Click acá para ir directamente al contenido

Cómo cuido mis lucas

Desde su participación en la serie Billions hasta su presentación en Lollapalooza, el extravagante estilo del CEO de Goldman Sachs

Desde su participación en la serie Billions hasta su presentación en Lollapalooza, el extravagante estilo del CEO de Goldman Sachs

La estrategia del gerente general no ha sido tan transformadora como muchos esperaban. Mientras tanto, sigue firme con su carrera como DJ. De hecho, acaba de actuar en el Lollapalooza de Chicago. Estos son los últimos pasos de uno de los CEO más misteriosos y criticados de Wall Street.

Por: Por Joshua Franklin, desde Nueva York | Publicado: Miércoles 17 de agosto de 2022 a las 16:37
  • T+
  • T-

Poco después de convertirse en el CEO de Goldman Sachs en 2018, David Solomon pidió un avión privado.

Fue una petición controvertida. Los banqueros de Goldman tradicionalmente evitaban la ostentación, y cuando los altos ejecutivos utilizaban aviones privados los alquilaban a NetJets. Pero Solomon consideraba que el tiempo que perdía por los retrasos en los vuelos le costaba dinero al banco y el equipo de Goldman que realizaba un análisis de costes y beneficios acabó viendo las cosas a su manera. El banco acabó encargando dos jets Gulfstream. Solomon incluso intervino en la elección de la decoración, dice una persona familiarizada con el asunto.

Y es que el nuevo jefe de Goldman estaba enviando una señal: quería hacer las cosas de forma diferente, y a su manera. La empresa que heredó Solomon seguía estando entre la crème de la crème de la banca de inversión y el trading, pero necesitaba ser más. Su valoración bursátil estaba por detrás de la de sus homólogos, como Morgan Stanley, que obtenían una mayor parte de sus ingresos de negocios más estables, como la gestión de fondos.

La misión de Solomon consistía en desarrollar nuevas fuentes de ingresos e “impulsar unos ingresos más duraderos”, facilitando así a los inversores externos la comprensión de un banco todavía enigmático que se había estructurado como una sociedad privada hasta su IPO en 1999.

Sin embargo, a pesar de que Solomon ha invertido miles de millones de dólares en negocios como la banca de consumo, la gestión de activos y los servicios transaccionales, la combinación de ingresos de Goldman ha cambiado poco desde los tiempos de su predecesor, Lloyd Blankfein. El comercio y la banca de inversión siguen representando la mayor parte.

Un número creciente de analistas de Wall Street se preguntan si la única manera de que Solomon cambie realmente a Goldman es a través de adquisiciones, tal vez siguiendo el ejemplo de Morgan Stanley.

Hasta ahora, Solomon ha realizado pocas adquisiciones, con acuerdos que incluyen el pago de US$ 2.200 millones por la fintech GreenSky, y 1.600 millones de euros por la rama de gestión de inversiones de la aseguradora holandesa NN Group.

En la mayoría de los casos, el mandato de Solomon parece un éxito: Goldman ha obtenido beneficios récord y ha visto cómo el precio de sus acciones alcanzaba un máximo histórico el año pasado. Sin embargo, estos hitos se deben en gran medida a que los negocios de negociación y de banca de inversión obtuvieron cifras estelares.

Si el objetivo estratégico de Solomon es convencer a los inversores externos de que Goldman es una apuesta segura, aún le queda trabajo por hacer. Tras casi cuatro años en el cargo, su nuevo Goldman sigue pareciéndose mucho al antiguo.

La canción de Solomon

Solomon, de 60 años, se hizo un nombre en las finanzas apalancadas y llegó al puesto más alto con una reputación de recortador de costes y gestor contundente.

Era una figura improbable para hacerse cargo de Goldman. Solomon y el presidente del banco, John Waldron, de 53 años, llegaron a la empresa hace más de dos décadas procedentes de Bear Stearns, un rival de banca de inversión menos prestigioso.

A pesar del paso del tiempo, algunos miembros de la legendaria red de antiguos alumnos de Goldman todavía se refieren a él y a Waldron como “los chicos de Bear”. El carácter extravagante de Solomon -típico de sus publicitadas actuaciones como DJ en festivales de música y de sus apariciones en la serie de televisión Billions y en el reciente documental de Jennifer López en Netflix- es también una incongruencia para dirigir un banco que en su día fue conocido por su inescrutabilidad.

La estrategia de Solomon ha sido aprovechar los puntos fuertes históricos de Goldman. En la gestión de activos, Goldman lleva mucho tiempo ganando dinero con sus propias inversiones de capital en áreas como el capital privado. Para suavizar la volatilidad de los beneficios resultantes, Solomon está reduciendo las inversiones privadas utilizando el capital del banco y priorizando la gestión de fondos de terceros, que prometen unos ingresos por comisiones más estables.

En el ámbito de la banca transaccional -el negocio de ayudar a las empresas a mover su dinero-, Goldman espera aprovechar su amplia agenda de contactos corporativos para crecer. Aunque su objetivo de ingresos de US$ 750 millones para 2024 es escaso, la banca transaccional promete rendimientos estables y no requiere que Goldman mantenga grandes cantidades de capital.

Las adquisiciones que ha hecho han sido más pequeñas, para que la empresa pueda aprender sobre los nuevos negocios y mejorar su integración, dicen los conocedores. La experiencia ha sido positiva; la operación de Goldman por NN Investment Partners, que tenía unos US$ 355.000 millones en activos bajo supervisión, ha despertado el apetito del banco por realizar compras similares.

El eslabón más débil de la estrategia de diversificación de Goldman es la banca de consumo, el único de sus cuatro pilares de crecimiento que sigue sin ser rentable. Goldman lanzó el negocio de consumo en 2016 bajo la dirección de Blankfein, bautizándolo como Marcus en honor al fundador del banco, Marcus Goldman.

El negocio de consumo ha conseguido al menos amasar más de US$ 100.000 millones en depósitos, lo que proporciona a Goldman una financiación de bajo coste que el banco estima que le ahorra decenas de millones de dólares al año. En 2021, fuentes como las cuentas de ahorro, los préstamos minoristas y las asociaciones de tarjetas de crédito con Apple y General Motors aportaron unos ingresos de US$ 1.500 millones, una cifra que el banco espera que pueda superar los US$ 4.000 millones en 2024.

Sin embargo, Goldman fue desairado por Apple y sólo se le dio un papel mínimo en el nuevo producto del gigante tecnológico “compre ahora, pague después”. Goldman había sido un socio financiero del fabricante de iPhone desde 2019, proporcionando la suscripción de créditos y gran parte de la infraestructura financiera detrás de la tarjeta de crédito de Apple.

 Fórmula 1 y Lollapalooza

Parte de la tarea de Solomon ha sido también modernizar la cultura de Goldman y dejar atrás la reputación machista de “dueños del universo” del banco. Por ejemplo, se han realizado promociones más diversas en sus codiciados rangos de socios y se ha introducido un código de vestimenta más relajado.

Sin embargo, la nueva imagen corporativa de cara al exterior que acompaña a su impulso en la banca de consumo no es del gusto de todo el mundo en Goldman, como tampoco lo es el llamativo estilo personal de Solomon.

Goldman, que antes era la empresa por excelencia entre bastidores, patrocina ahora el equipo de Fórmula 1 de McLaren como parte de un esfuerzo de marca de Fiona Carter, la directora de marketing del banco a la que Solomon contrató en 2020 procedente de AT&T. Gastar dinero en la asociación ha disgustado a algunos en el banco en un año en el que ha advertido de posibles recortes de puestos de trabajo, según fuentes internas. “Hacer la asociación con McLaren es una sordera”, dice un banquero.

Gestionar el talento del banco -un trabajo que algunos en Goldman comparan con el de productor de Hollywood- ha resultado un reto para Solomon. Aunque Goldman ha presumido durante mucho tiempo de su profundo banquillo, se ha visto afectado por varias salidas significativas, como las de los banqueros senior Gregg Lemkau, Stephen Scherr y Eric Lane.

También se han presentado quejas a Solomon sobre sus políticas de regreso al trabajo, con la empresa buscando que muchos de sus banqueros vuelvan a la oficina cinco días a la semana, según personas familiarizadas con las quejas.

El estilo ostentoso de Solomon ha molestado a algunos en Goldman. Su carrera como DJ -una pasión que desarrolló mientras trabajaba en un acuerdo de financiación para un hotel de Las Vegas en 2008- ha atraído el escrutinio del consejo de administración, según personas familiarizadas con el asunto.

Algunos miembros de la junta de Goldman, que Solomon preside, le dijeron que estaban incómodos con su decisión en 2019 de actuar en Tomorrowland, un festival de música belga. Los miembros de la junta señalaron un artículo del New York Post que describía el evento como conocido por sus “ondulantes multitudes de juerguistas desnudos, sudorosos y drogados”.

Solomon también se disculpó ante el consejo de administración de Goldman después de haber actuado como DJ en un evento celebrado en 2020 en la zona turística de los Hamptons, en Nueva York, que fue criticado por saltarse las normas de distanciamiento social durante la pandemia de Covid-19, dice otra persona familiarizada con el asunto.

Pero la atención no le ha frenado. Este verano, Solomon, que ha prometido donar las ganancias de sus actividades como DJ a obras de caridad, se lanzó a la carretera para actuar en Lollapalooza, un festival de música de cuatro días en Chicago al que asisten cientos de miles de personas. Goldman no quiso comentar si Solomon viajó en el avión de la empresa a Chicago.

Solomon subió al escenario de Grant Park el 29 de julio después de celebrar una reunión con el personal de Goldman en Chicago y reunirse con algunos clientes. Vestido con una camiseta negra, Solomon deleitó al público con remezclas de Abba y Queen y se le unió el cantante de OneRepublic, Ryan Tedder, para interpretar una colaboración de 2021. El título del tema: Learn To Love Me.

El impuesto "Robin Hood" y sus potenciales efectos en el mercado

Quienes defienden la iniciativa resaltan las cualidades de eficiencia y progresividad, mientras que los críticos apuntan a una distorsión del mercado de valores, traspaso de costos al pequeño inversionista y una potencial pérdida de competitividad de la bolsa local.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR