Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Toku: la otra FinTech chilena elegida por la aceleradora de Silicon Valley

Toku: la otra FinTech chilena elegida por la aceleradora de Silicon Valley

Su idea partió con con el fin de facilitar el pago automático, en 2019. Este año su emprendimiento fue seleccionado por la aceleradora de Silicon Valley, y las dos socias, son las primeras chilenas en alcanzar esa meta.

Por: Emilia Palacios | Publicado: Viernes 23 de julio de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

A Cristina Etcheberry, ingeniera comercial (28), siempre le ha gustado pagar de manera automática. Es la forma que mejor maneja sus finanzas. El problema es que a diferencia de cómo esto podía hacerlo fácilmente con Netflix y Spotify, por ejemplo, con una gran cantidad de servicios no era posible.

En varias ocasiones intentó dejar automatizado el pago de algún tipo de servicio, sin embargo, el camino para hacerlo resultaba engorroso, largo y poco eficiente. Ya fuera a través de un pago automático con tarjeta (PAT) o uno de cuentas (PAC).

Durante la universidad, junto a Francisca Noguera (28), amiga y compañera de estudios en Administración de la U. Católica, conversaban constantemente que querían trabajar en algo entretenido y que solucionara alguna problemática que aquejara al mundo. No obstante, al egresar, cada una se empleó.

Siguieron viéndose y frecuentemente llegaban al tema de que querían emprender. Hasta que un día en 2019 dijeron: “¡Ya, lancémonos”!, recuerda Francisca Noguera. Tenían identificado un obstáculo. A la gran mayoría de las empresas B2C les costaba recaudar el pago de sus clientes todos los meses. Y ellas podían ser parte de la solución.

“Al principio pensamos en una aplicación para el usuario final, pero no se nos había ocurrido que la manera correcta era vender la solución a las empresas. A ellas teníamos que ofrecerles nuestro producto (un software) porque eran quienes tenían la dificultad de recaudar los pagos todos los meses”, explican.

El camino a Toku

En diciembre de 2019 Cristina Etcheberry renunció a Latam Airlines, lugar donde estuvo tres años trabajando como Product Owner y se dedicó a desarrollar el modelo de negocio de Toku, a tiempo completo. Mientras tanto, Francisca Noguera siguió en CMR, empleo que tenía también hace tres años. Lo hicieron así porque Etcheberry por el tipo de cargo que ocupaba en su antigua empresa tenía más conocimiento técnico que su amiga, algo que era fundamental en la primera etapa de construcción del software.

Noguera le daba la mitad de su sueldo a Etcheberry para que ambas siguieran con ingresos. En febrero de 2020 sumaron al tercer socio de Toku: Enzo Tamburini (28), ingeniero civil de la Universidad Católica. Entró como practicante, y a los seis meses se dieron cuenta de que entre los tres formaban un gran equipo. “Lo estuvimos pololeando para que se quedara con nosotros. Nos costó porque Enzo se iba a ir a Facebook. Pero lo logramos”, asegura una de las socias.

Partieron desarrollando la primera versión de su software, con 5 millones de pesos, plata de sus propios ahorros. Después, hicieron un levantamiento de capital de Friends & Family. Y en marzo de 2020 recibieron un fondo de Startup Chile, el que también los ayudó a partir.

En mayo de 2020 Toku tuvo a su primer cliente: El Club del Seguro, una empresa de seguros de autos. Al comienzo ofrecieron el servicio gratis y partieron gestionando 100 pagos mensuales para ver cómo funcionaba. “Ellos confiaron en nosotros y nos dieron una chance. Fue súper manual todo, pero resultó increíble”, asegura Noguera, CEO de Toku.

La primera vez que esta compañía les pagó fue en agosto de 2020, cuando luego de un par de meses podían confirmar que adquirir Toku le generaba valor a su empresa. En ese momento, al darse cuenta de que su producto funcionaba en el mercado, Francisca Noguera renunció a Banco Falabella y los tres socios juntos salieron a vender. Decidieron continuar con las compañías de seguros, y recién en noviembre empezaron a conseguir clientes de otros rubros. En marzo de este año, asegura el equipo, se pegaron una crecida bastante grande. Actualmente tienen 16 empresas, entre ellas Parque del Recuerdo, Automóvil Club, Security Sat, Coopeuch, y planean seguir expandiéndose.

“Si uno se pone en el lugar de estas empresas, cada una de ellas tenía que desarrollar su propio sistema de recaudación de pagos recurrentes. Todo eso era caro e ineficiente. No tenía sentido que cada una tuviera que construir su propia solución, si el problema se repetía en muchas partes”, asegura Etcheberry. Y agrega: “Cuando una empresa contrata a Toku, le aumentan entre un 3% y un 5% los ingresos mensuales y le disminuyen un 30% los costos de cobranza. Es al final la misma solución que ellos mismos iban a construir, pero esta les conviene”.

“Nuestro principal foco”, explica Noguera, “es que los clientes tengan una conversión excelente, que su recaudación aumente y que a su vez disminuyan sus costos de cobranza, porque no tiene sentido tener a tanta gente trabajando para hacer este trabajo”. 

 El despegue

Hoy, además de los tres socios, hay cuatro personas más que trabajan en Toku, y en total están gestionando 3 millones de dólares todos los meses, a través de su plataforma.

En diciembre de 2020, el equipo de Toku postuló a un fondo de Platanus Ventures y a uno de Startup Chile, y en marzo les anunciaron que eran finalistas de los dos. Pero, sin duda, la gran noticia, aseguran los socios, es que Y Combinator, la aceleradora de Silicon Valley más grande a nivel mundial, los eligió junto a otras siete startups chilenas para ser aceleradas en su generación S21.

“Confiamos en nosotros para tomar la iniciativa y postular. Fueron semanas de harta adrenalina. Tuvimos dos reuniones de 10 minutos, en que teníamos que dar la vida explicando y convenciendolos de lo increíble que era Toku, para que vieran una oportunidad”, recuerda Etcheberry. Cerca de un 2% de las empresas que postulaban quedaban, y Toku fue una de ellas.

En tiempos normales, el equipo estaría en estos momentos en Silicon Valley. Sin embargo, dadas las condiciones sanitarias, el programa lo están realizando de manera online en sus oficinas ubicadas en el WeWork Apoquindo, el que durará hasta el 1 de septiembre. “Es un honor ser la primera Startup liderada por chilenas en quedar en Y Combinator y, a la vez, es una invitación para que otras mujeres se motiven a emprender, porque realmente vale la pena experimentar y se puede”, asegura Francisca Noguera, la CEO de Toku. 

SIGUIENTE »
« ANTERIOR