Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

El origen de Buk en el MBA de Northwestern y la decisión de levantar capital

El origen de Buk en el MBA de Northwestern y la decisión de levantar capital

Una de las fortalezas de la startup de recursos humanos valorizada en cerca de US$ 700 millones es que levantaron fondos cuando eran rentables, esto les permitió concretarlo en mejores condiciones y seguir estando sólo los fundadores dentro del directorio. Escucha la historia de BUK en el nuevo capítulo del podcast MAS Pitch.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Sábado 17 de junio de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

Mientras Santiago Lira y Jaime Arrieta estudiaban su MBA en Kellogg, EEUU, comenzaron a desarrollar ideas empresariales. Inicialmente exploraron la creación de un marketplace georeferenciado y luego consideraron soluciones para universidades.

Sin embargo, Arrieta decidió investigar el mercado de recursos humanos y descubrieron que ya existían empresas chilenas como Talana y Payroll. Aun así, querían emular el éxito de compañías estadounidenses como WorkDay en Estados Unidos.

Al principio ellos mismos programaban, pero luego se dieron cuenta de que sería mejor buscar socios técnicos. En ese momento los hermanos Sateler, emprendedores tecnológicos a quienes ellos conocían, estaban saliendo de un fallido intento de armar una firma. Y se unieron al equipo.

Inicialmente, cuenta Arrieta, llamaron a la empresa “Links”, pero durante una comida, cuando ya estaban disfrutando de unas cervezas, la mujer de Lira, al ver los libros de sus hijos en un librero, sugirió el nombre “Book”. Arrieta propuso cambiar las dos “o” por una “u” y así nació “Buk”. Lira diseñó el logotipo utilizando Google Fonts y crearon su primer sitio web en WordPress. A fines de 2016 establecieron la sociedad de la empresa en un solo día, algo que los abogados no podían creer cuando cerraron la Serie A de financiamiento por US$ 50 millones.

En 2017 no tenían muchas opciones de grandes fondos de capital de riesgo. En junio de ese año, decidieron adoptar una estrategia de venta más escalable. Sus primeros clientes fueron Astoreca, donde trabajaba la madre de Lira, así como empresas de familiares y conocidos.

El primero que llegó de forma externa fue una empresa con 300 empleados, lo que les permitió contratar a un programador. Sin embargo, después de una semana, la compañía les informó que dejaban de operar en Chile.

Durante los primeros cuatro años no buscaron levantar capital, ya que, dice Lira, eran rentables y no lo veían como un obstáculo. En 2019 expandieron sus operaciones a Colombia, y en 2020 a Perú. En ese momento había pocas startups chilenas buscando crecer fuera del país. La estrategia inicial fue trabajar con vendedores externos, pero pronto se dieron cuenta de que no era el camino correcto. En 2020, durante una feria en Perú donde tenían un stand, vieron una tómbola y una promotora de la competencia, lo que les hizo reflexionar sobre el impacto en su marca. A raíz de esa experiencia, decidieron replicar la misma operación que tenían en Chile en esos países.

A principios de 2021, sin haber recaudado capital aún, adquirieron una empresa de control de asistencia. Fue a mediados de ese año cuando comenzaron a considerar la idea de levantar fondos, ya que varias empresas de capital de riesgo se acercaron a ellos. Recibieron un correo electrónico de Greenoaks que Arrieta inicialmente ignoró, pensando que era spam. Luego, les llegó un correo con un estudio completo sobre el mercado de recursos humanos. Después de algunas conversaciones recibieron un “term sheet”, aunque los fundadores no comprendían completamente los detalles. Consultaron a Tyndall (donde trabajaba el hermano de Lira) y a Eduardo della Maggiora, fundador de Betterfly, quienes les aconsejaron firmar. “Esto no se repetirá”, nos dijeron.

Si deseas obtener más detalles sobre esta historia, puedes escuchar el podcast en el canal MAS Pitch de Spotify.

Los Cornershop ahora ponen fichas en startup de trabajo freelance

Hace un mes, Oskar Hjertonsson, Daniel Undurraga y Juan Pablo Cuevas invirtieron en Seeds, una plataforma de talento que conecta a jóvenes profesionales con grandes empresas para trabajar por proyectos. La startup de origen argentino, con operaciones en Chile y México, se prepara para levantar la Serie A, apoyada también por el CEO global de Old Navy y el COO de Globant.

Una ruta pionera y tres exits: la intensa carrera tech de Leo Prieto

Cuando a inicios de los ‘90 pocos hablaban de lo digital e internet, un adolescente chileno usaba el computador de su madre para conocer este incipiente mundo. creó la que tal vez fue la primera fábrica de software: Después del colegio desarrollaba páginas web y se presentaba a grandes firmas. vendió esa empresa y nunca más paró. Leo Prieto luego fundó Betazeta, también vendida, y Odd Industries, adquirida por Arauco. Aquí su historia, que está en el primer capítulo de la nueva temporada del Podcast Mas Pitch.

Cuidapet: antiguos Examedi crean startup de veterinarios a domicilio

Uno de ellos fue el empleado número cuatro de la empresa fundada por Ian Lee y el otro llegó cuando eran seis personas. Tras más de dos años en la firma, y -en parte- porque ésta dejó de ser tan dinámica como era cuando entraron, renunciaron para hacer un negocio similar al que ya conocían, pero centrado en mascotas: CuidaPet. Salieron al mercado en abril y su primer inversionista ángel fue Lee, con US$ 25 mil.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR