Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Mujeres de esperanza: Carpintería, oficio y terapia

Mujeres de esperanza: Carpintería, oficio y terapia

Carolina Echeverría tiene un taller de carpintería en la comuna de La Cisterna. Gracias a la ayuda de Fondo Esperanza pudo adquirir herramientas para hacer su sueño realidad y expandir su negocio. Ella es una de las 10 emprendedoras cuyas historias te contaremos semanalmente en DF MAS.

Por: Luis Felipe Molina | Publicado: Sábado 2 de julio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Siempre estuvo ligada al trabajo en madera. Carolina creció en Puente Alto, en un hogar sin figura paterna donde, a muy temprana edad, tuvo que hacerse cargo de las reparaciones de la vivienda. Era la mayor de tres hermanas y su madre trabajaba, no había otra persona que se ocupara de tales tareas.

“Con 12 años me vi obligada a tomar el papel de ‘maestro chasquilla`”, comenta la emprendedora quien hoy, con 42 años, tiene un exitoso taller de carpintería (Artesa’ Ninas) que se emplaza en el patio trasero de su casa, en la comuna de La Cisterna.

Actualmente se dedica de lleno a la construcción y reparación de muebles, además de impartir clases de carpintería para las mujeres de la comuna. Su camino no fue fácil, confiesa, y tuvo que atravesar procesos difíciles, pero, insiste: “hay que atreverse a hacer cosas nuevas”.

Cómo comenzó todo
Carolina fue madre a los 16 años y luego a los 21. Tuvo que postergar sus estudios durante los años de crianza. Pero cuando sus hijos fueron lo suficientemente grandes como para poder ser cuidados por otra persona durante algunas horas, decidió retomar su proceso educativo.

Con 25 años, dividía su tiempo entre la maternidad, el trabajo en una ferretería y los estudios. Diseño Gráfico Publicitario fue la carrera que escogió y aunque era complejo coordinar todas estas tareas, su sueldo y su ánimo le permitieron seguir adelante.

Hasta que quedó sin trabajo, entonces sus planes se vieron afectados. Abandonó los estudios y se vio en la obligación de encontrar otra fuente de ingresos. Y se acordó de la carpintería. Al principio comenzó como una afición. Le gustaba el trabajo en madera y crear cosas útiles, pero no tenía las herramientas necesarias. Aun así, construía artefactos sencillos para amigos y familiares. “Cumpleaños que había, yo hacía el regalo. Ahora tapizo hasta sillones”, comenta Carolina.

Fueron estos amigos y familiares las personas que comenzaron a promocionar su trabajo. Luego de un tiempo, si algún vecino de la comuna necesitaba una lámpara, un reloj o una reparación o restauración pequeña, acudía a ella. A raíz de este exitoso “boca a boca” tomó la decisión de dedicarse completamente a aquella labor.

Sanación en el trabajo
A principios de 2017, Carolina atravesó por una depresión. Consciente de que el trabajo en madera la distraía y animaba, acudió hasta La Casa de la Mujer de la Municipalidad de La Cisterna en busca de algún curso sobre carpintería.

Su intención era adquirir mayores habilidades a la par que mejoraba su estado de ánimo. Sin embargo, se encontró con que los únicos cursos disponibles para mujeres eran peluquería y tejido.

Le mostró su trabajo en madera a Luz Iglesias, encargada del lugar, y le señaló que aquello era lo que quería perfeccionar. “Es maravilloso. Usted no necesita perfeccionarse, ¿quiere, en vez, dar clases con nosotros?”, le dijo la encargada de la entidad.

Su salud se recuperó de inmediato, cuenta. Ahora tenía algo en lo que pensar, tenía un propósito. Ese mismo día llegó a su casa y comenzó a preparar la malla curricular. “Mi terapia fue esa”, comparte la emprendedora.

En el aula, donde ella ocupaba el lugar de profesora, descubrió que las mujeres que asistían compartían historias similares. Muchas sufrían violencia intrafamiliar, algunas estaban solas y necesitaban alguna forma de generar ingresos y otras ocupaban la instancia simplemente para salir de sus hogares y estar acompañadas. “Lo que yo necesitaba, era lo que estaba supliendo en otras mujeres. Me enamoré de enseñar”, comenta Carolina.

Luego, durante 2018, se le presentó la oportunidad de unirse a los emprendedores de Fondo Esperanza. La organización de desarrollo social, parte de la Fundación de Microfinanzas BBVA y del Hogar de Cristo, la ayudó, a través de su metodología de servicios microfinancieros, a adquirir mejores herramientas.

En primera instancia le facilitaron $ 300 mil pesos, los cuales pudo devolver en 16 cuotas. Con este dinero adquirió un set de taladros que le sirvieron para trabajar en proyectos de mayor envergadura. A partir de este momento los pedidos se acrecentaron, entonces creó su logo y abrió páginas en Facebook e Instagram para promocionar.

Carolina Echeverría junto a su pupilo Carlos Bravo.

Ahora, después de un estallido social y una pandemia, su emprendimiento sigue en pie. Continúa dando clases de carpintería a mujeres de la comuna los miércoles y viernes. El patio de su casa se le ha hecho pequeño y su agenda está repleta de proyectos por los próximos dos meses.

Planea, en un futuro, poder arrendar un taller de grandes dimensiones y contratar personal. Actualmente trabaja solo con su marido, y recientemente los ha venido a acompañar un amigo que pasa por un periodo de depresión. La mujer quiere que, tal como le ocurrió a ella, esta persona encuentre la sanación en el trabajo de la madera. “Está trabajando en un cuadro de madera 3D. Yo le enseñé a usar las máquinas, para que cuando vea ese cuadro recuerde el momento por el que pasó y lo que le ayudó a salir de ahí”, remata.

Fondo puertorriqueño Morro Ventures vuelve a apostar por Chile

Toteat, el software gastronómico fundado hace seis años por Arístides Benavente, René Marty, Hugo Ovando y Sebastián Segura, acaba de levantar US$ 3,5 millones con Morro Ventures -inversionistas de Cumplo y Chattigo- y sus antiguos inversionistas, entre ellos Nicolás Luksic, Agustín Edwards y Cristián Varela.

Racional levanta US$ 2 millones y se prepara para entrar al mundo cripto y convertirse en app social de inversiones

La firma fundada por Boris Garafulic acaba de cerrar una ronda con Genesis Ventures y Amarena para crecer en el mercado brasileño y colombiano, y así convertirse en una app social de inversiones. Tiene 45 mil usuarios, sumó al directorio al CFO de Betterfly -firma que compró un porcentaje de la fintech hace un año- y en los próximos meses tendrán un producto de finanzas descentralizadas. Sobre la arremetida de Fintual con su opción de comprar acciones -algo que diferenciaba a Racional de la competencia-, afirma: “Es bueno que los demás empiecen a seguir lo que hacemos nosotros”.

Un mal alumno de matemáticas inspiró un emprendimiento que hoy factura $ 600 millones

Gabriel Vera y Paz González partieron el 2012 con un blog para que su hijo de cuarto básico retomara el gusto por aprender. Sin darse cuenta empezaron a crecer, y a los siete meses tenían 600 mil visitas. Sin un modelo de negocio, en 2018 los contrató el Ministerio de Educación para que cerraran el año en Quintero, y acaban de levantar US$ 1 millón para escalar en México y crear un metaverso educativo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR