Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Profe Social, el marketplace para que los profesores ganen dinero

Profe Social, el marketplace para que los profesores ganen dinero

Es una comunidad virtual creada por dos hermanos chilenos que permite que educadores compartan material, se comuniquen y ganen dinero. Su objetivo es llegar a los más de 8 millones de pedagogos de habla hispana repartidos por el mundo. Hoy ya tienen 5 mil usuarios y están en proceso de completar un aumento de capital por US$ 250 mil.

Por: Mateo Navas | Publicado: Domingo 25 de abril de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Llevan un poco más de dos meses, pero ya han logrado atraer a profesores de todas partes del mundo. Profe Social es el espacio virtual más recurrido por los educadores hispanohablantes en la actualidad. Fue fundado por dos hermanos chilenos —Magdalena Silva, pedagoga, y Benjamín Silva, ingeniero en computación informática— bajo tres premisas: desarrollar una plataforma para que profesionales de la educación compartan experiencias, suban material y ganen dinero. 

“Sujeto y predicado”, “¿qué es la suma y resta?”, “abecedario interactivo”, “guía de los pueblos originarios en Chile”. Estos son algunos de los recursos que se suben minuto a minuto a la plataforma. Algunos son gratis y otros tienen precio. Eso sí, el valor no está en una divisa tradicional. Todo se transa en ProfeCoins, las cuales se pueden conseguir de tres maneras: pagar por ellas (a través de WebPay o PayPal), invitando a nuevos usuarios o subiendo material, como guías, presentaciones o lecturas. Puede ser de cualquier asignatura y de todos los cursos de la enseñanza escolar.

Los cien Post-it

Fue en abril de 2020 cuando Magdalena Silva —28 años, profesora jefe de un segundo básico en un colegio particular subvencionado en Lo Barnechea—se juntó con su hermano y le contó su experiencia con las clases remotas. “Me dijo que no sabía si lo estaba haciendo bien o mal y que no tenía a quién acudir”, cuenta Benjamín Silva a DF MAS, quien trabajó durante diez años en el mundo de las startups. “Le pregunté si existía una comunidad online donde educadores se conectaran y entregaran feedback. No existía. Tampoco había un lugar centralizado para compartir material”, agrega.

Fue ahí cuando se dieron cuenta que podían crear algo. “Empezamos a hacer números y proyecciones. Nos juntamos y pusimos en el ventanal de mi casa más de cien Post-it con ideas. Todo cerraba y hacía sentido”, recuerda Benjamín, quien afirma que tuvo que renunciar a Recorrido.cl, un marketplace de venta de pasajes de bus con presencia en Chile, Perú y Argentina. Usó todos sus ahorros y comenzó con el proyecto, el cual se basó en “Teachers Pay Teachers”, plataforma estadounidense con 5 millones de usuarios que tiene características similares a Profe Social. Magdalena se mantuvo como educadora y colaboró con la construcción de la comunidad.

En diciembre de 2020 ya tenían un piloto. Invitaron a los primeros early adopters y lograron juntar 2 mil recursos para lanzar oficialmente la plataforma. El éxito fue inmediato. Ahora no solo se encuentran documentos, sino que también material online. “Hay muchos profesores que están desarrollando herramientas en línea para armar sus clases. Se puede compartir un link y se genera una previsualización. Cuando la gente lo descarga les llega a sus correos un enlace privado con el material”, afirma el cofundador.

ProfeCoins

“Al momento de compartir documentos nosotros premiamos con ProfeCoins”, cuenta Benjamín Silva. Y agrega: “Esa es la parte social de todo esto, ya que no necesitan gastar dinero para obtener créditos. Quisimos adaptar esta comunidad a la realidad local, donde los profesores no tienen mucha plata para gastarla en ítems extra”.

Cada usuario decide el precio que le adjudica a su material. Se pueden encontrar presentaciones de 25 láminas por 1 ProfeCoin (70 pesos aproximadamente) o guías de lectura por 5 ProfeCoins ($ 350). Si juntan más de 200 créditos pueden solicitar un depósito directo en la cuenta bancaria. 

El sistema, cuenta Magdalena Silva, trata de resolver uno de los dilemas más grandes del sistema educacional chileno y latinoamericano: las horas no lectivas, es decir, el momento donde el profesional prepara las clases. “Existe un dicho entre nosotros: ‘profesor que lo hace bien trabaja doble’. Esto viene a ayudar a muchos que no tienen tiempo”, confiesa. “Podemos tener la validación de nuestros jefes, pero uno se tiene que ir actualizando. Al ver lo que están haciendo colegas de otros colegios, comunas, ciudades o países, uno puede hacer algo mucho mejor”.

Y su hermano Benjamín complementa: “Hay gente que está dispuesta a pagar mil pesos para ahorrarse cinco horas de trabajo, y es súper legítimo”.

La plataforma inició formalmente el 1 de febrero y en un poco más de 80 días han logrado llegar a 5 mil profesores de educación básica y media, educadores diferenciales y psicopedagogos. Se han subido más de 6 mil recursos y han cifrado en más de 7 mil las descargas. Para final de año esperan llegar a los 100 mil usuarios y completar un levantamiento de capital de US$ 250 mil. Para eso ya están conversando con inversionistas extranjeros. El objetivo a largo plazo, eso sí, es llegar a los más de 8 millones de profesores de habla hispana que están repartidos por el mundo.

Padres profesores

En el último año diferentes historias de profesores han inundado las redes sociales. El denominador común en cada una de ellas es la dificultad de realizar clases online y la sobrecarga laboral. “Cuando comenzó la pandemia fue algo muy nuevo. El ícono de educar es el trabajo con personas. Y estar frente a una cámara generó muchas crisis vocacionales, porque no es lo mismo. Fue difícil conectar con los niños, porque para ellos una pantalla no es la profe”, cuenta Magdalena.

Justamente por eso se sorprendieron cuando los padres comenzaron a entrar a la plataforma. “Ellos preguntan si pueden descargar el material para apoyar el proceso educativo en las casas. Los papás tuvieron que ser profesores, tuvieron que ponerse en una realidad muy diferente. Valoraron mucho lo que hacíamos”, complementa.

Aparte del levantamiento de capital y del objetivo de llegar a 100 mil educadores para finales de 2021, los fundadores de Profe Social afirman que ya están trabajando con una municipalidad para generar más de 700 cuentas con 100 ProfeCoins. “El valor que se puede generar desde ahí es muy grande”, concluye Benjamín Silva.

El emprendimiento campestre de la familia Longueira

Tomás y Alejandro Longueira están a cargo del negocio familiar que tiene cuatro aristas: paisajismo, producción de compost a partir de residuos de la cosecha de champiñones, viveros y traslado de árboles adultos.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR