Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Plutto, la única chilena en Y Combinator cierra ronda por US$ 500 mil

Plutto, la única chilena en Y Combinator cierra ronda por US$ 500 mil

Antonia San Martín es la única mujer CEO de Latinoamérica en esta generación de la aceleradora. Acaban de levantar medio millón de dólares con los fundadores de Examedi y Fintual, el CEO de BUK, el CTO de Chipax, un fondo con sede en Texas y un family office chileno. En menos de un mes se van a San Francisco con un software que permita verificar a las empresas de manera digital y rápida.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Sábado 16 de julio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Cuando Antonia San Martín (30) egresó de Ingeniería Comercial en la Universidad de Chile, no estaba en sus planes emprender. Trabajó cerca de un año en Nike y después más de 30 meses en CCU. Ahí se dió cuenta de que quería tener algo propio, y decidió renunciar. Tenía una idea, pero no las capacidades técnicas para desarrollarla. Para eso, en junio del 2020 acudió a Platanus, la empresa desarrolladora de software, y conoció a Ignacio Márquez. Unieron fuerzas y fundaron Milla Travel, un simíl a Despegar.com pero para que las empresas organicen sus viajes corporativos.

La empresa iba bien encaminada, fueron aceptados por la aceleradora Platanus Ventures y empezaron a llegar los primeros clientes. Esto, hasta el estallido social y la pandemia. La industria aérea los arrastró con ellos y decidieron cerrar la firma. Sin embargo, se habían dado cuenta de que hacían buen equipo.

Fracaso de Plutto versión cero

Los perros pasean por las oficinas de Platanus Ventures, ubicadas en Vitacura. Mientras algunos fundadores juegan ping pong, otros tienen reuniones para levantar capital y muchos debaten ideas entre ellos en la cafetería del lugar.

Al mismo tiempo, Antonia San Martin, Ignacio Márquez (27), Felipe Domínguez (25) y Sebastián Margozzini (27) relatan a DF MAS cómo empezaron su startup Plutto y su reacción al ser seleccionados por Y Combinator en la generación que -según les dijeron- es la más difícil de entrar desde 2014. Aumentaron los postulantes y el ticket de inversión, pero disminuyeron los seleccionados al programa.

Tras el cierre de Milla Travel, los fundadores quedaron con ganas de más. Por eso, cuando escucharon que Domínguez y Margozzini -ambos ingenieros civiles en computación de la Universidad Católica- dejaban sus cargos en Platanus para crear algo propio, los contactaron. Tenían claro que para crear una startup lo más importante es el equipo de fundadores.

Así, con una idea de un software para manejar el pago de suscripciones, a mediados del 2021 fueron seleccionados nuevamente por Platanus Ventures, ahora con un proyecto distinto. El negocio no funcionó, pero aún les quedaba parte de los US$ 100.000 que habían recibido de la aceleradora a cambio del 7% de la empresa. Querían a toda costa crear algo.

El consejo de Agustín Feuerhake

Se pusieron manos a la obra en diciembre del 2021, y todos los días investigaban y conversaban con fundadores para llegar a una idea de startup. Decidieron que esta vez se tomarían el tiempo necesario para llegar a un buen proyecto. Al mismo tiempo la inflación no dejaba de subir y su dinero en el banco cada día valía menos.

Por eso decidieron acercarse a Fintual -con quienes tienen buena relación- para invertir en uno de sus fondos más conservadores y que sus ahorros no se devalúen. Sin embargo, la fintech no acepta cuentas de empresas y no fue posible.

Ahí se les prendió una ampolleta: crearían un Fintual para empresas. A finales de ferebro fueron a conversar con Agustín Feuerhake (fundador de Fintual y Platanus) y éste les dijo que era una buena idea, pero que lo que realmente se necesitaba era un software que permita verificar a las empresas de manera digital y rápida. Con esto, las firmas podrían tener mucha más información y chequear en línea a las empresas que quieran ser clientes.

En un par de semanas lograron un MVP y el primero de marzo de este año empezaron a operar. Prometen mejorar el onboarding de las cuentas de empresa, aumentar en al menos 10 veces el número de clientes nuevos a atender y enrolar, reducir a la mitad la cantidad de clientes fraudulentos y reducir en un 70% la cantidad de documentos que se revisan hoy en día. Con su tecnología pueden validar poderes y firmas, analizar demandas y cuentas impagas y monitorear usuarios.

Esta idea prendió. Ya han realizado más de 300 validaciones, tienen seis clientes -entre ellos Fintual, Mallplaza y Fingo- y recientemente fueron una de las tres startups que más capital recibieron en el demo day de Platanus Ventures. Entre los inversionistas están los fundadores de Examedi y de Fintual, el CEO de BUK, el CTO de Chipax, un fondo con sede en Texas y un family office chileno. Estos últimos invirtieron US$ 100 mil cada uno. Recibieron ofertas por más de US$ 750 mil, pero solo aceptaron US$ 500 para evitar diluirse.

Y Combinator entra a escena

Postularon a la aceleradora el último día, al igual que muchas otras firmas tecnológicas del país. El sueño de todos es sumarse al selecto grupo de 12 chilenos que han sido seleccionados para recibir mentoría del fondo que vió nacer a Airbnb,Coinbase, Stripe o Rappi.

Pasaron las semanas y no recibieron ninguna llamada. “Será nomás, no quedamos seleccionados”, pensaron. Sin embargo, después de un mes y medio de espera les avisaron que fueron elegidos para tener una entrevista. Al mismo tiempo, el CEO de Fintual, Pedro Pineda, invitó a la fundadora a una comida en Ciudad de México con ejecutivos de Sequoia y otros fundadores. La comida era el mismo día que la entrevista con Y Combinator.

La oportunidad era única. San Martín decidió ir y tener la entrevista de manera remota y separada de sus socios. Al llegar allá, las oficinas de Fintual estaban llenas, incluso había gente trabajando en el garage, pero ella necesitaba un lugar para poder tomar la llamada. “Estuve todo el día en una sala de reuniones de 1x1 diseñada para estar 15 minutos”, recuerda la CEO.

Como era de esperar, no les preguntaron nada de lo que habían preparado, pero fue una pregunta la que que creen que marcó la diferencia. “Cuánto capital pretenden levantar en el demo day de YC”, les preguntó el socio de la aceleradora Brad Flora. “US$ 500 mil, pero con un poco de suerte y trabajo duro, US$ 1 millón”, fue la respuesta de San Martín.

Tras la entrevista, la CEO se fue a la comida con Sequoia y los otros socios partieron al Beasty Butcher, un restaurante al que suelen ir. Solo una hamburguesa tan buena como esa podía bajarles la ansiedad. Supuestamente esa misma noche recibirían un llamado si es que eran aceptados. Sin embargo, no pasó nada.

Nada hasta las 11 am del día siguiente, que Flora llamó a San Martín y le dijo “queremos ayudarte a levantar esos US$ 500 mil, y con un poco de suerte US$ 1 millón”. Estaban dentro. La gerente llamó a sus socios uno por uno, primero a Domínguez (COO), porque sabía que estaría despierto temprano, luego a Margozzini (CPO) y por último a Márquez (CTO). Durante la última llamada, éste recibió un mail de YC y supo que estaban dentro.

Actualmente tienen ingresos anuales recurrentes (ARR) de US$ 35.000. En agosto parten de nuevo a San Francisco -ya estuvieron allá hace unas semanas en el kick off del programa- y esperan este año estar operando en Chile y México y tener ARR de US$ 500 mil.

La fintech que une al apruebo y el rechazo

Reveniu fue fundada en 2019 por el periodista Miguel Paz y Continuum. Recibió inversiones de FEN Ventures, el manager de Olivo Capital Cristián Morales, el CEO de Healthatom Daniel Guajardo y uno de los primeros inversionistas de Cornershop, Paolo Colonnello. Por sus redes han pasado cerca de US$ 2 millones y ahora es la plataforma que los equipos de Apruebo y Rechazo eligieron para recaudar fondos.

Dadneo y Startup Chile apuestan por traveltech chilena

Los fundadores se conocieron el 2007. Tras un tiempo se fueron a trabajar a la cadena hotelera del grupo Transocéanica, pero ambos fueron despedidos. Se hicieron amigos y tomaron caminos distintos. El 2019, tras una serie de fracasos decidieron fundar RoomBeast, una plataforma B2B que conecta hoteles con agencias y empresas. Levantaron US $1 millón y el año pasado facturaron US$ 2 millones.

Startup de entrenamiento on demand levanta US$ 200.000

Con el cierre de los gimnasios, Rodrigo Villegas y Diego Rojas tuvieron que reinventarse. No sabían nada de startups, pero sin buscarlo terminaron fundando Etraining, una plataforma de entrenamiento on demand en la que los entrenadores se benefician de los suscriptores.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR