Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Espía de Zoom reclama una advertencia para multinacionales en China

Espía de Zoom reclama una advertencia para multinacionales en China

La presunta vigilancia destaca la amenaza a la seguridad del Estado chino.

Por: Tom Mitchell, FT | Publicado: Domingo 24 de enero de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Gitano, sastre, soldado... ¿espía de Zoom? El fallecido y gran David Cornwell, también conocido como John le Carré, no escribió una novela sobre la rivalidad geopolítica definitoria del siglo XXI entre Estados Unidos y China. Pero si lo hubiera hecho, podría haber modelado a uno de sus protagonistas inimitables en Jin Xinjiang, conocido como Julien Jin, un ex ejecutivo con base en China de Zoom, la empresa californiana de videoconferencias.

El Sr. Jin fue objeto de una notable denuncia presentada el mes pasado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que lo persigue por presuntamente vigilar e interrumpir a ciertos usuarios de Zoom en nombre de la policía china y agentes de seguridad del Estado

Su historia es apasionante, mostrando las enormes presiones a las que el Estado del partido chino puede someter al personal de las multinacionales estadounidenses y las pérdidas que pueden sufrir sus empleadores en términos de información privada robada y daños a la reputación. El predicamento del Sr. Jin es también algo que probablemente enfrentarán muchos otros empleados de multinacionales en China, especialmente cuando los gobiernos de Estados Unidos y China se enfocan cada vez más en las empresas del otro.

En las últimas semanas y meses, el presidente Donald Trump ha impuesto sanciones tecnológicas y financieras a algunas de las empresas estatales más grandes de China. A su vez, la administración del presidente Xi Jinping ha preparado medidas legales que permiten a los funcionarios chinos responder de la misma manera.

Beijing aún tiene que apretar el gatillo en alguno de estos, con la esperanza de que la administración entrante de Joe Biden no intensifique aún más las tensiones. Sin embargo, también es poco probable que el nuevo presidente de Estados Unidos se mueva rápidamente para relajar cualquiera de las acciones recientes del Sr. Trump.

El Sr. Jin se unió a la oficina de Zoom en Hangzhou, capital de la provincia oriental de Zhejiang, en 2016. Tres años después, en septiembre de 2019, los servicios en línea de Zoom fueronbloqueados repentinamente por el gran firewall de Internet de China, al igual que los de Facebook, Google, Twitter y muchas empresas de medios estadounidenses que todavía lo están.

Como señala Zoom en respuesta a la queja del Departamento de Justicia contra el Sr. Jin: "En ese momento, éramos una compañía mucho más pequeña que prestaba servicios principalmente a empresas. El cierre [de China] provocó una interrupción significativa para muchos de nuestros clientes multinacionales que no podían comunicarse de manera eficaz con sus empleados y socios en China. Nos instaron a tomar medidas inmediatas para reanudar el servicio".

El Sr. Jin fue nombrado como persona de enlace de Zoom con el gobierno chino mientras que la compañía intentaba restaurar sus servicios en la segunda economía más grande del mundo.

El precio de Beijing era alto. En lo que respecta a la administración del Sr. Xi, cualquiera que utilice los servicios de Zoom para discutir temas delicados, como la masacre de la plaza Tiananmen de 1989 o las protestas a favor de la democracia en Hong Kong, estaba infringiendo la ley china, independientemente de dónde estuvieran ubicados.

Como dijo el Sr. Jin a sus colegas, según la denuncia del Departamento de Justicia, la policía china quería que Zoom "informara de manera proactiva y les diera una advertencia temprana" sobre las discusiones relacionadas con "incidentes ilegales candentes". "También quieren que yo les proporcione algunas listas detalladas de nuestro monitoreo diario, como las manifestaciones en Hong Kong... había algunas cosas que eran difíciles de determinar si eran legales o ilegales, y ayudarían a determinarlas", agregó.

El Sr. Jin, quien desde entonces fue despedido por Zoom y se cree que todavía está en China, no pudo ser contactado para hacer comentarios. En dos meses, la compañía acordó un "plan de rectificación" secreto con las autoridades chinas. Sus servicios en China se restauraron en noviembre de 2019.

El Sr. Jin se mantuvo como la persona de contacto de Zoom para las autoridades chinas. Cuando se acercaba el 31° aniversario de Tiananmen el año pasado, él supuestamente ayudó a los agentes de seguridad del Estado a monitorear e interrumpir los eventos conmemorativos en línea y discusiones que involucraban a participantes con sede en Estados Unidos. Cuando no pudo acceder a los servidores estadounidenses según lo necesitaba, trabajó con colegas allí, dice Zoom, para intentar "eludir ciertos controles de acceso internos".

Los ejecutivos de otras multinacionales podrían verse tentados a pensar que Zoom es una compañía excepcionalmente vulnerable, dados los servicios que brinda. Después de todo, Boeing, ExxonMobil, Goldman Sachs y similares no están facilitando lo que Beijing considera discusiones delicadas o ilegales sobre los movimientos democráticos chinos.

Pero esa es la forma incorrecta de verlo. Los agentes de seguridad chinos querían acceder a los sistemas de Zoom, en este caso, para reunir "pruebas" e interrumpir las reuniones. ¿Qué podrían querer de los sistemas de otras empresas? La respuesta es bastante, y no hay mucho que se interponga en su camino una vez que comienzan a presionar a los empleados con sede en China para proporcionarla.

India, la pandemia deja al desnudo al león asiático

Con un programa nacionalista, Narendra Modi prometió convertir a India en un nuevo poder mundial. Hoy depende de la ayuda internacional, para superar una ola de la pandemia que ha desbordado sus hospitales y multiplicado las pilas funerarias en las calles.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR