Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

La carrera de la IA está generando una realidad dual

La carrera de la IA está generando una realidad dual

Los gigantes tecnológicos estadounidenses pueden dominar la competencia, pero no se saldrán con la suya.

Por: John Torrnhill - Financial Times | Publicado: Sábado 20 de abril de 2024 a las 04:00
  • T+
  • T-

Existen dos versiones, aparentemente contradictorias, sobre el impacto de la inteligencia artificial. La primera es que la industria estará dominada por un puñado de empresas tecnológicas gigantes, que cuentan con los datos, el poder de cómputo y la experiencia para transformar nuestras vidas. Éstos generarán la mayor cantidad de dinero.

La segunda es que la IA es una tecnología tremendamente disruptiva que va a derribar el tablero de ajedrez en el que se juega la economía actual, permitiendo a insurgentes más ágiles inventar nuevos juegos. La realidad es que ambas historias pueden ser simultáneamente ciertas.

Esta semana la publicación del Informe del Índice de Inteligencia Artificial, una revisión de 500 páginas de la industria global de la Universidad de Stanford, proporciona munición para ambos argumentos. Pero lo más sorprendente es la omnipresencia actual de las grandes empresas estadounidenses (incluidas Google, Meta y Microsoft) en términos de investigación, inversión y desarrollo de modelos de IA.

Sin duda, las empresas del sector privado han captado a muchos de los investigadores de IA más inteligentes. En 2011, alrededor del 41 por ciento de los nuevos investigadores de doctorado en IA en Estados Unidos y Canadá permanecieron en el mundo académico, y la misma proporción ingresó a la industria. En 2022, sólo el 20 por ciento permaneció en el mundo académico y alrededor del 70 por ciento se unió a la industria.

Según el informe, esos investigadores han permitido a Estados Unidos construir 61 de los modelos de IA más notables en los últimos 20 años, en comparación con 25 en la UE y el Reino Unido combinados y 15 en China. Pero el costo de desarrollar esos modelos se ha disparado.

OpenAI gastó 78 millones de dólares en potencia informática para entrenar su modelo GPT-4, mientras que Google gastó 191 millones de dólares en Gemini Ultra, estima el informe.

El año pasado, la inversión en IA del sector privado en Estados Unidos ascendió a 67.200 millones de dólares, cifra significativamente superior a la de los dos siguientes países más grandes: China (7.800 millones de dólares) y el Reino Unido (3.800 millones de dólares).

Algunas personas sostienen que la IA serán las nuevas vías férreas, o redes de telecomunicaciones, de la economía del siglo XXI sobre las que funcionará todo lo demás. De ser así, las gigantescas empresas tecnológicas estadounidenses podrían estar usurpando constantemente algunas de las funciones tradicionales de los gobiernos, las empresas de inversión y los legisladores en cuanto a construir y administrar la infraestructura ellos mismos mientras redactan y hacen cumplir las reglas.

“La principal conclusión es que la industria domina”, dice Russell Wald, subdirector del Instituto Stanford para la Inteligencia Artificial Centrada en el Humano, que elaboró el informe. “Necesitamos encontrar una manera de que el sector público todavía tenga un asiento en la mesa”.

Pero si bien los gigantes tecnológicos estadounidenses pueden producir los modelos de IA más potentes, no pueden controlar todas las formas en que se aplican. En ese sentido, existen amplias oportunidades para que compitan otros países y empresas más pequeñas.

Uno de los aspectos más intrigantes del informe de Stanford es cómo las encuestas sobre la percepción pública muestran que las personas en las economías emergentes parecen más entusiasmadas con las posibilidades de la IA que las de los países desarrollados occidentales.

Según una encuesta de Ipsos del año pasado, más del 70 por ciento de los encuestados indonesios, tailandeses y mexicanos pensaban que la IA sería más beneficiosa que perjudicial. Eso se compara con sólo el 37 por ciento en Estados Unidos y Francia. Según otra encuesta realizada por el Instituto Schwartz Reisman, una mayor proporción de encuestados afirmó ser usuarios activos diarios de ChatGPT en Pakistán, Kenia, India y Brasil que en Estados Unidos o el Reino Unido.

China se ha apresurado a aplicar la IA a usos en el mundo real, representando el 61 por ciento de las patentes mundiales de IA, en comparación con el 21 por ciento en Estados Unidos. También se está alejando del resto cuando se trata de robots industriales, instalando el 21 por ciento del total mundial.

La demografía juega un papel importante en la configuración de las actitudes. Alrededor del 90 por ciento de los jóvenes del mundo viven fuera del Occidente desarrollado y están deseosos de involucrarse en la economía digital, dice Payal Arora, académico nacido en India y autor de un libro de próxima aparición titulado From Pessimism to Promise. Para muchos de ellos, la tecnología parece una oportunidad.

“El pesimismo es el privilegio de aquellos que pueden darse el lujo de vivir en la desesperación”, dijo Arora esta semana en la conferencia del Centro Minderoo para la Tecnología y la Democracia en Cambridge, Reino Unido. “Necesitamos reventar la burbuja del pesimismo”.

Como respondieron otros asistentes a la conferencia, el dominio de las empresas estadounidenses de inteligencia artificial corre el riesgo de crear nuevas formas de tecnofeudalismo o colonialismo de datos, como ocurrió con las redes sociales.

Las economías emergentes serán quienes adopten las normas, no quienes las establezcan, en este nuevo orden mundial y cada vez más despojado de soberanía. Pero algunos piensan que eso sólo refleja la realidad actual. La IA puede darles la oportunidad de reescribir el guión.

Pet Shop Boys: “Esto ha funcionado bastante bien”

Durante un almuerzo en el J Sheekey, en Covent Garden, el dúo británico de mayor éxito de la historia de la música habla de rabietas, de lo que que son las giras al cumplir 70 años y de por qué es irreal salir con Liza Minnelli. En un momento, incluso, opinan de Taylor Swift.

Las experiencias icónicas con las que Airbnb dará un giro a su modelo de negocio

La compañía, que declara estar en un “punto de inflexión”, busca centrarse en el negocio de experiencias. Para eso, lanzarán -a lo Willy Wonka- 4.000 boletos dorados que permitirán a sus usuarios flotar en una réplica exacta de la casa de Up, pasar una noche de comedia con Kevin Hart y acudir a un concierto privado de Doja Cat. Todo esto, prácticamente gratis. El objetivo, dicen, es llegar a más audiencias y fidelizar a los actuales usuarios. ¿Pero será rentable esta costosa apuesta? Ellos creen que sí.

Crónica desde UCLA, el epicentro de la violencia universitaria en EEUU

La Universidad de California en Los Ángeles ha sido protagonista de las protestas de estudiantes que exigen la desinversión en empresas vinculadas a Israel y el fin de las acciones militares de ese país en Gaza. Este jueves la policía detuvo a 200 personas que se tomaron el edificio más histórico de la institución y se espera que, a partir de ahora, la situación se normalice para asegurar una temporada de graduaciones sin percances. De todas formas, los ánimos siguen calientes: esta semana, la Cámara de Representantes aprobó una medida que pretende codificar una definición más amplia de antisemitismo en la política educativa federal. Y no todos están felices.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR