Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Diego Sagredo, el mánager de la música urbana chilena

Diego Sagredo, el mánager de la música urbana chilena

Con 29 años, es uno de los nombres claves de este género musical en nuestro país. El representante y productor de eventos tiene a su alero a cantantes como Polimá Westcoast y Harry Nach. Aquí habla sobre su rol paternal con los artistas, el manejo de la fama explosiva y el vínculo con que se asocia a la música urbana con la delincuencia: “No podemos hacer oídos sordos ni hacernos los tontos”.

Por: Carla Salinas | Publicado: Sábado 27 de agosto de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-
Los videos dieron la vuelta al mundo. La cantante británica Dua Lipa fue capturada a mediados de año bailando con el actor de la serie Élite de Netflix, Arón Piper. En la grabación se ve que mientras la inglesa bebe de un vaso, Piper goza de la canción que suena en ese momento en el reconocido antro madrileño “La Discoteca”.

"Subiré un par de historia’ y te escribiré en el WhatsApp/ Super triste verte con otro en Instagram/ Esto es uno de esos día’ que no todo sale bien". Lo que suena es la primera estrofa del tema “Ultra solo”, de los cantantes chilenos Polimá Westcoast y Pailita.

Al día siguiente, la cantante británica subió una foto -frente a un espejo y de cuerpo completo- a su cuenta de Instagram con el caption que decía “ultrasolo”. Las redes sociales chilenas explotaron comentando lo lejos que había llegado el hit nacional y la publicación de Dua Lipa, junto con el video, marcaron un hito en el posicionamiento de la música urbana de Chile en el extranjero.

El tema nació en Argentina, de la pista musical del productor Magicenelbeat y la pluma del cantante Polimá Westcoast, quien es uno de los artistas a cargo del mánager que impulsó el despegue de este género musical en Chile, Diego Sagredo (29). “Estábamos en el estudio del Duki (cantante de trap argentino) cuando se creó el hit. Yo propuse que trajéramos al Pailita porque él venía subiendo y es muy buen cabro”, cuenta al teléfono. Hoy la canción ronda las 190 millones de reproducciones en Spotify y 62 millones de visitas en YouTube.

El nombre de Chile ha ido marcando la pauta musical en el género urbano a nivel internacional. A tal punto que Spotify definió a Santiago como “la capital del streaming del reggaetón” en uno de sus reportes de 2018. Y este año la plataforma destacó que nuestro país resalta por una ola de cantantes locales que producen y protagonizan la industria musical urbana “dentro y fuera de las fronteras”. Hoy casi el 40% de la lista de música Top 50 de Chile de Spotify está compuesta por artistas nacionales, según datos de la empresa. Sagredo afirma que él fue uno de los que creyó desde el comienzo en lo que se venía para esta industria.


De la cumbia al trap

El ahora mánager siempre estuvo ligado de una forma u otra a la música. Nació en El Bosque y creció en La Granja. Cuenta que se formó escuchando reggaetón cuando el boom eran los cantantes de Puerto Rico.

Cuando tenía 19 comenzó a trabajar en conciertos y haciendo promotoría de eventos con amigos. Entonces incursionó en el reggaetón buscando artistas nacionales para que telonearan a los de talla más grande, como Nicky Jam y De La Ghetto. “Me empezó a ir bien y luego muy mal. Perdía más de lo que ganaba”, recuerda. Decidió tomarse una pausa y estudió Producción de eventos. Al egresar, comenzó a organizar festivales de cumbia con grupos como la Combo Tortuga, Villa Cariño, Agrupación Marilyn y Amar Azul.


Pero el evento que lo hizo saltar de estilo musical fue Lollapalooza de 2019, por la cantidad de cantantes urbanos que se presentaron, cuenta. Decidió meterse de lleno en el mundo del management, y sus primeros representados fueron Nico Baby, Harry Nach y Kidd Tetoon: “Estos chicos estaban en nada. Empecé a ayudarlos hasta que establecimos una relación de amistad, y después armamos equipos de trabajo”. Actualmente también están bajo su alero Ithan NY, Galee Galee, Pablito Pesadilla y el autor de “Ultra solo”, Polimá Westcoast, con el que hace poco estuvo de gira en Europa y luego México.


“Esta pega no es solo de contestar el teléfono y los mails que te llegan. Es buscar lo que necesita tu artista y entregárselo. Es un trabajo donde uno también hace de padre y pasa rabias a veces porque hay que entender los egos, con quién pueden trabajar y con quién no”, explica Sagredo. Cuenta que su trabajo no tiene horario. Algunos de sus días parten a las 8 am y terminan a las 3 de la mañana: “Sobre todo ahora que los chicos están creciendo demasiado”.


-¿Cómo ha sido manejar la fama repentina que están teniendo algunos artistas?
-La fama explosiva es súper mala porque llega mucho dinero desde un principio. No sabes lo que va a pasar con el artista porque nunca tuvo esa vida antes. Se vuelven locos y piensan que van a ganar la misma plata toda la vida. Se ponen a gastar en ropa, fiestas. Yo no la recomiendo. También he visto a algunos que no saben cómo afrontar la fama y les da miedo gastar su dinero y hasta salir a la calle. Pero creo que lo mejor es una fama gradual, como lo que ha hecho Polimá, que lleva de cinco a seis años de carrera y ha ido de a poquito. 

 

Su relación con Westcoast

Hueón, peleé con el Poli, tenís que manejarlo tú”, le dijo Sebastián, exmánager de Polimá Ngangu Orellana, más conocido como Polimá Westcoast, a Diego Sagredo. En octubre de 2020 el cantante rompió con su anterior representante y quiso trabajar de inmediato con Diego.

“Soy amigo del Polimá desde que él tenía 15 años y yo 20. El proyecto del Poli me encantaba, pero era raro que sacara a Sebastián del camino, hasta el día de hoy todavía somos muy amigos. Como en ese momento él también quiso que yo fuera el mánager, le dije que ningún problema”, relata.
Diego Sagredo y Polimá Westcoast el rodaje del video del Remix de Ultra Solo
-¿Sientes que has sido responsable del boom que ha tenido Polimá?
-Me atrevo a decir que sí. Él antes hacía un trap muy duro, que era espectacular, pero muy gringo, y yo le decía: ‘Tu música excelente, pero en Chile no va a pegar’ y él insistía en que sí. Un día casi nos enojamos porque yo le dije: ‘Hueón si no me haces caso, si no hacís reggaetón, no sirve da nada porque yo no te puedo ayudar a gestionar. No estás haciendo la música que hoy está vendiendo’.

Para resolver su pugna, Sagredo le ofreció lanzar una canción de trap y otra más bailable, de reggaetón. “Lanzamos ‘Cu4tro’ con Pablo Chill-E y Arón Piper, que de hecho cumple un año en septiembre. Fue tendencia número uno en el país dentro de las plataformas digitales. Ya suma millones (de reproducciones). Con eso, lo empezaron a llamar para shows porque la canción se metió en todos lados”, cuenta Sagredo.

Luego lanzaron el tema “Moneyman” con Pablo Chill-E, Harry Nach, Galee Galee e Ithan NY, y de nuevo fueron número uno nacional. “Con esa me dice: ‘Diego, tienes razón. No dejo más de hacer reggaetón’. Yo le digo que ya va a llegar el momento de que estemos tan posicionados que va a poder sacar cinco discos de trap si quiere y no va a haber problema, pero había que pavimentar el camino”, agrega.

Para este segundo semestre Polimá tiene agendada una gira por Sudamérica: “Tenemos arena en Bolivia, Perú, Colombia y también se viene una canción con uno de los featuring más grandes que se han lanzado desde Chile”, cuenta el mánager.
-¿Qué crees que se viene para esta industria musical urbana? ¿Cuál es tu predicción para el género?
-Yo siempre lo he dicho y lo he recalcado: Chile será una potencia mundial. Lo va a ser. Tenemos el sonido muy fresco porque nos criamos escuchando esta música. Además, tenemos muy buena narrativa, país de poetas. Los chicos tienen una forma de escribir y de expresarse. Antes había uno o dos, pero ahora hay hasta diez artistas viajando (en giras) y cada vez van a salir más.
 

El estigma de la música urbana

-”Oye mi gentecita linda, calmémonos un poquito que hay una persona herida. Guarden sus pistolas por favor. Si quieren pasarlo bien eviten los balazos” -tuvo que decir Pailita desde el escenario para detener su show en Lota. En ese momento luces del espectáculo seguían encendidas, pero la multitud estaba silenciosa. Le había llegado un balazo en la pierna a una niña.

Según Diego, esto no es un evento aislado en los conciertos: “Hemos estado cantando y han comenzado los balazos dentro del show y todo el mundo al suelo”, cuenta Sagredo. Agrega que “hemos visto muertos en algunas ocasiones a raíz de las balaceras. Ya hemos visto de todo. Chile está cada día más complicado en ese sentido, no es algo lejano. También pasa que están cantando los artistas y han baleado autos afuera (del recinto)”.

Al venir de la marginalidad, algunas letras de trap hablan sobre drogas, delitos y armas. Esto lo ha llevado a ser un género criticado por tener alto contenido explícito de este tipo. Al respecto, Diego dice que “no podemos hacer oídos sordos ni hacernos los tontos”, pero enfatiza en que “la música urbana nació en la calle, en barrios y poblaciones”. 

“Del 100% de (cantantes de) música urbana, hay un 15 o 20% que hablan de lo que ellos viven. Gente que está ligada a la narcocultura, al narcotráfico y a la delincuencia. Cabe destacar que hay un 80% de artistas muy profesionales y están todos metidos en el mercado, trabajando a diario en los estudios, en ruedas de prensa y en mil cosas para sacar adelante a sus familias y poder cambiar su estilo de vida. Es mucho más el lado positivo que el negativo”, reflexiona Sagredo.

Escucha la playlist Top 50 de Chile de Spotify acá:

 


El estilo del cerebro de la reforma previsional que incomoda a las AFP

Christian Larraín, subsecretario de Previsión Social, es quien está liderando el proyecto. Con trayectoria lejos del mundo político, el economista se ha juntado con representantes de todos los partidos, con la CPC, la CUT y organismos internacionales. Pero con las AFP ha mantenido una relación distante -y tirante- dicen algunos.

Sus años en México y el rol de Patricio Fernández en su llegada a La Moneda: los episodios menos conocidos de Carolina Tohá

Pese a la larga y conocida trayectoria de la actual ministra de Interior, hay episodios de su vida menos sabidos: sus puentes con el sector privado, su veta “urbanista”, sus años en México, su doctorado en Milán, su íntima red de amigos y el rol que jugó Patricio Fernández en su llegada a La Moneda. ¿Su primera prueba de fuego? La seguridad y control del orden público.

Anna Niityla, la encargada de la nueva oficina de CMPC en Finlandia

Tiene 35 años y su primer acercamiento a Chile fue el 2013 gracias a un intercambio con la Universidad Mayor. Se enamoró del país y en 2016 decidió instalarse aquí. Conoció la CMPC cuando era consejera senior del Business Finland, el brazo comercial de la embajada de Finlandia en Santiago, y empezó a estrechar vínculos con la compañía del Grupo Matte.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR