Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Olivo, Larrainvial, Platanus, Fintual y Daniel Undurraga invierten en startup para acelerar transacciones

Olivo, Larrainvial, Platanus, Fintual y Daniel Undurraga invierten en startup para acelerar transacciones

Dos ingenieros civiles con experiencia en pagos y un economista que viene saliendo del Ministerio de Hacienda se unieron para crear Shinkansen, una fintech que mediante la creación de una red busca acelerar la velocidad en que se mueve el dinero en las fintechs.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Sábado 14 de mayo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Durante el segundo semestre de 2021 varias fintechs tocaron la puerta a Leonardo Soto (38), en ese entonces CEO de Continuum -consultora de negocios y desarrolladora de software que fundó el ingeniero civil hace 12 años-, y todas tenían el mismo problema: encontraban que la velocidad en que se mueve el dinero era muy lenta y querían acelerarla.

Los rieles (así se denomina la red donde pasan los pagos) se habían quedado atrás. Soto pensó que sería buena idea crear una vertical en su empresa que ayude a solucionar este dolor de cabeza, pero tras conversar con sus socios, se dieron cuenta de que necesitaban tiempo y capital, y ninguno de los dos sobraba.

Entonces, en diciembre del mismo año escribió su idea en un grupo de Telegram que tiene con otros desarrolladores de software. Necesitaba a alguien que se maneje con tecnología de pagos, específicamente con el lenguaje Elixir, que usan Nubank y WhatsApp.

Ahí saltó Ubaldo Taladriz (52), fundador y gerente general de EXE, una consultora que también desarrollaba software. Se juntaron y llegaron a un acuerdo: ambos tenían que dejar sus compañías para dedicarse a tiempo completo a esta nueva idea. Y salieron a buscar capital. A la empresa le pusieron Shinkansen, como el tren bala japonés.

En ese tiempo, Francisco Larraín (32) era el coordinador de Mercado de Capitales del Ministerio de Hacienda y ya había pasado por el segundo piso, donde uno de sus trabajos fue impulsar la ley fintech.

Se conocían con Soto por temas relacionados a esta industria, y al terminar el gobierno de Sebastián Piñera se juntaron a conversar; “yo no quería emprender, tenía una mentalidad más conservadora, de emplearme, tengo dos hijas chicas y deudas, pero cuando me junté con Leo y conocí a Ubaldo me convencí de que se puede hacer un cambio estructural en esta industria”, recuerda el economista.

En marzo se juntaron en el Elephant Coffee de Las Condes y decidieron jugársela por la idea. Ya tenían el respaldo de Olivo Capital -family office de Bernardo Larraín Matte-, Fen Ventures -ligado a LarrainVial-, Platanus Ventures, los fundadores de Fintual, el fundador de Cornershop Daniel Undurraga y el economista Alex Galetovic. Con capital, una idea clara y un equipo multidisciplinario, salieron a buscar clientes y empezaron a desarrollar.

Pagos a la velocidad de internet

Al pagar en un comercio local con tarjeta de crédito, el saldo en la tarjeta se descuenta automáticamente, pero pasa al menos un día para que ese dinero realmente esté en la cuenta de la empresa. Lo mismo pasa cuando un cliente deposita en una fintech; sin embargo, es lo que está detrás de esto lo que ha quedado atrás en tecnología, algo invisible para los usuarios pero un dolor de cabeza para las fintech.

“Los rieles fueron creados hace 20-30 años, entonces la plata no se mueve a la velocidad de internet, la plata se mueve más lento, creemos que es clave que la plata se mueva a la velocidad de internet”, afirma Soto (CEO).

En Shinkansen tienen una estrategia de corto plazo y una de mediano plazo, explican los socios; para la primera, firmaron un acuerdo con el Banco Bice que les va a permitir conectar las fintechs a los rieles del banco, con la promesa de hacerlos más eficientes.

Para eso, ya tienen 10 clientes, entre ellos Buda, Fintual y Capitaria, además de otras startups chilenas que han pasado por YCombinator. Actualmente están conectando sus clientes a esta red para que en julio ya estén todos arriba. “Somos como un SWIFT para Fintech, estamos solucionando un problema de transferencia a las empresas, no a las personas”, agrega Taladriz (CTO).

Más adelante -ya en desarrollo- quieren tener los rieles más rápidos del mercado, con estándares de seguridad, regulación necesaria, mecanismos de automatización y una arquitectura escalable y en la nube. “Shinkansen en japonés significa nueva línea troncal, no es el tren, son los rieles, y son los rieles los que hacen que el tren vaya rápido, nosotros queremos ser los rieles y las fintech son las que van a volar en ellos”, afirma Soto.

“En Chile y Latinoamérica lo que las fintech hacen es crear su propio robot que se mete al banco y hace los pagos, o muchas veces tienen una persona encargada. Te puedes demorar al menos un mes con un equipo de ingenieros en crear este robot, y si no quieres pasar por el banco, tardas al menos seis meses y necesitas tres ingenieros, gastas unos US$ 150 mil”, comenta el CEO. Es por esto que vieron la oportunidad de ser ellos los que provean de este servicio a estas empresas. Ni las manos ni el capital sobran en las startups.

Ley fintech

Pocas, o casi ninguna industria pide a gritos ser regulada; sin embargo, este no es el caso de las financieras tecnológicas, que llevan años pidiendo un marco normativo que les dé certezas. Larraín (gerente comercial) conoce este tema de memoria, e incluso expuso en el Chile Day de Londres.

Cree que “lo bonito que tiene es que es una política de Estado: la CMF, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda están totalmente alineados, incluso este gobierno la está empujando en el Congreso; soy optimista de lo que puede pasar en los próximos meses”.

Taladriz agrega que son temas tan transversales que no tiene sentido no empujarlos, y Soto espera que se apruebe rápido, “porque entre aprobación e implementación hay un largo camino”.

El 25 de enero de este año, el Banco Central publicó una nueva regulación que autoriza la creación y reglamenta el funcionamiento de Cámaras de Compensación para Pagos de Bajo Valor (lo que están creando en Shinkansen).

En esa oportunidad, desde el BC afirmaron que “este nuevo marco de regulación está desarrollado con el objetivo de adaptarse a distintos modelos de funcionamiento de manera flexible, permitiendo la innovación, y al mismo tiempo, avanzando en una mayor convergencia hacia la implementación de estándares internacionales de gestión de riesgos”.

“Esto nos va a permitir hacer un cambio bien estructural y formar esta cámara de compensación de pago, regularnos ante la CMF y darle una oportunidad a las fintech de que se integren directamente a redes más eficientes y que van a permitir seguir ampliando la base de la pirámide de la gente que ahorra, que es algo que se va a necesitar en Chile”, destaca el exasesor del Ministerio de Hacienda.

El 2022 pretenden implementar este prototipo en Chile y probar que la tecnología funciona; además de los socios, contrataron al desarrollador Alfredo Fiebig -que viene de Continuum- y están instalados en las oficinas de Platanus Ventures. Ya con suficiente tracción en el mercado local, buscarán ir al siguiente nivel en recaudación de capital y la expansión por Latinoamérica.

Las chilenas que quieren acelerar el reciclaje textil a nivel global

Agustina Mir, Constanza Gómez y Florencia Valladares están detrás de esta startup basada en Estados Unidos que, a través de análisis de datos e inteligencia artificial, permite identificar con precisión la composición de las fibras textiles y así mejorar el proceso de clasificación de la ropa que se recicla y evitar que termine en vertederos

SIGUIENTE »
« ANTERIOR