Click acá para ir directamente al contenido

Tecno

Sam Bankman-Fried destinará parte de su fortuna a contener el colapso de las criptomonedas

Sam Bankman-Fried destinará parte de su fortuna a contener el colapso de las criptomonedas

El multimillonario Sam Bankman-Fried ha prometido regalar toda su fortuna por el bien del mundo. En medio de la crisis de las criptomonedas, su primer objetivo ha sido salvar a su competencia.

Por: Marcela Vélez-Plickert | Publicado: Sábado 25 de junio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Bienvenidos al “criptoinvierno”. Inversionistas, grandes fondos, bolsas y plataformas ven con pánico cómo el bitcoin ha perdido el 56% de su valor desde inicios de año, firmas anuncian despidos masivos y empresas que prometían destronar a Wall Street están en plena lucha por sobrevivir.

No todos. Hay alguien que parece estar navegando la crisis al mejor estilo de George Soros en medio del colapso de la libra esterlina (1992, prehistoria para muchos en la industria cripto, lo sé). Ese alguien es Sam Bankman-Fried. El mismo joven multimillonario que en marzo hizo noticia al anunciar que donará toda su fortuna. El 99%, para ser exactos. Después de todo, el fundador y CEO de la bolsa de criptomonedas FTX dice estar en cripto “porque quiere conseguir el mayor impacto global para hacer el bien”.

De todas las prioridades filantrópicas, Bankman-Fried parece haber encontrado la más urgente: contener el colapso de las criptomonedas. Con una fortuna personal valorada en US$ 24.000 millones según Forbes, el joven criptomagnate salió al rescate del prestamista BlockFi con una línea de crédito por US$ 250 millones, pocos días después de salir también al rescate de la corredora de criptomonedas Voyager por US$ 500 millones.

Tras su rápida acción para salvar a sus competidores, Bankman-Fried ha sido llamado rápidamente el “banco central del mundo cripto”, el “prestamista de último recurso”. Otros lo comparan a Warren Buffett y el respaldo que el inversionista dio a Goldman Sachs en medio de la crisis financiera de 2008.

A sus 30 años, Bankman-Fried es una especie de “niño maravilla”, que pasó de “no tener idea de blockchain” a crear un imperio basado en ella en apenas un par de años, y todo desde un modesto departamento en las Bahamas, que dice compartir con sus viejos compañeros de habitación del MIT. Las Bahamas es su lugar de residencia y de registro de FTX y sus filiales, en parte para operar fuera de la jurisdicción de los reguladores estadounidenses.

Hijo de dos profesores de Standford, Bankman-Fried atribuye a su pasión por la física cuántica y por los videojuegos su éxito en encontrar vacíos regulatorios y operativos en los mercados. De hecho, gestó su fortuna arbitrando bitcoins y aprovechando la diferencia de precios entre EEUU y Japón.

Así nació Alameda Research, en 2017, su firma de inversión cuantitativa. El siguiente paso fue crear FTX, bolsa de criptomonedas. En mayo, cuando el pánico se apoderaba ya de la industria cripto, FTX anunciaba su expansión en el mercado estadounidense incluyendo acciones a su plataforma, ampliando así la oferta a sus usuarios.

Bankman-Fried también es visto como un filósofo de la criptoindustria, y no deja de llamar la atención el cinismo con el que describe cómo operan partes de ella. Por ejemplo, que al menos un 20 por ciento de las criptomonedas que se transan hoy son “basura” o no tienen ningún valor.

Pero si Bankman-Fried es conocido por algo, es por ser abanderado del “altruismo efectivo”. La idea, impulsada por el filósofo utilitarista Peter Singer, promueve la creación de riqueza para hacer el bien. Quienes adscriben a ella han prometido hacer lo posible por multiplicar su riqueza para luego ayudar a los demás.

En el caso de Bankman-Fried, asegura no necesitar ningún lujo, que donará todo, y que solo se garantizará ingresos anuales por US$ 100.000.

Es la necesidad de hacer crecer su empresa lo que lo motiva a codearse con banqueros de Wall Street en exclusivos lugares, o contratar a Gisele Bündchen y su esposo Tom Brady para promover FTX o pagar un despliegue de cuatro páginas en el New York Times.

Desde la fundación que maneja sus ingresos aseguran haber donado ya unos cien millones de dólares. Hasta ahora se conocen donaciones a un centro que lucha contra la próxima pandemia, y en el que su hermano tiene un rol directivo. También donaciones millonarias a candidatos del Partido Demócrata. Además, ha prometido donar hasta US$ 1.000 millones para evitar una reelección de Donald Trump.

Por lo pronto sus esfuerzos se concentran en salvar al mundo cripto. La decisión, sin embargo, no es tan altruista. Su fortuna, después de todo, está casi en su totalidad ligada al valor del bitcoin.

Desde el metaverso: así fue la entrevista con el equipo de MetaJungle

La semana pasada una consultora chilena hizo pública la primera ciudad inmersiva virtual del país. Su negocio, dicen, será atraer marcas para que instalen tiendas y showrooms físicos en ese espacio. “Las empresas de verdad, las que triunfan, son aquellas que toman estos retos”, asegura su cofundador.

¿Se le acaba la fiesta a Robinhood?

La empresa fundada el 2013 y abierta en bolsa desde el año pasado es una de las afectadas por la baja de las acciones tecnológicas y la posible recesión económica. Esta semana su CEO, Vlad Tenev afirmó que contrataron personal en exceso durante el 2021 y ahora estos despidos son culpa de él.

Siemens se fija en el metaverso

La compañía alemana lanzó ‘Xcelerator’, un marketplace para acelerar transformación digital. Ya tienen como partners estratégicos a compañías como Amazon Web Services (AWS), Accenture, Bentley, Microsoft y SAP.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR