Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

Los textiles prehispánicos que el FBI rescató de un remate en EEUU

Los textiles prehispánicos que el FBI rescató de un remate en EEUU

Son cuatro piezas que datan del año 900 y que se usaron en el norte de Chile. Gracias a un aviso de una casa de remates en Filadelfia, el FBI logró recuperarlas. Esta semana vuelven al país.

Por: Nicolás Durante | Publicado: Viernes 25 de febrero de 2022 a las 11:31
  • T+
  • T-

El remate de objetos de arte se iba a realizar en septiembre de 2021 en una casa de subastas de Filadelfia, Estados Unidos. Ahí, entre un centenar de piezas de “Artes textiles, etnográficos, asiáticos y antigüedades”, había cuatro que parecían haber pertenecido al norte del Chile actual, previo a la llegada de los españoles al continente, y cuando aún existían imperios como el inca.

Con esa sospecha comenzó todo un trabajo de investigación que involucró hasta al FBI de Estados Unidos. Fue en las oficinas del Ministerio de las Culturas, en particular en el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, que se dieron cuenta antes de la fecha del remate de la existencia de estas piezas.

Dieron la alerta, y luego a través de Cancillería y gracias a un convenio firmado en 2020 entre Chile y Estados Unidos, que permite detener la venta ilegal de patrimonio arqueológico chileno en EEUU, el Departamento de Estado y el FBI tomaron la denuncia y fueron hasta Filadelfia.

Desde allí mismo recuperaron las milenarias obras de arte de la cultura inca. En la casa de subastas, según consta en la investigación, al percatarse del origen de las piezas y su valor patrimonial, no se opusieron a la entrega.

Desde el año 900 a Filadelfia

Esta semana, en cajas especiales para artefactos arqueológicos, llegarán las cuatro piezas textiles: un gorro troncocónico tejido en técnica de aduja, que es muy frecuente en los cementerios arqueológicos de la costa de Arica y Tarapacá del denominado período prehispánico tardío de influencia Inka (entre los años 1350 al 1540).

También había dos bolsas fajas cuya morfología, tecnología e iconografía son muy frecuentes en los textiles de cementerios arqueológicos de la costa y valles de Arica y Camarones, procedentes de los períodos prehispánicos intermedio tardío y tardío (entre el año 1100 al 1540).

Y por último, un gorro tejido con técnica anudada, similar a los gorros de cuatro puntas, que podría proceder del Oasis de Pica o Tarapacá, correspondiente a los períodos prehispánicos medio e intermedio tardío (entre el año 900 al 1540).

Cómo salieron de Chile

La ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, explica a DF MAS el complejo camino para determinar cómo esas piezas fueron sustraídas desde territorio chileno.

“En algunas oportunidades es posible investigar y trazar la forma y fecha en que piezas patrimoniales han atravesado las fronteras del país, pero las posibilidades son ilimitadas. La mayoría de las piezas arqueológicas textiles tienen origen en el saqueo en contexto funerario, pero muchas circulan en el comercio internacional por un largo tiempo”.

Además, explica la autoridad, su salida se puede deber al desconocimiento de las normativas de protección que impiden la circulación de objetos arqueológicos, aunque también puede ser anterior a la vigencia de las actuales normativas o, incluso, ser confundidas con textiles modernos.

¿Dónde van a estar ahora?

Pero el de esta semana no será el último camino de dichos objetos y todas esas preguntas abiertas podrían terminar de cerrarse aquí. Una vez en Chile, las piezas textiles serán examinadas por especialistas de conservación de textiles de la Secretaría Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales y del Servicio Nacional del Patrimonio, y es probable que permanezcan en depósitos de alguna de estas instituciones antes de determinar su destino final, el cual puede ser un museo especializado donde puedan ser conservadas, estudiadas y exhibidas debidamente.

“La posibilidad de lograr la devolución de un bien cultural en virtud de su simbolismo sagrado, cultural, histórico y patrimonial permite su conservación, estudio y exhibición en suelo chileno y ponerlos al alcance de todas las comunidades en un museo nacional. También abre la posibilidad de crear conciencia para sacar estos bienes culturales de circuitos comerciales”, agrega Valdés.

Sin embargo, es sabido, dice la secretaria de Estado, que dentro de estos circuitos se atenta contra la arqueología al incentivar excavaciones ilegales que destruyen los sitios y sus objetos, impiden su investigación y obstaculizan el conocimiento sobre pueblos originarios.

“En general, al estar fuera de contexto, se priva a estas piezas sustraídas de su esencia cultural, histórica y simbólica, reduciéndose a objetos de decoración y piezas de colecciones particulares. Muchas veces los objetos han sido alterados y al ponerse de moda se promueve el mercado de falsificaciones”, apunta.

El nuevo plan maestro del Persa Víctor Manuel

En enero de este año, la arquitecta Gabriela Medrano se convirtió en la primera directora cultural del Persa Víctor Manuel, con una misión muy clara: que la cultura tenga mayor visibilidad en este espacio y sea un polo imperdible dentro de Santiago.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR