Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

El talento de tres chilenos que están dando que hablar en el extranjero

El talento de tres chilenos que están dando que hablar en el extranjero

La chef Victoria Blamey, el diseñador Alberto Vitelio y la bailarina Romina Contreras llevan años fuera de nuestro país dedicados a lo que les apasiona. Historias de esfuerzo, perfeccionamiento y dedicación que han puesto la mirada sobre ellos.

Por: Francisca Maturana y Valentina de Aguirre | Publicado: Viernes 2 de junio de 2023 a las 22:02
  • T+
  • T-

Victoria Blamey, chef


El camino para convertirse en una estrella en la cocina no es fácil. Y la chilena Victoria Blamey (@victoriablamey) bien lo sabe. Se necesita trabajo duro y, sobre todo, esfuerzo diario en un mundo liderado principalmente por hombres y donde los detalles hacen la diferencia. “Ha sido un trabajo de 20 años. Trabajando en distintas partes del mundo, con mucho esfuerzo, apoyo de mi madre, amigos y determinación”, cuenta.

Foto: Evan Sung

Comenzó estudiando Historia pero, al poco tiempo, decidió dejar la universidad y entrar al Instituto Culinary y dedicarse a la cocina profesional. Con su mirada puesta en los restoranes de alta cocina internacional, con menú de degustación y alabados por las estrellas Michelin, Victoria buscó especializarse en algunos de los lugares más destacados del mundo, y lo logró. “En la época en que yo entré a la cocina en Santiago eran aún muy escasos los restaurantes de alta cocina. Todos los cocineros en ese minuto llevaban trabajando 10, 15 o 20 años en el mismo lugar. Mujeres en el rubro había muy poco y vi que realmente las oportunidades de crecer eran mínimas. Por eso siempre me vi en el extranjero”, explica.

Pasó por The Vineyard, con dos estrellas Michelin, en Inglaterra, luego se mudó a Melbourne, Australia, como Chef de Partie en Interlude, el primer restorán del país en ofrecer un menú degustación. El siguiente paso fue llegar a uno de los restoranes más destacados del mundo: Mugaritz del Chef Andoni Luis Adruiz, en San Sebastián, España.

Pero ahí no terminó el recorrido, los siguientes pasos estimulados por una “ambición creativa”, la llevaron a Barcelona y Estados Unidos, donde en 2016, se convirtió en la chef de Chumley y en 2019 de Gotham Bar & Grill, dos restoranes que le valieron ser destacada por los principales medios estadounidenses y que el mundo pusiera el ojo sobre su trabajo. Su mayor paso fue en 2022 cuando abrió en enero su propio restorán, Mena, en Tribeca, un conocido barrio de Nueva York. “No todos los grandes chefs cocinan en un gran restorán... Con Mena, finalmente tiene un gran restorán… prepara comida que es verdaderamente suya: no se ve ni sabe como ninguna otra cosa en la ciudad”, dijo sobre la apertura The New York Times.

Aunque prefiere no ponerse etiquetas, porque “las definiciones me tienen saturada”, asegura que su cocina es un reflejo de años de trabajar en el extranjero, de la curiosidad, de tratar de mostrar a los comensales también una cocina variada, saludable, “con ingredientes que se han perdido o menospreciado”.

A Chile viene todos los años y, asegura, “la música” es algo que siempre la mantiene conectada con el país. Hoy estudia cuáles serán sus próximos pasos. “Estoy analizado con calma dónde me veo y qué es lo que me conviene como chef y como persona”.

Alberto Vitelio, diseñador industrial

Creció observando a su padre y a su abuelo trabajando la soldadura y, desde muy chico, pensó que iba a ser arquitecto. Pero después de descubrir una edición de la revista Diseño -proyecto creado por el artista y diseñador Hernán Garfías- con una obra de Roberto Matta en la portada, Alberto Vitelio (@albertovitelio) cambió de opinión. “Al abrir sus páginas me sumergí en el mundo del diseño de objetos, de sillas, de floreros; piezas que rozaban con el arte, gráficas y arquitectura. Fue entonces cuando decidí estudiar Diseño Industrial, que era una carrera que me entregaba un abanico de posibilidades más extenso a esto que había descubierto”, cuenta.

Durante sus últimos años de estudio, un profesor lo animó a explorar el diseño de autor. Así nació su primer prototipo, la Silla Linon, que fabricó con materiales que encontró en el taller de su papá. La publicó en su blog y rápidamente empezó a recibir atención: la publicaron en medios especializados, lo invitaron a ferias de diseño en París y Londres (a las que no pudo ir por falta de recursos) y una inmobiliaria le encargó varias reproducciones para sus proyectos piloto. “Todo lo realizaba a mano en el patio de mi casa, desde la soldadura al pulido de la madera. Ese fue un gran inicio para mi trabajo”, explica.

En 2017 entrevistó al arquitecto y artista catalán Guillermo Santomà, a quien admiraba. “Él despertó en mí el deseo de explorar nuevos horizontes más allá del diseño utilitario al que me había dedicado hasta entonces”, recuerda. Después de la entrevista le mandó un mensaje para saber si había alguna posibilidad de trabajar juntos en Barcelona. Su respuesta fue simple, pero alentadora: “ven y vemos qué hacemos”, le dijo.

En 2018, Alberto hizo una pasantía de ocho meses con Santomà y luego trabajó dos meses con la artista británica Marle Huissoud, en París. “Ese viaje fue desafiante y gratificante al mismo tiempo. Firmé mi primer contrato con Nilufar Gallery, con quienes produje tres piezas de mobiliario que fueron exhibidas durante la Semana del Diseño de Milán en 2019. Ese año marcó un hito en mi carrera y me abrió nuevas oportunidades fuera de Chile”.

Desde hace poco más de un año, Alberto está instalado en París, donde todavía está adaptándose, “absorbiendo una nueva cultura, otras formas de trabajar”, cuenta. Desde allá, Vitelio reconoce que Chile fue un buen lugar de formación. “La falta de oportunidades y recursos a veces te obliga a ser más creativo, y eso es un aporte valioso en el diseño. Pero creo que es muy importante no dejar morir las tradiciones”, dice. Además, cuenta que su país está presente en cada una de sus creaciones. “Me inspira mucho la forma poética en que trabajamos en Chile, el misticismo y la forma de crear y contar historias. Creo que hay una conexión muy mágica en los y las autoras en nuestro país, que ensalzan las propuestas, a diferencia del trabajo que veo estando acá, que tiende a ser rígido y práctico”.  

Hoy, Alberto está trabajando en dos proyectos que deberían ver la luz en un par de meses. “En ellos hay un cruce totalmente artístico que posiblemente se exponga con una gran marca francesa a la que admiro mucho”.

Lee la entrevista completa a Alberto Vitelio en ED.cl

Romina Contreras, bailarina

Entró a la escuela del Teatro Municipal de Santiago a los 8 años, y no paró más. A los 21 años, la chilena Romina Contreras (@romina_contreras._) se convirtió en la primera bailarina del Ballet de Santiago, una de las más jóvenes en la historia. Pero durante el confinamiento, el ballet en Chile se detuvo. “Eso me quitó más de un año de experiencia en el escenario”, cuenta Romina. “Creo que ése fue el motor que me llevó a cuestionar si sería bueno intentar bailar fuera de Chile y también intentar salir de mi zona de confort”.

En 2022, en un viaje por Europa, Romina audicionó para dos compañías: en Praga y en Budapest. “Para mi gran sorpresa, me ofrecieron contrato en ambas compañías. Decidí tomar la oportunidad en el Czech National Ballet por su amplio repertorio, la vibra que me dio la compañía y sus integrantes. Y por supuesto, también por la oportunidad de vivir en esta ciudad maravillosa”, cuenta desde Praga, donde vive hoy.

Para Romina, este cambio de vida ha sido un proceso “hermoso”, no sólo para su trabajo como bailarina, sino también para su crecimiento personal. “Es difícil dejar todo atrás y comenzar en un lugar nuevo, pero estoy contenta con mi decisión. He bailado muchísimo en esta temporada 2022-2023 junto al Czech National Ballet. He trabajado con coreógrafos y sus asistentes dentro del mundo de la danza en Europa. Me siento afortunada”, dice.

Sobre el mundo de la danza en Chile, Romina cuenta que aunque no lo conoce por completo, sí se ha dado cuenta de que existen muchísimas menos compañías estables en comparación con República Checa. “Eso deja a muchos bailarines teniendo que optar por realizar mucho trabajo independiente que no siempre es fácil y por quizás emigrar para buscar oportunidades. O simplemente retirarse y encontrar otra profesión, luego de muchos años de estudio para convertirse en bailarín profesional. Es lamentable”, reflexiona.

Hoy, su proyecto principal es seguir desarrollándose en el repertorio actual y en los estrenos que vienen para su compañía en la temporada 2023-2024. Sobre volver a Chile, su única visita planificada es para reunirse con su familia. “Laboralmente no tengo planes de volver. Al menos por el momento”.

Los diseños de Karyn Coo cobran nueva vida inteligente

“Karyn es análoga, trabaja en su carril artística, con lápiz y papel, hilo y aguja, y nosotros estamos full con el computador diseñando, estrujando la inteligencia artificial, entendiendo su lenguaje y todas las posibilidades que ofrece. Entonces fue súper bonito ese cruce editorial”, dice Mariana Pardo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR