Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Aisén Etcheverry: “El Instituto Nacional del litio será 100% estatal”

Aisén Etcheverry: “El Instituto Nacional del litio será 100% estatal”

La ministra de Ciencias dice que habrá colaboración público-privada en esta instancia y que la entidad se emplazará en algún lugar de la Región de Antofagasta.

Por: Valeria Ibarra | Publicado: Sábado 13 de mayo de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

¿Cómo una abogada de la U. de Chile llega a ser ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación? Aisén Etcheverry no puede evitar sonreir ante la pregunta. Desmitificando esa separación entre el derecho y los números, la secretaria de Estado cuenta que siempre fue buena para las matemáticas y tuvo cercanía al mundo científico y tecnológico. “Mi primer trabajo, de hecho, en Estados Unidos, fue en Silicon Valley, en Oracle, que era una empresa tecnológica, y de ahí toda mi carrera en el sector público la he hecho vinculada a ciencia y tecnología”. Opina que, además, “es muy útil ser abogada para entender la política pública”.

Conocía al Presidente Boric siendo diputado en sus múltiples roles en la institucionalidad pública ligada a la tecnología. Dice que nunca deja de pensar como científica -cuando está en Tunquén y siente el agua helada, piensa en la corriente de Humboldt- que es una omnívora lectora, de novelas de Mariana Enríquez, Alejandro Zambra y Pierre Lemaitre hasta la biografía de la pionera de la computación -”leí una biografía el otro día de una científica que se llama Ada Lovelace”-, y que sus gustos musicales van muy de cerca de las aficiones de sus hijos, con quienes tiene una lista común de éxitos en Spotify de Gepe, Anita Tijoux y Francisca Valenzuela, entre otros.

En lo contingente, esta cartera tiene un papel importante en la Estrategia Nacional del Litio, donde una pieza fundamental es generar conocimiento sobre este mineral, considerado el “oro blanco” del siglo XXI.

“El litio es un mineral que tiene un potencial gigantesco, es estratégico también, pero es una oportunidad que tenemos como país para construir desarrollo que se sostenga en el tiempo. Y eso se hace a través del conocimiento y la tecnología”, señala.

-¿Y su rol en el Instituto Nacional del Litio?

-Nosotros estamos trabajando el Instituto Nacional del Litio en coordinación con el Ministerio de Minería, de Medio Ambiente, de Economía y la CORFO. Los menciono a todos porque este es un instituto que al igual que la política, tiene este grado de transversalidad. Necesitamos tener la mirada medioambiental, de desarrollo tecnológico, mirada científica y necesitamos la mirada de minería también.

-¿Va a depender jerárquicamente de Ciencia?

-Ahora se está diseñando no sólo qué es lo que tiene que hacer este instituto, que tiene que investigar y desarrollar tecnología, sino que tenemos que definir las áreas, la gobernanza, quién le va a dar direccionamiento, cuáles son los ministerios de los que va a depender con mayor énfasis y luego cómo evoluciona en el tiempo, cómo se financia en el tiempo.

-¿Y dónde se localizará?

-En la Región de Antofagasta. Hay que definir exactamente el lugar, pero el hecho de que haya una concentración de recursos para investigación y desarrollo tecnológico ahí, tiene infinitas potencialidades para el desarrollo de esa región, no sólo respecto del litio, sino que de la región en su conjunto. Aquí estamos hablando de proyectos de vida que se habilitan porque hay investigación, las universidades que van a trabajar de la mano con este instituto, nuevas líneas de investigación, más carreras y así se va generando desarrollo.

-¿El Instituto Nacional del Litio va a ser 100% estatal o va a ser con participación privada?

-Lo estamos pensando 100% estatal. Lo que no significa que no vaya a trabajar en coordinación con el sector privado. Hoy los institutos tecnológicos que existen tienen una vinculación estrecha con el sector privado y eso ha demostrado ser muy virtuoso en muchos casos. Estos institutos tienen además una relación estrecha con las universidades que se potencia en ambas direcciones. Si bien estamos pensando una gobernanza que sea completamente pública, estos vínculos van a ser súper necesarios, porque esa es la forma en que se hace ciencia y tecnología también aquí. Eso no se puede desconocer, es con colaboración público privada”.

-El conocimiento en torno al litio, ¿busca industrializar este mineral en Chile?

-La expresión que usó el Presidente Boric, si mal no recuerdo, era participación en toda la cadena de valor. Y toda la cadena de valor llega también a los productos que se construyen en base a litio.

-¿Automóviles eléctricos? ¿Baterías de litio? ¿Qué productos, en concreto?

-Yo creo que no hay que descartar ninguno. Evidentemente hay espacios donde hace más sentido que exista investigación y desarrollo y exista desarrollo tecnológico. Esto lo explicó muy bien la ministra de Minería hace algunos días: dadas las características de la industria de los automóviles, puede ser que no sea lo más competitivo para nosotros entrar en el mundo de las baterías de automóviles, pero sí en el mundo de las baterías estacionarias dado que tenemos tanta producción de energía solar en el norte, por ejemplo.

Pero estos análisis en el fondo de dónde conviene entrar o no entrar, suponen tener capacidades que nos permitan tomar esas decisiones. Y eso supone hacer inversión también. Y por eso es tan importante el Instituto, porque nos va a permitir tomar esas decisiones basadas en evidencia de dónde podemos participar, de cómo vale la pena, de qué tecnología y de cómo esa tecnología además es consistente con el cuidado del medio ambiente y la comprensión social.

-¿Ha hablado con las empresas que producen litio, SQM y Albemarle?

-Hoy día la conversación con SQM y Albemarle y las demás empresas está centralizada a través de Codelco, y Codelco es el mandado por el Presidente a llevar esa negociación hacia adelante, donde el componente de desarrollo tecnológico es parte de la negociación.

Nosotros aquí entramos en segunda línea. En el fondo, Codelco es la cara visible del trabajo, pero evidentemente con una coordinación interna que ocurre siempre.

-¿Y tienen un modelo de referencia o país que quieran emular?

-Yo diría que que la generación de conocimiento o la investigación no parte de referentes, sino que parte de preguntas. Ese es el punto de partida cuando tenemos a investigadores que han estudiado, por supuesto, no en el vacío. Son personas con doctorado en líneas de investigación en minerales, microbios, en fin, en lo que sea. A partir de ese conocimiento se hacen preguntas nuevas, preguntas como para qué sirven los otros minerales que están en el salar.

Yo creo que lo que tenemos nosotros en el desierto de Atacama, por sus características que son bien únicas, nos abre también una posibilidad de hacernos preguntas y de crear conocimiento que no existe en otros lados. Entonces, cuando nosotros importamos conocimiento, nos estamos perdiendo probablemente de mucha riqueza y de muchas sutilezas que vienen en nuestra naturaleza. Por eso es importante tener un sistema de ciencia y tecnología que esté sano y que esté constantemente estudiándonos a nosotros mismos: a nuestra naturaleza, nuestra evolución y nuestra biodiversidad.

Estamos haciendo esta apuesta por el litio para que en Chile se desarrolle conocimiento que no existe en ningún otro lugar del mundo.

Poca I+D

-¿Cómo estamos en I+D?

-Aquí hay un dato duro: el gasto que hacen hoy día los privados en investigación y desarrollo como porcentaje del PIB o como proporción del gasto total que se hace, que en el caso de Chile es 1/3 del total. Los países desarrollados tienen 2/3 del total que viene desde los privados.

Los privados todavía hacen poca I+D, si es que nos comparamos con otros países. A nosotros nos interesa entender por qué los privados no invierten más en I+D. Hay, por supuesto, incentivos que se pueden crear, como aquel que era parte de la reforma tributaria; hay herramientas que el Estado puede proveer, pero también hay una reflexión que yo creo que está ocurriendo en el sector privado, de cómo ellos también pueden hacen más.

-¿En qué áreas somos líderes mundiales o con gran potencial?

-La industria de la minería es muy grande en Chile, todos lo sabemos, con una industria de proveedores con desarrollo tecnológico muy importante. Pero hay otros ámbitos que tienen un potencial gigantesco y que tienen potencial de transferencia a otras áreas. Estoy pensando, por ejemplo, en el trabajo que se hace vinculado a ciencia y tecnología con los observatorios astronómicos; o el trabajo que se hace vinculado a ciencia y tecnología con el CERN, el acelerador de partículas, o el trabajo que se está haciendo en materia de exploración de los océanos, con las investigaciones alrededor de la Fosa de Atacama.

Se hace ciencia ahí, pero también tecnología. Un observatorio necesita tener los mejores aisladores sísmicos porque hacen óptica de precisión y por lo tanto no pueden vibrar. Si lo podemos hacer para el observatorio, por qué no lo podemos hacer para medicina de precisión. O por qué no lo podemos hacer en la industria satelital, por ejemplo, a propósito de las reparaciones que se tienen que hacer en satélites que están en órbita, donde de nuevo se requiere un nivel de precisión específico.

Entonces lo que les quiero transmitir es que muchas veces nos quedamos con la industria asociada a esta industria tan grande que es la minería y que efectivamente ha sido exitosa e innovadora. Pero hay un potencial enorme en otros espacios que quizás se ve menos y que hemos explorado menos, pero que para nosotros son de mucho interés.

-¿Somos líderes mundiales en observación astronómica?

-Absolutamente. Hoy día tenemos 50% de la observación astronómica del mundo, y con las inversiones que vienen a futuro vamos a tener casi el 70% de la observación mundial desde los cielos de Chile. Eso nos ha permitido desarrollar ciencia en astronomía, que es de primer nivel, pero también nos ha abierto la puerta a hacer desarrollos en logística, en ingeniería, en electrónica, en robótica, en inteligencia artificial.


“Me duele esa cifra”

-El Ministerio de Ciencia hace cada año una Encuesta sobre de Percepción de la Ciencia, la que fue recién publicada. ¿Qué cifra le impactó?

-Hubo una que me dolió mucho a mí personalmente. Una de las preguntas es si las personas creen que los niños y las niñas tienen o no las mismas capacidades en matemáticas. Y un poquitito más del 18% de los encuestados consideraron que las niñas eran menos buenas para las matemáticas que los niños. Pero ese número duele por dos razones. Una, porque no es cierto. La ciencia nos dice que no hay absolutamente ninguna diferencia. Los cerebros de las niñas y de los niños están igualmente equipados para las matemáticas, y por lo tanto no es verdad. Es un mito. Y la segunda razón por la que me duele es porque es un mito que yo creo que debimos haber derribado hace ya mucho tiempo. Lo tomamos con toda la humildad, y vamos a trabajar fuertemente por derribarlo mañana mismo.

Producción, marketing, gin y ropa: la faceta emprendedora de Luis Jiménez

Alejado del fútbol, el excapitán de Palestino comenta que está abocado a los negocios. Si bien su interés por el mundo empresarial lleva más de 10 años, hoy -explica- está enfocado 100% en sus compañías. Planea llevar su marca de moda Louis Antoine a Medio Oriente, su productora WeHub a Miami y lanzar un gin en abril. Todo eso, mientras estrena una agencia de marketing y potencia su firma de becas deportivas en Estados Unidos. “He aprendido a elegir bien a las personas con las que trabajo”, explica.

Hermanos Piñera Morel: “Nos consuela saber que te fuiste feliz, con el corazón llenito”

Los cuatro hijos de Sebastián Piñera y Cecilia Morel -Magdalena, Cecilia, Sebastián y Cristóbal- escribieron juntos una carta para esta edición en la que recuerdan diversos episodios con su padre: hablan de su reciente viaje “en choclón” a Punta Cana, del fondue que él les preparaba en vacaciones y de cómo han sido estos últimos días, en los que pese a la pena, también hubo “piñericosas”. “Teníamos la intuición de que iba a partir así… siendo un aventurero y amando su libertad. ¡Pero jamás tan pronto! Porque por Dios que tenía profundas ganas de seguir viviendo”.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR