Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

TEDx y Vibra en Frutillar, un nuevo punto de encuentro crece en el sur

TEDx y Vibra en Frutillar, un nuevo punto de encuentro crece en el sur

Paulina Mery, Eva Siebert y María José Urrutia son las fundadoras de Këtrawa Lab, laboratorio social que nació a principios de este año en Frutillar y que busca inspirar y generar conexiones locales, de manera de atraer inversión sustentable a la cuenca del Llanquihue. En octubre lanzan su primera activación: Vibra Festival y TEDxFrutillar.

Por: Sofía García-Huidobro | Publicado: Viernes 5 de agosto de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-
Këtrawa significa hongo en mapudungún. “El mundo fungi se sostiene desde el micelio que conecta y comunica a las comunidades de árboles de manera subterránea (fenómeno conocido como “wood wide web”).

Eso es lo que nos motiva, ser ese tejido que articula a diversos agentes para generar sinergias que sean percibidas como mutuamente beneficiosas”, explica Eva Siebert sobre el origen del nombre de Këtrawa Lab. 

Sus tres creadoras llegaron a vivir a la zona de Frutillar, Región de los Lagos, durante los últimos dos años. Esto en el contexto post estallido y pandemia, y apostando por un cambio de vida. Fue una decisión que el teletrabajo facilitó, por lo que en un principio mantuvieron sus empleos santiaguinos de manera remota. Hasta que este sistema dejó de hacerles sentido. 

“Pasábamos mucho tiempo encerradas en las casas generando para Santiago. Entonces apareció la inquietud de querer impactar y contribuir al ecosistema de la cuenca del Llanquihue”, concuerdan las socias. 

Eva Siebert es psicóloga; María José Urrutia se ha desempeñado en el ecosistema de la innovación y el emprendimiento -trabajó en la Asech, en IF y los últimos años en InnovAmerica -; Paulina Mery se dedica al marketing y fue gerenta de ventas de la joyería Mery Satt.  

Al pensar cómo aportar al territorio, constataron que el talento y el capital humano son una de las grandes oportunidades que presenta la zona y responde, en parte, a una tradición migratoria desde hace varias generaciones. “La cuenca tiene un sello muy particular y es que existen organizaciones, públicas y privadas, con y sin fines de lucro, que tienen como punto en común la sostenibilidad”, comenta María José.

Se propusieron crear un espacio que visibilice y articule la interacción entre empresas, administración pública, colegios, universidades y organizaciones locales, de manera de amplificar su aporte económico, social y cultural. 
 

Vibrar y aprender

El primer paso fue proponer una conversación y para eso postularon a la licencia TEDx de manera de organizar un evento local siguiendo el formato y las normas de las populares charlas estadounidenses, creadas en 1984 con el espíritu de difundir ideas de manera inspiradora.

Existe una serie de requisitos para obtener la licencia TEDx, que hasta cierto tamaño de convocatoria no contempla pago, ya que se trata de una institución sin fines de lucro. Luego de esta primera versión -que tiene una duración de un año- piensan postular a un nuevo periodo pensando en audiencias más grandes. 

Luego se les ocurrió que estas sesiones, además de convocar buenos nombres para hablar de sostenibilidad, tenían que formar parte de una instancia mayor donde la comunidad se articulara en torno a diferentes actividades. Esta es Vibra, festival que tendrá lugar del 19 al 21 de octubre en Frutillar y en el que participan cerca de ocho organizaciones que incluyen una decena de artistas locales, líderes sociales, vecinos, empresas y colegios. 

Algunas de las actividades, pensadas para niños, niñas y jóvenes de distintas edades, incluyen intervenciones urbanas; murales colaborativos, un torneo de ideas y una plantación regenerativa en el Museo Colonial Alemán.

El primer día Vibra arrancará con la primera versión de TEDxFrutillar que tendrá lugar en el Teatro del Lago, quienes también son partners del festival. Convocaron a ocho speakers para abordar tres pilares temáticos: Educación, naturaleza y creatividad. 

Sobre naturaleza y conservación expondrán Max Bello, experto en conservación oceánica y mano derecha de Sylvia Earle; Bárbara Saavedra, bióloga y directora de Wildlife Conservation Society (WCS) en Chile; y Vreni Häussermann, bióloga y exploradora marina.

En educación participará Gonzalo Plaza, de Fundación 99, experto en educación rural; Rocío Alvarado, concejala de Puerto Varas, coordinadora de Cuenca sostenible y parte del movimiento social Transforma. Para hablar de creatividad estará el compositor musical Sebastián Errázuriz, y sobre innovación Manuel Rozas de Kura Biotech.

Para cumplir con el concepto de excelencia e inspiración que caracteriza a las charlas TED, cuentan que a los oradores se les ofrecen herramientas de preparación como talleres de storytelling, expresión corporal y un curador que los ayude a armar el relato. La entrada será gratuita y pretenden contar con una audiencia que sea representativa de diferentes sectores de la comunidad. 
 

Echar raíces 

El domingo cerrarán el festival con un conversatorio en torno a la pregunta “¿Cómo se financia la sostenibilidad?”, que contará con la presencia de Banca Ética y la familia Schiess -uno de los principales aliados de Këtrawa Lab-, y están articulando también la participación de fondos de inversión.

En los primeros pasos de Këtrawa también ha cumplido un rol de acompañamiento el experto tecnológico Leo Prieto, marido de Siebert. “Él está super motivado de que yo entre en el mundo del empredimiento”, comenta la psicóloga. Algunas de las entidades que se han integrado a la comunidad Vibra son la municipalidad de Frutillar, fundación Plades, Cuenca Sostenible, Fundación Mustakis, Teatro del Lago, Patagonia Colab, entre otras.

Las socias enfatizan en su propósito de intencionar la cultura colaborativa hacia el fin último del bienestar territorial.

“El festival es una herramienta de marketing para invitar a invertir aquí desde la sostenibilidad”, señalan. Lo suyo no es meramente organizar eventos sino crear diálogos que se traduzcan en inversión, concluyen.

“Queremos que empresas, personas y fondos inviertan en el territorio, y lo primero es posicionar nuestra bandera territorial para luego inyectar capital a la zona”, dice María José. Talento sobra, insisten. Destacan algunas iniciativas locales que trabajan en soluciones sostenibles de alcance global, como la consultora tecnológica ChucaoTec y la empresa de biotecnología Kura Biotech. 

También mencionan que existe una estrategia del gobierno regional que se basa en la sostenibilidad, y de la cual esperan obtener insumos para futuras acciones. 

Luego de su experiencia trabajando con emprendedores e inversionistas, María José distingue que desde Santiago generalmente el foco está puesto en cómo hacer las cosas más eficientes, cómo disminuir el contacto y acortar los procesos.

“Acá la conversación es diferente: cómo conservamos y contribuimos a un futuro mejor. Eso es porque habitamos un ecosistema que te empuja a ir hacia allá”. Otro desafío que asumen es incluir a las nuevas generaciones, para cambiar esa lógica donde el horizonte es migrar a Santiago para estudiar o trabajar. Que las oportunidades estén ahí.

Una Fotonovela del Metro

Y Descubrimos la Belleza se llama la exposición fotográfica y textual de Justine Graham, que además da vida a un libro homónimo, y que muestra el ejercicio creativo de más de 530 trabajadores y trabajadoras de la empresa estatal de transporte en su lugar de trabajo, pero creando escenas de ficción muy alejadas de sus quehaceres cotidianos.

Pablo Stipicic: “La escena musical chilena necesita más autoestima”

El productor musical trabaja con nombres como Javiera Mena, Gepe, Gianluca y Princesa Alba, entre otros nacionales, y viene llegando de una estadía en México donde produjo a otros artistas latinoamericanos. Además, junto a Rubio, creó la música original de La caída, película de Lucía Puenzo que se acaba de estrenar en Amazon Prime Video.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR