Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

La poesía material de la diseñadora Ignacia Murtagh

La poesía material de la diseñadora Ignacia Murtagh

Creadora de parte del mobiliario del Palacio Pereira, se ha convertido en una de las diseñadoras chilenas más reconocidas en el extranjero. Hoy es directora creativa de una marca italiana, está preparando una exposición en Chile y considera que el diseño chileno está en un momento “efervescente”. Aquí, sus reflexiones.

Por: Valentina de Aguirre | Publicado: Viernes 25 de agosto de 2023 a las 13:00
  • T+
  • T-

Tiene sólo 34 años, pero el currículum de la diseñadora chilena Ignacia Murtagh (@ignaciamurtagh_) es impresionante: ha sido destacada por la revista Architectural Digest como un talento que hay que conocer, en 2021 ganó el Premio Chile Diseño por el mobiliario que diseñó para la remodelación del Palacio Pereira y ese mismo año fue reconocida como una de las 200 diseñadoras más influyentes de los últimos 100 años por la editorial Phaidon Press en el libro Woman Made: Great Women Designers, junto a personalidades como Patricia Urquiola y Ray Eames.

Pero la historia de Ignacia no es de esas rápidas y fugaces; de hecho, para ella, el gran secreto de su éxito es que siempre ha tenido muy clara su meta. “Siempre he sido muy apasionada por lo que hago y agradezco haber tenido esa claridad desde tan chica”, cuenta desde su taller en Santiago.

Creció acompañando a su mamá, que también es diseñadora, a visitar talleres de artesanos, lo que la hizo valorar desde muy pequeña los oficios y lo hecho a mano. Además, cree que una de sus grandes influencias fue la conexión con la naturaleza: “Crecí saliendo mucho de la ciudad, pasando harto tiempo conectada a la naturaleza, y creo que eso también me dio un cierto sello. Fue una infancia significativa en ese sentido. Como que no me doy cuenta, pero sigo volviendo a esos recuerdos de infancia, de haber sido tremendamente observadora, de haberme sentido muy inspirada por el entorno natural”.

Al salir del colegio estudió Diseño en la Universidad Católica y siempre tuvo un interés fuerte y claro por el diseño de objetos y por conocer los procesos necesarios para hacer ciertas cosas. Se fue de intercambio a Dinamarca, donde estudió en la Royal Danish Academy of Fine Arts, en Copenhague, y después siguió perfeccionándose en el Royal College of Art, en Londres. También hizo una residencia en diseño textil en Nueva York y una pasantía en una de las fábricas de porcelana más antiguas del mundo, la Royal Crown Derby, en Inglaterra.

Para Murtagh, entender los procesos y ser parte de ellos ha sido clave en su desarrollo. “Una vez que tú conoces en profundidad todas estas técnicas, empiezas a madurar creativamente hablando y se empiezan a entretejer distintos atributos para una obra más madura. Tu exploración como diseñador viene nutrida de experiencias muy distintas, donde cada una aporta algo. Hoy me siento muy cómoda, porque siento que ya tengo un bagaje técnico que está cobrando mucho sentido”, reflexiona. “Uno de los conflictos del diseñador es que uno tiene una idea, va donde el manufacturador y te dice que eso no se puede hacer. Entonces para mí el desafío más lindo y lo que más me motiva es decir: ‘¿Cómo vamos a lograr entonces que esta materialidad que tiene ciertas características o este proceso técnico que tiene estas limitaciones pueda despegar hacia algo significativo?’”.

Tradición y diseño

Además de estar trabajando en proyectos propios, Ignacia es hoy la directora creativa de Gallura, una marca italiana de alfombras de lujo con la que en septiembre –y tras cuatro años de trabajo– van a lanzar la colección Woven Landscapes, diseñada completamente por ella y hecha a mano en la isla de Cerdeña.

“Una experiencia muy positiva de trabajar tan de cerca con Italia es que son realmente artesanos de excelencia. No hay un solo proveedor con el que trabajemos que tenga menos de 200 años”, cuenta. Con ellos, ha podido crear un puente entre la tradición y el diseño contemporáneo. “Se rescata una técnica, pero se reinterpreta a través de los ojos del diseño contemporáneo. Estamos en una sociedad donde estas técnicas están reducidas a ser souvenirs de ciertas localidades, pero no necesariamente están conectadas con las necesidades contemporáneas. Entonces, ¿cómo podemos hacer este puente de rescatar tradición y al mismo tiempo unirlo con un lenguaje contemporáneo, innovación, diseño, textil?”.

Y esa pregunta, y su respuesta, se ve también en parte del mobiliario que Murtagh diseñó para la remodelación del Palacio Pereira, específicamente con las bancas Lapis –que la hicieron merecedora del Premio Chile Diseño 2021– hechas a partir de lapislázuli y que nacieron de una pregunta muy simple: ¿cómo reivindicar esta piedra semi preciosa, que es la piedra nacional de Chile?

Ese mismo proyecto hoy sigue avanzando hacia nuevos lugares. Ignacia está trabajando en una serie de mobiliario junto a la galería de arte Collectio, que busca ser un encuentro entre la disciplina del arte y el diseño, entre la escultura y el mobiliario, entre la materialidad y el proceso. “Hay toda una serie de encuentros que se producen en el desarrollo específico de esta obra. Esta es una de las veces en que mi trabajo más se ha aproximado al arte, son piezas únicas”, cuenta sobre la obra que va a estrenar a fines de este año.

Crear desde Chile

Para Ignacia, Chile es una fuente inagotable de inspiración. “Me siento muy afortunada de lo que aporta para mi personalidad creativa el ser chilena, porque somos un país con una geografía tan impactante, una naturaleza tan diversa y tan potente, que de alguna manera eso para mí se transforma en un lenguaje creativo”, dice.

Por lo mismo, le gusta entender su trabajo como poesía material. “Cuando un poeta se emociona con algo, lo expresa a través de las palabras. Yo, como artista, lo traduzco a través de la materia”, dice. Y aunque confiesa que estos últimos años han sido más íntimos, con un foco en la crianza, sí le han permitido reflexionar. “Siento que hay una fuerza muy grande que se está empezando a expresar. Me siento en un momento creativo muy pleno, muy fuerte”.

Reconoce también que hoy en Chile hay más atrevimiento a la hora de crear. “Siento que hay una voz mucho más fuerte y potente, con un dejo local bien interesante. El diseño chileno está agarrando una voz, hoy hay mucho más y destacando en distintas aristas. Puede ser que algunos destacan cultura, otros materialidad, otros técnicas artesanales, otros con una visión totalmente nueva que no necesariamente tiene algo local, pero sí creo que con una personalidad bastante fuerte. Me apasiona ver que vamos avanzando por esa línea, creo que estamos en un momento bastante efervescente”. 

Nueva edición de RAL: ¿Hacia dónde van las ciudades?

La sexta edición de la revista de la Facultad de Artes Liberales de la UAI está dedicada a la ciudad, analizada desde el urbanismo, la historia, la literatura, la ciencia y filosofía, además de entrevistas que suman distintas perspectivas sobre nuestro entorno.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR