Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Scarlett Johansson, la estrella de Hollywood que se enfrenta a OpenAI

Scarlett Johansson, la estrella de Hollywood que se enfrenta a OpenAI

Enfrentarse a una poderosa empresa es un papel que la reconocida actriz ya ha interpretado antes.

Por: Financial Times | Publicado: Sábado 25 de mayo de 2024 a las 21:00
  • T+
  • T-

En la película de 2013 Her, un solitario Theodore Twombly (Joaquin Phoenix), a punto de divorciarse, se descarga un nuevo sistema operativo impulsado por IA que su creador, Elements Software, anuncia como “una entidad intuitiva que te escucha, te entiende y te conoce”.

Es exactamente lo que el abatido Twombly ansía. Se instala frente al computador de su casa, selecciona una voz femenina para ser su asistente digital e inmediatamente es recibido por una burbujeante e irresistiblemente ronca tonalidad vocal. “Hola, estoy aquí”, dice Samantha, con voz de Scarlett Johansson. Se queda prendado de ella y pronto comienzan una relación romántica. 

La voz de Samantha también parece haber dejado una profunda huella en Sam Altman, el director ejecutivo de OpenAI, una empresa de inteligencia artificial de 86.000 millones de dólares cuyas ambiciones parecen ser tan elevadas como las de la ficticia Elements Software. 

Esta semana, Johansson afirmó que, tras declinar la oferta de Altman de proporcionar la voz para el chatbot ChatGPT de su empresa el pasado septiembre, OpenAI siguió adelante con una nueva versión llamada Sky que presentaba una voz tan parecida a la de la actriz que ni siquiera sus amigos más cercanos podían notar la diferencia.

“Cuando escuché el demo, me quedé estupefacta, enfadada e incrédula por el hecho de que el Sr. Altman persiguiera una voz que sonaba tan extrañamente parecida a la mía”, escribió Johansson en un comunicado publicado el lunes.

Tras recibir las notificaciones legales del equipo de Johansson, Altman retiró la voz de Sky y se disculpó con la actriz, afirmando que la voz no pretendía parecerse a la de ella. La conmoción sigue resonando en Hollywood y más allá.

A pesar de haber obtenido protección frente a la IA en las huelgas del año pasado, los actores siguen temiendo que se utilicen copias digitales de sus voces e imágenes sin su permiso, privándoles del control sobre sus carreras y sus ingresos. En todo caso, el episodio reforzará sus convicciones de que el mantra de muchas empresas tecnológicas -“moverse rápido y romper cosas”- está llegando para perturbar la industria del entretenimiento. 

A Johansson, estrella de películas aclamadas por la crítica como Lost in Translation y de superproducciones de Marvel que recaudan miles de millones de dólares, no le entusiasmaba la idea de enfrentarse a OpenAI. Pero sabía que su estatus podría llamar la atención sobre una cuestión que también afecta a otros miembros de la industria que tienen menos influencia, dicen personas que han trabajado con ella.

Es un papel que ya ha desempeñado antes. En 2021, la actriz saltó a los titulares cuando se enfrentó a Disney por otro asunto relacionado con una tecnología disruptiva: el streaming.

Acusó a la compañía más poderosa de Hollywood de incumplir su contrato al estrenar Viuda Negra en su servicio de streaming al mismo tiempo que la película se estrenaba en los cines, una medida que haría subir la cotización de las acciones de Disney y las cifras de suscriptores de streaming, pero que mermaría su bonificación.

Disney respondió a Johansson acusándola de “cruel desprecio” por la pandemia. Tras una lucha encarnizada y pública, Johansson recibió una indemnización multimillonaria.

Esa voz

Johansson nació y creció en el Greenwich Village de Manhattan, en lo que ella describe como “una urbanización de renta media” llena de niños cuyos padres eran artistas. Su padre es un arquitecto danés, mientras que su madre es productora.

De niña le encantaban las películas antiguas de Hollywood y admiraba a actores como Judy Garland o Winona Ryder. Empezó a actuar muy pronto, participando en obras de teatro off-Broadway, antes de conseguir su primer papel cinematográfico a los 8 años en North, de Rob Reiner.

Su voz, que más tarde se convertiría en una ventaja, fue un lastre a la hora de lograr contratos anuncios como actriz infantil. “Parecía una tonta bebedora de whisky y fumadora empedernida. No iba a vender gelatina con esa voz”, ha dicho.

La gran oportunidad de Johansson llegó a los 19 años, cuando se estrenó Lost in Translation, de Sofia Coppola, que ella protagonizó. Fue el comienzo de una larga y exitosa carrera que ha convertido a esta actriz de 39 años en una de las más taquilleras de la historia.

Johansson está casada con el cómico de Saturday Night Live Colin Jost, a quien conoció mientras presentaba el programa nocturno. Tiene dos hijos: un hijo con Jost y una hija de un matrimonio anterior.

La estrella ha expresado su frustración por haber sido encasillada por su aspecto. “En cierto modo, me estaban preparando para ser lo que se llama una actriz tipo bomba. Interpretaba a la otra mujer y al objeto de deseo, y de repente me vi acorralada en este lugar”.

Disputa legal

Si se sintió acorralada por la situación de OpenAI, ahora tiene la influencia necesaria para defenderse. Flanqueada por su poderoso agente, el jefe de CAA Bryan Lourd, y el abogado John Berlinski, ha sacado a la luz un asunto controvertido en Hollywood y en todas las industrias creativas.

No está claro si su equipo emprenderá acciones legales. El equipo de OpenAI, por su parte, afirma que recibieron más de 400 propuestas de actores y eligieron cinco voces, incluida la del papel de Sky, antes de que Altman se pusiera en contacto con Johansson en septiembre de 2023 “para hablar de su posible participación como sexto actor de voz para ChatGPT”.

Según los juristas, ya se habían producido disputas similares en la era predigital, entre las que destaca el caso de Bette Midler contra Ford Motor Company. En aquel caso, se contrató a un imitador de Midler para un anuncio después de que la cantante rechazara el trabajo. Un tribunal falló a favor de Midler, alegando que su voz distintiva estaba protegida contra el uso no autorizado.

Este no puede ser el resultado que esperaba Altman. El empresario de IA no ocultaba su amor por la película que dio a la voz de Johansson un papel protagonista. Tras el estreno de la nueva versión de ChatGPT, publicó en X un mensaje de una sola palabra dirigido a sus seguidores: “Her”.

¿Tiene arreglo Venezuela? El diagnóstico sin anestesia de Cecilia Sosa, ex presidenta de la Corte Suprema venezolana

De paso en Chile, la abogada repasa los últimos y ajetreados 25 años en Venezuela, país del que no se ha querido mover y al que ha mirado de cerca. Era la presidenta de la Corte Suprema en 1999 cuando Hugo Chávez llegó al poder. Renunció pronto y desde entonces ha sido una “opositora, no peligrosa”, como dice ella. Aquí habla de Maduro, de migración, de la delincuencia venezolana, de lo que ve día a día en Caracas. También del “espíritu de cierta esperanza” que percibe en la próxima elección presidencial de julio.

Pet Shop Boys: “Esto ha funcionado bastante bien”

Durante un almuerzo en el J Sheekey, en Covent Garden, el dúo británico de mayor éxito de la historia de la música habla de rabietas, de lo que que son las giras al cumplir 70 años y de por qué es irreal salir con Liza Minnelli. En un momento, incluso, opinan de Taylor Swift.

Las experiencias icónicas con las que Airbnb dará un giro a su modelo de negocio

La compañía, que declara estar en un “punto de inflexión”, busca centrarse en el negocio de experiencias. Para eso, lanzarán -a lo Willy Wonka- 4.000 boletos dorados que permitirán a sus usuarios flotar en una réplica exacta de la casa de Up, pasar una noche de comedia con Kevin Hart y acudir a un concierto privado de Doja Cat. Todo esto, prácticamente gratis. El objetivo, dicen, es llegar a más audiencias y fidelizar a los actuales usuarios. ¿Pero será rentable esta costosa apuesta? Ellos creen que sí.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR