Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Andrea Guendelman: La emprendedora que “rompe muros” a favor de la inclusión

Andrea Guendelman: La emprendedora que “rompe muros” a favor de la inclusión

Es chilena pero vive en Estados Unidos hace casi 25 años. Allá se dedica a reclutar y entrenar a estudiantes tech, la mayoría pertenecientes a minorías, para que accedan a puestos de trabajo en grandes empresas del rubro.

Por: Sofía García-Huidobro | Publicado: Sábado 22 de mayo de 2021 a las 09:00
  • T+
  • T-

Diseñadora de comunidades y estratega cultural. Esa es la categorización que uno encuentra en Linkedin si busca información profesional sobre Andrea Guendelman (49). “Es una denominación propia para lo que hago. Me inventé este título, pero ahora veo gente que está empezando a usarlo”, cuenta la chilena que vive en Estados Unidos desde 1997 y que hace dos años y medio fundó Wallbreakers.com, plataforma que reúne a más de 12 mil jóvenes talentos tecnológicos y los capacita de manera que accedan a puestos de trabajo en grandes empresas que valoran la diversidad y la inclusión.

El título académico de Andrea es abogada. Estudió derecho en la Universidad de Chile y trabajó un año en un estudio jurídico nacional. De ese inicio profesional conserva los peores recuerdos: “Fue horrible. El ambiente laboral era racista y machista. Me molestaban por ser judía, y por ser mujer me sometían a chistes sexistas. Yo tenía 23 años y no sabía ni expresarme para defenderme. Me sentía atrapada por todas partes y quise irme de Chile”.

Aunque el derecho no la entusiasmaba, postuló a un máster en Estados Unidos con el propósito de vivir afuera. La aceptaron en Harvard, y partió. Una vez egresada, las leyes todavía no la apasionaban y trabajó en la ONG Center for the Advancement of Hispanics in Science and Engineering Education. Sin embargo, después de un tiempo entendió que emplearse en una organización sin fines de lucro no le permitía costear el estilo de vida al que aspiraba y buscó trabajo como abogada.

“Me costó al principio, pero después recibí tres ofertas y me contrataron fulltime en Debevoise & Plimpton, una oficina súper prestigiosa. Me sentí muy exitosa, puro ego”, reconoce Guendelman. De su trabajo lo que más disfrutaba era la relación con los clientes, ese era su mayor talento, asegura. En el intertanto se casó, tuvo su primer hijo y la familia se trasladó a Washington y luego a Nuevo México.

“Mis trabajos eran cada vez más aburridos, menos interesantes. Como tenía niños chicos, fui quedándome con el mínimo necesario, porque la verdad no me interesaba ser abogada”, reconoce. Cuando llegó a vivir a Boulder, Colorado, ciudad universitaria y sede emergente para empresas tecnológicas, ubicada a 40 kilómetros de Denver, decidió que quería explorar otras cosas y su búsqueda incluyó cine, arte y video.

Crear comunidad

En 2012 Andrea Guendelman, junto a Jonathan Herzfeld, organizó Common Pitch en Chile. El concurso de innovación más grande de Estados Unidos se realizó por primera vez en América Latina, y tuvo como uno de sus principales expositores al Premio Nobel de la Paz, Al Gore. Tras esa experiencia la gestora se dio cuenta de que era capaz de organizar eventos grandes y que convocar gente se le daba de manera natural.

Desde entonces se dedica a eso: “encontrar un concepto que haga click con la gente y crear una comunidad, siempre de la mano de un partner corporativo”. Sus banderas son la diversidad y la inclusión, y bajo ese espíritu en 2015 co-fundó BeVisible, red de talentos que reclutaba a jóvenes latinos para trabajar en empresas como Pixar, Tinder, YouTube, Google y Spotify, entre otros.

Señala que la experiencia fue difícil, y que hace cinco años las empresas apenas concretaban contrataciones bajo el criterio de diversdad. Existía un doble discurso entre sus buenas intenciones y la realidad. Uno de sus mayores éxitos como parte de BeVisible fue la organización del evento #BeWokeSF en 2018.

Se trató de un nuevo concepto de feria profesional con una experiencia de marca inmersiva, que incluía charlas, música, comida y una amplia cobertura mediática, y donde gigantes de Silicon Valley interactuaban directamente con los asistentes, que a su vez eran parte de una nueva fuerza laboral con enfoque inclusivo. 

Romper el muro 

En diciembre de 2018 creó Wallbreakers junto a Isaac Saldana, uno de los fundadores de SendGrid, plataforma de correo electrónico transaccional y de marketing creada en 2009. Saldana se asoció con Andrea y un año después se les sumó Leah LaSalla, cofundadora de Astral AR, como CTO.

“Trabajamos con los empleadores para articular las habilidades que necesitan en un puesto. Luego buscamos candidatos prometedores, incluidas personas talentosas de orígenes subrepresentados. Y nuestra plataforma, impulsada por IA, evalúa, certifica y empareja candidatos con empleadores”, señala la presentación del sitio.

Su directora ejecutiva cuenta que cuando comenzó la pandemia las contrataciones se congelaron y les cancelaron varios contratos. Ella pensó que sería el fin del emprendimiento y en paralelo, con la intención de ayudar a otros sectores, creó un portal que bautizó como My inner goddess (my-inner-goddess.thinkific.com), donde maestras de reiki o meditación, entre otras disciplinas relacionadas con la salud y el bienestar espiritual, pueden ofrecer sus servicios online.

“Durante este proceso de ser emprendedora me tuve que apoyar en herramientas de espiritualidad. No es fácil generar tolerancia al riesgo. Conocía a un grupo de excelentes profesionales de ese ámbito que no sabían cómo manejarse en formato online, entonces las ayudé creando este sitio que puede funcionar como marketplace. Hay que ver qué rumbo toma esta comunidad”, dice Guendelman.

La diversidad rinde

A finales de 2020 Wallbreakers, en lugar de morir, despegó: “Las empresas tech ahora están desesperadas por conseguir nuevos talentos”. En estos momentos su principal partner es Amazon. En 2020 y 2021, debido a la contingencia, la empresa se estaba expandiendo rápidamente y necesitaba contratar más talentos de ingeniería de software para su AWS (Amazon Web Services).

En conjunto con Wallbreakers crearon un programa piloto. La compañía de Jeff Bezos está comprometida con los equipos diversos, señala, pero los ingenieros de software de esas características resultan difíciles de encontrar y contratar. Ahí entra la plataforma de Guendelman.

Wallbreakers localizó un grupo de candidatos minoritarios bien calificados entre los graduados recientes de más de 100 programas de ciencias de la computación en colegios y universidades HBCU (Historically Black College), HSI (Hispanic-Serving Institutions), y otros. Luego desarrolló programas de capacitación personalizados a través de Inteligencia Artificial. Este entrenamiento es gratuito para los candidatos.

En marzo de 2021 presentaron a Amazon decenas de postulantes, de los cuales un 70% aprobó la primera evaluación en línea y a fines de abril, el 50% de esos candidatos habían aceptado ofertas laborales de la compañía. Esto representa un resultado sobresaliente, afirma la diseñadora de comunidades. Todas las nuevas contrataciones fueron de minorías: 5% Cercano o Medio Oriente / Mediterráneo, 35% latinos, 10% afrodescendientes, 30% asiáticos, 20% de raza mixta: afrolatino y nativo americano, entre otros, 20% mujeres y 15% de minorías trans o no binarias.

“Se trata de un blockchain cultural”, sostiene, refiriéndose a las nuevas oportunidades que se abren. Agrega: “Hemos podido demostrar con data que la diversidad rinde. Sin learning and development (aprendizaje y desarrollo), no hay cambio. Las empresas están invirtiendo a través de nosotros porque se dan cuenta de que obtener lealtad y buenos empleados, no es gratis. Si le das una oportunidad a jóvenes de minorías, te la van a re-pagar. 

SIGUIENTE »
« ANTERIOR