Click acá para ir directamente al contenido

Lecciones de Vida

Tomás Sahli, CEO de The Singular Hotels: “No nos vamos de Lastarria, pase lo que pase”

Tomás Sahli, CEO de The Singular Hotels: “No nos vamos de Lastarria, pase lo que pase”

Sahli, miembro de la familia controladora de Hoteles Singular, habla de su plan para desarrollar un turismo que potencie en centro de Santiago.

Por: María José López | Publicado: Sábado 23 de octubre de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

“El último tiempo ha sido difícil. Doloroso, pero desafiante en cierta medida. Lo hemos vivido nosotros, pero principalmente nuestros vecinos de Lastarria.

Un hotel por si solo en este barrio no es absolutamente nada, somos parte de un conjunto de emprendedores, gente de esfuerzo y sobre todo arriesgada, que ha destinado su vida por atender e impactar la felicidad de las personas que los visitan.

Nuestros vecinos han sido pacientes, y han abierto las puertas para que el barrio haya llegado a ser uno de los más visitados en Chile. La verdad es que ellos son los que más nos preocupan, porque son los que forman parte de la historia. No pueden seguir viendo cómo saquean sus puestos de trabajo, sus vidas.

Nosotros al construir el hotel en Lastarria en 2015 sabíamos que al instalarnos en una zona de historia, estaríamos expuestos a vivir con mucha fuerza los movimientos que enfrenta la sociedad. Fue en el Cerro Huelén, en el Santa Lucía, donde se fundó Santiago, y es a unos pocos metros de ahí mismo, donde hoy se manifiestan los cambios que se requieren para el futuro de Chile.

El lunes, día que se conmemoraron dos años del 18O, estaba en Santiago. Sospechábamos que habría manifestaciones, y que muchas de ellas no serían pacíficas. Ya estamos bastante acostumbrados a vivirlo, lamentablemente. Pero decidimos no cerrar las puertas del hotel. Aquí el lunes hubo saqueos, abrieron locales a la fuerza... pero el barrio es lo suficientemente potente para resistir y mirar para adelante.

Trato de ser optimista, lo que pasó es muy grave, pero la situación ha ido mejorando con el tiempo. Y no nos vamos de Lastarria, pase lo que pase. Si uno recuerda el 18O del año pasado fue muchísimo más trágico. Se quemaron iglesias, el actuar de los vándalos fue despiadado… tengo una tendencia y una formación a ser optimista, a pensar que esta cuestión va mejorando.

Pienso que ya no hay tanto odio, a los policías se le respeta un poco más y ya no se les agrede constantemente cuando se les ve en las calles. Eso, al menos en esta zona. No obstante, es una pena ver todo esto: son marchas enormes y es una tristeza que den pie para que gente entre a saquear, para que gente haga desmanes.

Aquí han rayado nuestras paredes un montón de veces, pero nos levantamos temprano al día siguiente y lo limpiamos.

Pese a que, dentro de, hemos tenido suerte, nos duele la incertidumbre y el miedo que se vive: no saber qué es lo que va a pasar, cómo va a terminar el día, es angustiante. Y sufrimos, como todos nuestros vecinos, el tener que estar cerrados y prepararnos ante eventos absolutamente difíciles de prever.

Estamos convencidos de que chilenos y turistas valoran pasear por los lugares icónicos de cambios. Vamos a seguir trabajando con mucha pasión para mostrar lo mejor de Chile: arte, arquitectura, nuestra gente esforzada, nuestro rico pasado, nuestro presente dinámico y el potencial e ilimitado futuro. En base a eso, estamos preparando un proyecto.

Por nuestro trabajo en la Patagonia (N. de la R.: donde tienen un hotel, en Puerto Natales) hemos aprendido la importancia que tiene el rescate del patrimonio. Ahí organizamos expediciones con ese objetivo, y ahora queremos hacer lo mismo en Santiago: no abandonaremos Lastarria, lo rescataremos.

En abril comenzamos a darle forma a una iniciativa con un grupo de historiadores y arquitectos que aún prefiero no revelar, que consiste en armar un programa para ofrecer experiencias: visitas y cursos en lugares icónicos y así explicar a quienes nos vienen a ver, qué es lo que ha pasado ahí. Lo lanzaremos en noviembre y llevaremos a turistas y chilenos al Mercado Central, al barrio de los poetas, analizaremos los estilos arquitectónicos que se viven aquí, cuál es la importancia del Teatro Municipal.

Pertenezco a la tercera generación de la familia en dedicarme a esto. Mi papá fue a estudiar a Suiza, país de donde viene su familia, y donde está la escuela hotelera número 1 en el mundo, en Lausanne. Su familia manejaba el Hotel Crillón en Santiago, en 1940.

Mi padre trabajó ahí y después estuvo ligado a Holiday Inn en Chile, fue presidente durante mucho tiempo y yo, después de estudiar ingeniería comercial (en la UC), seguí su camino. Cerca del 2008, 2009 se dio cuenta de que la tendencia en la hotelería iba hacia diferenciación, mostrar la realidad local, y por eso nuestro hotel está en el barrio Lastarria y no en otro barrio.

La comida que damos está también súper ligada a la realidad local, rescatando productos locales, trabajando con productores y proveedores locales. En Patagonia tenemos platos de guanacos que no se encuentran en ninguna otra parte, es un producto súper exclusivo en Chile.

Han sido meses duros. Desde el 18O de 2019 no hemos vuelto a la situación inicial: nuestras tarifas son mucho más bajas, aún no hay demanda: tenemos 60 habitaciones, dos restaurantes, y cuesta llenarlos. Teníamos 140 trabajadores y hoy son 65. Hoy día el hotel está a un 40% respecto de un año normal. La situación en la Patagonia (se instalaron ahí en 2011) tampoco ha sido fácil. Estamos esperando ansiosamente la apertura de fronteras, el 1 de noviembre.

Miro el futuro con optimismo. Todo esto va a pasar y será una huella impresa dentro del barrio. Lógicamente es doloroso, pero el barrio donde se fundó Santiago es este y va a seguir siendo este. El Bellas Artes no se va a cambiar de lugar, siempre va estar a cien metros, el Parque Forestal también.

Pero tenemos que preocuparnos de recuperar nuestros barrios y recuperar la historia. Es fundamental que tanto los chilenos como los extranjeros entiendan eso y le vean valor. Los chilenos deben volver aquí, volver a apoyar a los emprendedores, porque no habría nada peor que empezar a bajar las cortinas.

Los grupos de extranjeros que han venido, entienden y comparan esta cuestión con otros sucesos que ha pasado en muchas partes: en Latinoamérica, pero también en la costa oeste de EEUU; en Oregon, en Portland...

Sí preguntan, ¿qué pasa, qué sucede? Muchos son bastante empáticos con la realidad social y demandas. Otros las entienden menos porque viven en países donde estas cosas no pasan o no de manera tan fuerte, hay de todo. En todo caso, la gente ya está relativamente acostumbrada. Pero por favor, ¡no nos acostumbremos!

Pese a la compleja situación económica, en la hotelería mundial se está dando una gran oportunidad. Interesados en entrar a este mercado están poniendo sus fichas en hoteles que debieron cerrar o quedaron en el camino porque se cansaron y quieren salir. Como nunca se nos han acercado inversionistas para hacer proyectos juntos. Y sí, estamos pensando llevar Singular a otros lados, tanto en Chile como en el mundo. Nos gusta estar donde hay historia, donde ya hay turismo.

Nosotros no somos de la teoría de abrir nuevos mercados, sino que de llegar a los destinos que ya están consolidados. Podría ser San Pedro, Isla de Pascua. Queremos ser un referente en Latinoamérica, como el turismo es súper estacional; Europa nos calza muy bien. España puede ser un buen destino. Está por verse.

De verdad la gente lo único que quiere es viajar y pegarse un descanso, cambiar un poquito de aire, entonces multiplica eso por los millones de personas que viven en el mundo... Lo que viene solo puede ser mejor”.