía no arrienda una oficina. Lo que sí tiene claro, es que quiere abrir un headquarter en el barrio de Meatpacking District, uno de los sectores de moda de la ciudad y donde también están las oficinas de Google.

 Imagen foto_00000005

En la costa oeste de Estados Unidos, hará su arribo Karim Pichara. El doctor en computación de la PUC y cerebro detrás del machine learning y tecnología de Notco, se instalará en enero en las oficinas que la compañía inauguró hace 5 meses en el barrio Mission Disrtict en pleno San Francisco, California.

Pichara se sumará al trabajo que otros 8 investigadores ya están realizando desde abril. Y trabajará codo a codo con el alemán.

Flöid, la fintech chileno - sueca en la que invirtió Amarena

Con aportes de Amarena, el brazo de venture capital de Patricia Angelini, la costarricense Carao Ventures y un fondo ligado al grupo Santander, la fintech chileno-sueca Flöid culminó esta semana una ronda de inversión por US$ 2,25 millones para extenderse por América Latina.

El gin chileno que desafia a Kim Jong Un

Francisco Ibáñez y Milka Covacevich crearon en plena pandemia el destilado Gin Jong Un. Lo que partió como un pasatiempo (y humorada) que se repartía a amigos, hoy está ad portas de salir formalmente al mercado. En enero la marca llegará a bares, restoranes y distribuidoras.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR