Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

La culpa de Silicon Valley por nuestro tiempo en pantalla

La culpa de Silicon Valley por nuestro tiempo en pantalla

Si deseas molestar los trabajadores de tecnología en San Francisco, intenta preguntarles sobre su política sobre el tiempo de pantalla. Incluso en el corazón de una industria dedicada a engatusarnos a todos para que pasemos más tiempo en línea, la adicción a las pantallas se trata como una aflicción real. Solo que aquí hay una punzada de culpa adicional.

Por: Elaine Moore, Financial Times | Publicado: Sábado 19 de septiembre de 2020 a las 04:00
  • T+
  • T-

Los amigos cuyos trabajos están en tecnología y que tienen niños pequeños todavía se emocionan al hablar sobre una historia publicada en The New York Times en 2018 que citó a capitalistas de riesgo y empleados tecnológicos de alto rango siendo hipervigilantes sobre mantener a sus hijos pequeños alejados de los teléfonos inteligentes mientras trabajaban en empresas. que enganchan a los usuarios con los suyos.

Algunos amigos critican la hipocresía de los entrevistados, entre ellos un exasistente ejecutivo de Facebook. Otros se ponen a la defensiva al reconocer que ellos también tienen un límite de tiempo estricto en las pantallas de cualquier tipo, a pesar de la naturaleza de su propio empleo.

Habiendo visto la extraña intensidad que los gritones videos de YouTube y los juegos móviles de colores brillantes inducen en algunos niños, puedo entender por qué el tema es tenso. Pero crecí en una casa donde la televisión siempre estaba encendida -un quinto miembro de la familia balbuceando en la esquina- por lo que generalmente soy indiferente con la cantidad de tiempo que paso mirando mi teléfono.

Impacto del encierro

Cuando mis amigos comparan trucos para evitar los suyos (encerrarlos en un closet después de las 20 horas, configurar la pantalla en escala de grises, eliminar aplicaciones de redes sociales), me mantengo al margen de la conversación. Aún así, tomé nota cuando las desagradables estadísticas semanales del iPhone mostraron que pasaba la cuarentena mirando mi teléfono durante más de cinco horas todos los días.

El trabajo remoto, el colegio y la socialización nos han obligado a muchos de nosotros a mirar nuestras pantallas más que nunca, nos guste o no. Evan Spiegel, cofundador de la adictiva plataforma de mensajería social Snapchat, fue noticia hace dos años cuando le dijo a Financial Times que a su joven hijastro sólo se le permitía una hora y media de tiempo frente a la pantalla cada semana. En el reciente FT Weekend Festival, se le preguntó cómo le había ido con esta política durante la pandemia. Nada bien.

“Él está con nosotros todo el día, así es que tenemos menos esa frustración de ‘Oye, salgamos en familia, tal vez sea mejor para ti leer un libro’”, dijo Spiegel. “Entendemos que para que él mantenga esa conectividad con sus amigos, tiene que usar realmente su teléfono”. La pandemia ha cambiado el papel de la tecnología en su hogar, admitió Spiegel, aunque todavía tenía la esperanza de un equilibrio ligeramente mejor, con un poco más de lectura y un poco menos de teléfono.

Como muchos padres, los tecnólogos tienden a desarrollar sentimientos particularmente fuertes sobre el papel de la tecnología en la vida de los niños una vez que tienen los suyos propios. A diferencia de muchos padres, ellos tienen el financiamiento para poner en práctica esos sentimientos y la confianza para creer que pueden hacerlo mejor que el status quo.

El caso de WeWork

El fundador de WeWork, Adam Neumann, y su esposa Rebekah hicieron más que establecer límites de tiempo de pantalla para sus hijos: fundaron toda una escuela primaria en Manhattan llamada WeGrow. Ninguno de los dos tenía experiencia en educación, pero eso no les impidió crear un plan de estudios que defendiera el yoga, los viajes a granjas y el espíritu empresarial. Rebekah fue citada diciendo: “No hay ninguna razón por la que los niños en las escuelas primarias no puedan iniciar sus propios negocios”. Después de que la planificada apertura a bolsa de WeWork se disolviera en el caos, el colegio cerró.

Una propuesta más modesta para lidiar con el experimento pesado de la pantalla en el trabajo remoto y la educación al que todavía nos estamos adaptando es aceptar que esta vida digital no siempre es atractiva. Varias llamadas de Zoom no son de ninguna manera adictivas. Tampoco lo son las pruebas en línea. El contenido aburrido podría terminar siendo un freno natural para el tiempo frente a la pantalla.

También hay buenas noticias para quienes se preocupan por sus hijos. Un estudio sobre niños de seis a 17 años publicado en el Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry encontró que no había ningún detrimento notable para el funcionamiento psicosocial de un niño a menos que estuvieran usando dispositivos electrónicos durante más de cinco horas al día.

Esto suena como una mala noticia para mí, incluso si no soy un niño de entre seis y 17 años. Pero he aceptado las pantallas constantes como el precio a pagar por ver contenido interesante. Lo único que planeo apagar son mis notificaciones de tiempo de pantalla. 

India, la pandemia deja al desnudo al león asiático

Con un programa nacionalista, Narendra Modi prometió convertir a India en un nuevo poder mundial. Hoy depende de la ayuda internacional, para superar una ola de la pandemia que ha desbordado sus hospitales y multiplicado las pilas funerarias en las calles.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR