Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

David Tolley: La respuesta de WeWork al extravagante legado de Adam Neumann

David Tolley: La respuesta de WeWork al extravagante legado de Adam Neumann

El ex Morgan Stanley, de mirada clara, difícilmente podría ser más diferente en estilo del arriesgado emprendedor al que sustituye.

Por: Financial Times | Publicado: Sábado 11 de noviembre de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

Estoy en el negocio de resolver problemas empresariales”, dijo David Tolley esta semana, horas después de formalizar la declaración de bancarrota de WeWork, la empresa que ha intentado mantener a flote durante los últimos seis meses.

Los problemas a los que se enfrenta son un legado de Adam Neumann, el cofundador de WeWork que se propuso “elevar la conciencia del mundo” revisando su espacio de oficinas. Pero el primer y el último director ejecutivo de WeWork difícilmente podrían ser más diferentes.

El estilo de Neumann -en parte buscavidas empresarial, en parte gurú carismático- personificaba un tipo de fundador extravagante que convencía a los inversores de riesgo para que pusieran miles de millones de dólares detrás de sus visiones desmesuradas en una era de capital barato. Respaldado por SoftBank, de Masayoshi Son, Neumann consiguió para WeWork una valoración en el mercado privado de 47.000 millones de dólares a principios de 2019, antes de un desenredo que le costó el puesto.

Tolley, por el contrario, es un financiero lúcido que pasó lo que él llama sus años de formación en las oficinas poco sentimentales de Morgan Stanley y Blackstone.

Neumann acuñó el término “ebitda ajustado a la comunidad”, un giro notoriamente halagador de la medida común de beneficios de ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Tolley hizo hincapié en el “ebitda en efectivo” en las recientes negociaciones con los acreedores de WeWork. El mensaje era que él no estaba aquí para jugar con los tenedores de bonos y los propietarios, y que esperaba la misma seriedad de ellos.

“Estamos utilizando el Capítulo 11 como una decisión”, dijo al Financial Times. WeWork se estaba “adelantando” voluntariamente a los problemas causados por los 13.000 millones de dólares de los contratos de arrendamiento firmados en tiempos mejores, argumentó, y la reestructuración haría de WeWork “una empresa radicalmente mejor mañana de lo que es hoy”.

Tolley, MBA por la Universidad de Columbia, aterrizó en el grupo de telecomunicaciones de Morgan Stanley en un momento propicio, justo antes de que el presidente Bill Clinton firmara la Ley de Telecomunicaciones de 1996. Esa desregulación dio paso a un boom de financiación y fusiones y adquisiciones que allanó el camino para Internet de banda ancha y la economía digital.

Tolley recuerda que fue en Morgan Stanley, haciendo pitch a CEOS’s y CFO’s, donde empezó a “aprender cómo pensaban”. Pero en 2000, dio el salto a Blackstone, justo cuando los grupos de adquisición empezaban a abordar operaciones multimillonarias.

Uno de los ejecutivos que contrató a Tolley destacó su dominio enciclopédico de los cientos de empresas de telefonía fija e inalámbrica que surgían en todo el mundo. Un colega junior de aquella época recuerda que era notablemente más cálido que la mayoría de los socios.

“Si había una crítica sobre mí en Blackstone, (es que) era un tipo demasiado simpático”, dice Tolley: “Una de las razones por las que ahora soy CEO en lugar de un alto cargo en Blackstone (es que) estoy mejor preparado para este trabajo”.

Se unió a un equipo de inversión en infraestructuras de Blackstone que se escindió en una empresa separada en 2011. Tolley, que aún no había cumplido los 50 años, decidió tomarse un descanso y pensar en la jubilación.

En 2017, había decidido que le quedaba al menos un acto. Un amigo de su época en Morgan Stanley se puso en contacto con él: Alex Clavel, que dirigía el Vision Fund de SoftBank, pidió a Tolley que se convirtiera en director financiero de una empresa de su cartera, el negocio de satélites OneWeb.

Tolley se marchó al cabo de un año. Pero cuando Intelsat, rival de OneWeb, buscó un director financiero en 2019, Tolley consiguió el puesto. “Antes de llegar a Intelsat, no tenía ni idea de si sería un buen director general”, dice, pero su tiempo allí le demostró que “podía llevar a mil personas de viaje”.

Intelsat le dio la experiencia en reestructuración que le aseguró su puesto en WeWork. Cuando el grupo de satélites se declaró en quiebra durante la pandemia, Tolley aprovechó el proceso para vender espectro a operadores de telefonía móvil dispuestos a pagar buenos precios para construir sus redes 5G.

Fue uno de los casos más complejos del Capítulo 11 de los últimos años, con filiales con estructuras de capital bizantinas y disputas con personajes como el multimillonario David Tepper. Tras un proceso de casi dos años, Intelsat logró reducir su deuda de 16.000 a 7.000 millones de dólares.

Según Stephen Spengler, antiguo CEO de Intelsat, Tolley, que abandonó la empresa una vez finalizada la quiebra, combina “un gran sentido de la visión de conjunto” con la capacidad de mantener la concentración. “Genera mucha confianza, tanto con aliados como con contrapartes”.

En febrero, SoftBank, que ha invertido 16.000 millones de dólares en WeWork, ayudó a Tolley a entrar en el consejo del grupo de oficinas. Su ascenso a la cima fue rápido. Tres meses después de su incorporación, el entonces CEO Sandeep Mathrani dimitió, seguido de su director financiero y otros tres consejeros. Tolley se convirtió en CEO interino antes de hacerse con el puesto de forma permanente el mes pasado.

Aunque WeWork había mejorado su liquidez tras una compleja reestructuración extrajudicial en marzo, seguía paralizada por gastar 70 céntimos de cada dólar de ingresos en alquileres. Como director ejecutivo, Tolley retó a los arrendadores a sentarse a la mesa de negociación o arriesgarse a que se rescindieran sus contratos en caso de quiebra.

A Tolley las hojas de cálculo le resultan fáciles. Pero no comparte la experiencia de Mathrani en el sector inmobiliario y debe seguir dirigiendo el negocio de WeWork al tiempo que gestiona el procedimiento de quiebra. La demanda de oficinas sigue deprimida y, como señalaron los abogados de WeWork ante el tribunal esta semana, los rivales están rondando a sus clientes.

“Mi trabajo no es reestructurar WeWork; es reparar esta empresa y llevarla adelante”, dice Tolley. Con una pizca de la chulería de su predecesor, añade: “Queda mucho ciclo de recuperación y viento de cola a nuestras espaldas, y espero estar aquí muchos años”.

Invitación a Sam Altman a Torres del Paine y conversación con Jamie Dimon: della Maggiora habla de su intensa semana en Davos

El cofundador y CEO de Betterfly llegó el pasado domingo a la ciudad suiza para participar de la reunión anual del Foro Económico Mundial, evento que estuvo marcado por las discusiones en torno a la inteligencia artificial y el discurso del Presidente de Argentina, Javier Milei. El emprendedor chileno también mantuvo conversaciones con Satya Nadella, CEO de Microsoft y Dara Khosrowshahi, de Uber.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR