Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

El emprendedor que vendió su empresa a firma canadiense y hoy trabaja con Moderna, Lululemon, Kraft y Coca Cola

El emprendedor que vendió su empresa a firma canadiense y hoy trabaja con Moderna, Lululemon, Kraft y Coca Cola

Juan Claudio López asegura que no sabe lo que son las Series A,B,C. Dice “no estar ni ahí” con el networking, lamenta que a su parecer hoy “muchos de los emprendedores chilenos están mal enfocados” y dejan de lado el producto o servicio que venden. Es la primera vez que da una entrevista y confiesa que le llamó la atención que lo hayan felicitado al vender su empresa Reign a la canadiense Apply Digital hace un año. “Como si hubiera tenido un hijo”, dice.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Sábado 26 de agosto de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

A más de un año de vender su empresa de desarrollo de software (Reign) a la empresa canadiense Apply Digital, Juan Claudio López, sentado desde su oficina en la Torre Santa María con vista a todo Santiago, dice que no entiende la diferencia entre una Serie A y una Serie B -como se le llama a las rondas de levantamiento de capital de compañías-, afirma que los emprendedores hoy día se preocupan mucho de juntar plata y generar contactos y se olvidan del negocio y hacer las cosas bien, “que es lo más importante”, destaca.

“En Latinoamérica se preocupan mucho del ruido, pero varias veces lo que producen no es de alta calidad. Se le da demasiado valor a la idea pero poco valor a la ejecución”, reflexiona el ingeniero comercial. No han levantado un solo peso en financiamiento ni han destinado plata de sus bolsillos, “nunca sacaría tampoco”, asegura López. Sólo reinvierte lo que gana.

Se enfocan en desarrollar los canales digitales o páginas web a grandes empresas. Entre sus clientes está Kraft Heinz a nivel mundial, el laboratorio Moderna, dos de las ligas deportivas más grandes de Estados Unidos, Coca-Cola, Lululemon y Arcteryx.

Expulsado de la universidad

La primera página web la diseñó a los 14 años. Su papá, un programador con el mismo nombre y que sigue desarrollando software a sus 70 años, le pidió a modo de trabajo de verano desarrollar el sitio de una de las universidades más importantes del país.

Al salir del colegio, entró a Ingeniería Civil en la Universidad Diego Portales, donde conoció a su socio y mejor amigo hasta el día de hoy, Juan Manuel Fluxá. Juntos partieron armando sitios web para empresas, en 1999 ya le desarrollaban proyectos a Lan Chile (hoy Latam), cobraban $ 400.000 y se repartían la mitad cada uno para poder viajar. Ese era todo el modelo de negocio. Una de las campañas que crearon con la aerolínea fue “El viaje de tus sueños”, la que López dice que fue la primera campaña de marketing digital exitosa en Chile. Con 20 años, lograron casi 1,5 millones de registros para la firma.

“Por hacer estas cosas me iba pésimo en la universidad, me echaron y me cambié a Comercial en la Universidad del Desarrollo”, dice el fundador de Reign. Seguían con grandes clientes, él se preocupaba de la parte comercial y Fluxá veía todo lo relacionado con el software.

Armaron dos empresas con este giro, pero ninguna de las dos logró escalar, “tenían éxito, me daba plata para viajar y hacer mis cosas, pero no había crecimiento”, reflexiona López.

Con el boom de los SMS, el ingeniero comercial trabajó en MZZO, una empresa chilena de software. En 2009 se fue a vivir a Shanghái, donde por más de tres años trabajó en la creación de productos digitales. Fue ahí cuando con su socio decidieron replicar esta idea en Chile y en 2016 fundaron Reign. El foco era desarrollar software para grandes empresas. “Nos dimos cuenta de que las empresas en Chile estaban bastante atrasadas en estos conceptos y había una gran oportunidad”, dice el fundador.

“No estoy ni ahí con el networking”

Su primer cliente fue el Banco Falabella, desarrollaron el sitio para todos los países con la firma alemana de CMS (sistema de gestión de contenido) Contentful. Al poco tiempo, trabajaron con la telco Tigo, con Femsa y con el Banco Santander. A su parecer, les iba bien porque “las empresas grandes estaban súper enfocadas en contratar a proveedores grandes, pero con el tiempo eso ha cambiado. Se contrataba a las grandes compañías para tener respaldo si algo salía mal, pero una de nuestras ventajas es que nosotros entregamos un mejor servicio, más personalizado”.

Empezaron a crecer y contratar equipos, siempre reinvirtiendo los ingresos. Confiesa que en ese minuto les tocaron la puerta inversionistas, pero dijeron que no. “Buscábamos mantener la sociedad 50 y 50, y si uno empieza a sumar pata por otros lados, tienes que reportarle a otras personas. Era pan para ese minuto, pero yo quería comerme la torta completa al final”, asegura el emprendedor riendo.

Tampoco invertían en marketing. “Un par de años éramos una página web negra con un logo y un contacto. La razón de no invertir en esto y no tener inversionistas era para mantener la independencia y poder enfocarnos en lo que importa: entregar un buen servicio al cliente”.

¿Por qué esta mentalidad? “Nunca soñé con ser Steve Jobs ni nada de eso”, afirma López. Por lo mismo, esta es su primera entrevista, agrega. “No lo hago porque me parece aburrido, pero también por un tema de personalidad. No estoy ni ahí con el networking, siento que esas cosas a veces te distraen de lo que tiene que hacer tu empresa, que es ofrecer un buen servicio para que te contraten de nuevo. Ese era todo mi foco. No era hacer conocida la empresa, no era conocer gente famosa, ni era conseguir plata, ni siquiera sé cómo funciona eso”, comenta.

Sobre el exit: “No siento que sea un logro”

En 2021 un amigo le dijo “conozco a una persona que vende empresas como la tuya”. “Yo no tenía idea ni siquiera que estas cosas se podían vender”, rememora. Así llegaron a Landmark (empresa que asesora operaciones de fusiones y adquisiciones). En ese momento, eran 164 trabajadores en la firma. Landmark salió a buscar interesados y llegó con una lista de 15 candidatos. Tras analizarlos todos, quedaron cuatro disponibles y luego de más negociaciones había dos con interés en adquirir Reign.

En enero de 2022, los socios de la canadiense Apply Digital viajaron a Chile, salieron a comer al restaurante peruano La Mar y las negociaciones se intensificaron. La clave, dice López, “fue que empezamos a trabajar con ellos antes de la venta, pusimos un equipo nuestro en Moderna”. En julio del año pasado se concretó la adquisición, transacción cuyo monto prefiere no revelar.

De todas maneras, dice: “No siento que sea un logro para mí”. “Es como mi pega nomás, no me siento orgulloso de todo esto, no son cosas personales, son profesionales. Cuando vendimos, la gente me llamaba para felicitarme como si hubiera tenido un hijo. ‘¿De qué me estás felicitando? ¿De que gané un montón de plata?’”

De lo que sí dice sentirse orgulloso López -hoy gerente general para toda América Latina- es que gracias a esto, el equipo iba a poder trabajar en un ambiente más competitivo, con clientes más desarrollados. Los canadienses compraron también un desarrollador de comercio electrónico en Londres y con eso suman 700 trabajadores. En 2021 facturaron US$ 28 millones, el año pasado US$ 57 millones, este año proyectan cerrar con US$ 90 millones y en 2024 esperan llegar a US$ 115 millones y 900 trabajadores. En enero de 2022, Apply Digital recibió una inversión del private equity estadounidense Interlock Equity.

“Que la muerte sea opcional”: El viaje de Ian Lee a la isla donde (casi) todo está permitido

Esta semana el fundador de Examedi aterrizó en Roatán, Honduras, para atender a Vitalia City, una ciudad satélite que reúne a startups y empresarios dedicados a la industria de la longevidad. El emprendedor chileno compartió con jóvenes que experimentan con medicamentos sin aprobación y que sueñan con llegar a la fuente de la juventud. “Hoy me mantengo un poquito al margen de todo esto”, señala.

Con US$ 12 millones fondo busca invertir en startups mineras

Tras vender su compañía Mining Tag en 2021, Andrés Rodríguez, de entonces 38 años, no quería jubilarse. Fue así como hablando con emprendedores del rubro minero detectó una problemática común: existía poco capital de crecimiento para firmas vinculadas a esta industria. Con eso en mente, y junto a la administradora de fondos Alza, creó un fondo de US$ 12 millones para invertir en tecnologías enfocadas en faenas, yacimientos y más.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR