Click acá para ir directamente al contenido

Bandeja de salida

La columna de J.J.Jinks: Ovejas

La columna de J.J.Jinks: Ovejas

Nuestros políticos hacen gárgaras con Nueva Zelanda y al mismo tiempo tramitan aceleradamente el tercer retiro de los ahorros en las AFP destruyendo el sistema de pensiones sin proponer nada que lo reemplace. Vaya disonancia cognitiva.

Por: JJ Jinks | Publicado: Domingo 4 de abril de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Hace unos pocos años la solución a todos nuestros males estaba en Finlandia. Publicitados viajes a Helsinski de personeros de gobierno y oposición a conocer el modelo educativo finés que les permitía estar al tope de los rankings mundiales con la anhelada educación pública de calidad.

¿Qué quedó de esos cómodos viajes en clase ejecutiva, opíparas comidas, suculentos viáticos y muchas risas con cargo al erario nacional? Poco y nada, tanto así que ya Finlandia no nos preocupa, no estamos ni ahí con Finlandia, ahora nuestro nuevo país fetiche es Nueva Zelanda. El paraíso en la Tierra es con ovejas, muchísimas ovejas.

Políticos de izquierda y derecha hacen cherry picking para elegir las políticas públicas neozelandesas a su conveniencia. Por la izquierda destacan su distribución del ingreso mucho más equitativa que la chilena, la buena integración con los pueblos originarios y en estos días el manejo de la pandemia de la Primera Ministra, Jacinta Ardern.

La derecha escucha atenta y asiente, pero les recuerda a sus colegas que Nueva Zelanda es uno de los países con mayor libertad económica a nivel global (capitalista, en palabras más feas) donde los impuestos no recaen sobre las espaldas de unos pocos a los cuales se les puede culpar de todos los males, sino que la gran mayoría de los neozelandeses pagan impuesto a la renta.

Es útil en la vida tener modelos a los cuales seguir y, sin duda, Nueva Zelanda es una sana aspiración. Un país pequeño, en el hemisferio sur, fundamentalmente exportador de materias primas y que ha hecho las cosas bien. ¿Cuál es el problema? El problema es que no estamos haciendo absolutamente nada para lograr ninguno de los objetivos que supuestamente anhelamos. Nuestros políticos hacen gárgaras con Nueva Zelanda y al mismo tiempo tramitan aceleradamente el tercer retiro de los ahorros en las AFP destruyendo el sistema de pensiones sin proponer nada que lo reemplace. Vaya disonancia cognitiva.

Nuestro comportamiento como ciudadanos tampoco nos hace merecedores a ser los neozelandeses de América. Grandes críticas recibe el gobierno en estos días por la incidencia que tendría el permiso de vacaciones en el rebrote del virus que tiene estresados al máximo a los centros hospitalarios del país. Más allá de lo discutible que hubiese sido para la salud mental dejar al país sin vacacionar después de un año de estar prácticamente encerrados, es llamativo la absoluta ausencia de responsabilidad individual.

Nadie puede alegar a esta altura desconocimiento de cómo se contagia el virus, pero siempre la mirada es hacia el Estado que no solo tiene que restringirnos sino también fiscalizarnos. Algo similar pasa con los permisos para actividades esenciales, los mismos que se quejaban contra las medidas gubernamentales hacían uso y abuso de los permisos haciendo estéril la medida.

Mostrar cariño por la libertad cumpliendo las normas aunque el Estado no nos esté mirando es un paso fundamental para poder aspirar al desarrollo. El no ser capaz de cumplir ninguna regla y exigir más y más restricciones como única solución nos alejan de Nueva Zelanda y nos acerca a sus ovejas.

La columna de J.J.Jinks: Victoria

El imperio que se construyó sobre la imagen de mujeres curvilíneas con mucha piel a la vista y lujosos atuendos se encuentra dando un giro radical a su propuesta. Las lecciones del caso son abundantes.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR