Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Cristoph Schiess, presidente de Endeavor: "Yo no veo al país hundiéndose"

Cristoph Schiess, presidente de Endeavor: "Yo no veo al país hundiéndose"

En la semana más convulsionada que ha tenido la Convención, el empresario Cristoph Schiess -además presidente de Endeavor- dice seguir optimista del proceso constituyente. Asegura que le gustaría ver a la CPC y Sofofa, “más que solo criticando, que ojalá también aporten proactivamente con propuestas concretas que se vayan conversando”.

Por: María José Gutierrez | Publicado: Sábado 12 de febrero de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Dice que nunca se toma todas las vacaciones juntas. Por eso ahora, desde Uruguay -donde está al momento de esta entrevista- cuenta que aprovechó un viaje de negocios que tenía (a través de Tánica Christoph Schiess es dueño de dos hoteles Cottage en Montevideo) para descansar un par de días.

“Cuando uno está fuera de Chile se da cuenta de que ¡pucha que estamos intensos en Chile! Sobre todo los últimos dos años, buscando un nuevo rumbo como país”, asegura.

Schiess, 58 años, chileno de cuna y alemán de acento, casado con Jeannette von Wolfersdorff -directora del Observatorio Fiscal-, preside Endeavor desde 2016. Además, es la cabeza de Tánica, holding que participa en el rubro inmobiliario, turístico y productivo- y a través de su family office IGneous invierte en cerca de 10 startups o empresas de edad temprana, que van desde plataformas digitales hasta fabricación de cervezas.

A ratos como cabeza del gremio emprendedor, a ratos como empresario, reflexiona frente a la pantalla del Zoom sobre los desafíos del nuevo gobierno, la Convención Constitucional y el -difícil- panorama económico. Siempre con calma.


-¿Sigue optimista respecto del proceso constituyente?
-Hay una opinión bastante amplia de que la CC se está yendo en ciertos temas a posiciones bastante extremas que no parecen ser lo que de verdad necesita el país para adelante. Pero yo tengo la esperanza de que esto debería autorregularse. El optimismo sobre el futuro de Chile, espero no perderlo nunca…

-Han salido personas de izquierda incluso, como el ex diputado Fulvio Rossi diciendo que van a rechazar en el plebiscito de salida…
-¡Cómo puede haber personas que digan eso seis meses antes de saber cuál va a ser el documento final! Son posiciones que a mi gusto no suman nada. Yo creo que sería una gran pena que después de todo lo que pasó en Chile, esto se rechace. Tenemos que construir un proyecto cuerdo, de futuro, no queremos construir un país del pasado.

-Cuando comparte este optimismo, o esperanza, con sus pares empresarios, ¿qué le dicen?
-Veo una diferencia muy importante entre edades. A los que lideraron y vivieron lo que fueron los años de grandes avances y éxitos, una generación más atrás, los veo más preocupados que a la gente más joven. Ahora, como el mundo ha cambiado mucho, lógicamente lo desconocido a veces trae dudas y riesgos.

Pero por otro lado, todos tenemos claro que de seguir exactamente como veníamos, tampoco estábamos avanzando. En los últimos 10-12 años el crecimiento ha sido pobre, la diversificación económica también, no han salido grandes nuevos negocios o nuevas empresas a la bolsa. Llegamos a un cierto nivel de desarrollo, pero si queremos dar otro salto tiene que ser con definiciones distintas.

-¿Qué le parecen propuestas como el impuesto a los súper ricos?
-Mira, yo sé que son cosas que suenan políticamente atractivas para un grupo, pero esa medida se ha tratado de implementar en otros países y así no funciona, especialmente si tomas medidas contra alguien. Si implementas algo así a la fuerza, lo que ha pasado en otros países es que los grandes patrimonios se van (o escurren) como el agua.

Creo que tenemos que tirar menos títulos, sino sentarnos con real interés de querer buscar acuerdos y formas de cómo crecer a futuro. Yo veo en la gente más joven, que son el futuro de este país, que hoy tienen otros intereses que una generación anterior.

-Pero esta generación anterior es la que está sentada y liderando instancias como las CPC o la Sofofa que precisamente son las que tienen que dialogar o interactuar con el gobierno. ¿Cree que debiera haber un recambio generacional en esos gremios?
-Creo que esos gremios claramente debieran ir a lo menos incorporando voces u opiniones más jóvenes. Si ellos quieren quedarse en representar a las grandes corporaciones, quizás se queden en eso, pero pienso que cada organización tiene que modernizarse. Lo mismo estamos haciendo nosotros en Endeavor.

Y me gustaría ver una CPC y una Sofofa, más que solo criticando, que ojalá también aporten proactivamente con propuestas concretas que se vayan conversando. Yo sé que están con varias comisiones de trabajo. Pero nos faltan propuestas para que las regulaciones en Chile permitan acercarnos realmente a estándares OECD, y para mantener dinámicos e innovadores los mercados. Los estándares están cambiando, también en Chile…

-¿Para bien?

-Varias cosas para bien y otras que no se sabe todavía, pero el mundo del emprendimiento va para bien, porque hay muchas nuevas oportunidades.

-Muchas personas han optado por sacar capital fuera del país. ¿Ud lo ha hecho?

-La verdad es que aparte de un par de negocios aquí en Uruguay, nunca he sido mucho de invertir fuera de Chile, porque me gusta estar ahí donde pueda estar con los negocios.

-¿Y readecuar el plan de inversiones para 2022? El lunes se dio a conocer un nuevo récord en la inflación…

-Sigo trabajando en hartos proyectos en Chile. Los nuevos negocios en que me he metido, como el e-commerce, van muy bien y los veo con mucho potencial en crecimiento y desarrollo. Por otro lado el rubro turístico y hotelero ha estado especialmente difícil estos dos años, pero creo que viene con mucho potencial. En lo inmobiliario hemos estado readecuando y haciendo cambios para adaptar al mercado.

Mira, cuando tienes un proyecto de cierta importancia a veces dices “en vez de partirlo hoy día, partamos en tres meses más”, porque la situación crediticia ha cambiado mucho. Pero aparte de los típicos ajustes no hemos tomado ninguna decisión importante de que algo que íbamos a hacer, ya no.

[Toma una pausa]

La crisis financiera mundial de 2008 fue complicadísima para Chile, la crisis asiática también. Teníamos tasas del 25%. La vida tiene sus crisis, no existe un mercado en que todo siempre sube. Espero que esta crisis sea una más, que hay que trabajarla, tomarle la seriedad, pero tampoco hay que ahogarse en un vaso de agua. Yo no veo al país hundiéndose. Problemas tenemos, la inflación que salió esta semana es una pésima noticia, pero es un problema que está viviendo todo el mundo. Uno tiene que ponerse en relación al mundo. Dime qué otro país tiene tantas oportunidades como Chile y menos riesgos.

-Hay algunos que tienen menos incertidumbre en este momento…
-Pero quizás tienen menos oportunidades. Cada país es diferente. Después de este boom del consumo por los tres retiros, más los IFE, lógicamente tenía que venir inflación y esa liquidez que se tiró al mercado va a ir reduciéndose. Pero por otro lado hay muchos emprendimientos con mucho potencial. Y hay capital en Chile. Si ese capital se lleva fuera del país, y lo invierten en otro lado, claro, quizás ahí pueda faltar para invertir en negocios innovadores, ya que hay oportunidades muy interesantes.

Boric y las startups

-El año pasado vivimos un boom en el mundo del venture capital. En enero Betterfly se convirtió en el tercer unicornio chileno. ¿Qué viene ahora para el mundo emprendedor?
-Momento, momento. Yo no sé si fue el boom o si es el inicio de una tendencia…

-Esa es la pregunta.
-Lo que hasta ahora ha pasado es que la mayoría de los inversionistas son del extranjero. Lo que nosotros necesitamos como país son muchos más inversionistas nacionales. Tenemos que conseguir que un porcentaje de estos grandes patrimonios que se han armado y generado en Chile vaya a nuevas empresas.

-¿Qué pasa con el capital chileno?
-Yo diría que en gran parte es por falta de conocimiento de cómo invertir en estas scale up. Segundo, porque la inversión en venture capital o en nuevos negocios es súper distinta a la administración de grandes conglomerados.

Por eso en muchas partes del mundo, cuando los grandes quieren invertir en nuevos negocios generan unas estructuras que son más independientes del gobierno corporativo, porque si sus directorios tienen que tomar estas decisiones no va a avanzar mucho. Estas son decisiones que se toman de forma relativamente rápida, y de acuerdo con lo que necesita ese emprendedor o fundador en ese momento. Por eso se habla mucho de lo que es el capital inteligente.

En Endeavor desarrollamos un área de estudios hace dos años (Endeavor Research) porque creemos que hay que trabajar mucho más con la data. Estamos levantando data para tratar de influir e ir afinando las políticas públicas que ayuden a escalar empresas.


-Una de las políticas públicas que plantearon en Endeavor es la creación de un gran fondo que invierta a su vez en otros fondos de venture capital. Por el tamaño éste tendría que ser un institucional o del Estado… ¿Se lo plantearon a Gabriel Boric cuando se reunieron con él en campaña?
-Sí, pero no fue un tema central del conversatorio. Ahí probablemente Corfo tendría que impulsar eso, pero también es un fondo que se arma entre estatal y privado, pueden ser las mismas AFP, o distintos family office… Es un proyecto que se ha hablado, pero hasta ahora no ha habido demasiado interés o avance en Chile. Lo que sí le planteamos es que hay que empujar fuertemente, tanto desde el sector público como desde el privado, que haya más capacidad de financiamiento para los emprendimientos que están saliendo en Chile.

Me encantaría que a futuro no tengamos cien o mil empresarios de cierto tamaño, sino que tengamos un mercado empresarial más diverso y activo. Y para eso es importante que se estudien y definan las reglas de cómo uno quiere que se desarrolle el mercado para que los emprendimientos puedan crecer con toda la seriedad y profesionalismo y sustentabilidad.

Y que ojalá el día de mañana nos posicionemos como un lugar donde no solo hemos desarrollado estas grandes áreas de negocios como la minería, forestal, salmonicultura, sino que en productos que sean innovadores y de más valor agregado. Las grandes corporaciones más que hacer todo ellos mismos, ojalá vayan subcontratando especialidades y así crezcan nuevas empresas; y que el número de RUT con distintos dueños también crezca, porque si siguen siendo empresas filiales de los mismos dueños, tampoco es la solución.

-La creación de un Banco de Desarrollo va a ser la bandera del nuevo vicepresidente de Corfo, José Miguel Benavente. ¿Cree que conecta con las necesidades del mundo emprendedor?
-Es verdad que existen muchos de esos bancos en el mundo y también he leído, creo que al mismo Nicolás Grau, que hay que estudiar bien la forma y el cómo. Porque quizás más que crear un BD hay que adecuar lo que existe en Corfo a un modelo similar.

La estadística del mercado económico y de las empresas en Chile, dice que el 5% de los RUT comerciales se llevan un pedazo cada vez más grande la torta, y creo que habría que buscar políticas específicas para apoyar el crecimiento de las scale up o empresas de tamaño mediano.

Estas empresas nuevas con potencial de crecimiento, hoy tienen que pagar los mismos tributos que las grandes compañías. Hay que trabajar para ponernos de acuerdo para fomentar la empresa de tamaño mediano. Hoy en Chile “grandes” empresas parten de UF 100 mil de ventas. No puede ser que la empresa que vende US$ 4 millones esté catalogada igual que una que vende US$ 4 mil millones.

-¿Hay margen para subir impuestos en este escenario económico?
-Hay una opinión bastante consensuada de que hay que financiar ciertos temas, y ya está anunciada la reforma tributaria y los montos, pero todos esperamos que se haga de una forma que no mate a la gallina de los huevos de oro, y nos mantenga competitivos a nivel mundial. Si al final es un freno que le pones a todo, puede ser un impuesto para hoy pero hambre para mañana. Esto es un proyecto de todo el país, no de unos pocos; aquí todos tenemos que participar y ver cómo sacarlo adelante. Cada uno tiene que reconocer dónde están sus responsabilidades.

-¿Qué le pareció el nuevo gabinete?
-Encuentro interesante que la edad promedio del gabinete sea bastante más joven. Ahora, da la sensación de que hay mucha gente con experiencia, conocimiento y estudios, pero de acuerdo al dicho chileno, otra cosa es con guitarra. Ojalá podamos trabajar en conjunto como país, avanzando para que podamos proyectar un futuro moderno, inclusivo y entretenido.

-¿Entretenido?
-Sí, al final en estos años que han sido dificilísimos igual Chile ha dado unos tremendos pasos en la pandemia, en especial en innovación. Tenemos que estar dispuestos a abrir la cabeza, conversar con otra gente y buscar lo mejor que creemos puede ser para nuestro país.

Bernadette Meehan, la embajadora de EEUU que brilla en redes sociales

Pasó por Colombia, Irak y Emiratos Árabes, pero nunca había sido la cabeza de una sede diplomática, hasta que Joe Biden le encargó venirse a Santiago. Junto a su esposo y su pequeña hija, tiene prometido recorrer el país, y repetir imágenes como la que protagonizó el sábado pasado en La Vega Central donde probó frutas como la chirimoya o la lúcuma.

Sebastián Arispe Karlezi, el enigmático joven que pasó de estar fuera del ojo público para adentrarse en los negocios familiares

Sebastián Arispe Karlezi tiene 39 años y es el único hijo de la empresaria controladora de Clínica Las Condes y de Inversiones Auguri, Cecilia Karlezi. Pero de él poco se sabe. Quienes lo conocen cuentan que se ha esforzado por estar fuera del radar -no existen ni fotos en registros públicos-, pero quiere empezar a involucrarse en los negocios familiares. Mientras tanto, controla Autokas, concesionario a través del cual representa diversas marcas.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR