Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Matías Muchnick: “Todavía sentimos que no tenemos éxito"

Matías Muchnick: “Todavía sentimos que no tenemos éxito"

En MAS Pitch el fundador de la foodtech habló sobre lo que el llama “el lado A” de NotCo, del “not emprendimiento”. Contó que al nacer los médicos dijeron que moriría pronto, que desde los seis años va al psicólogo, y que hace un mes murió una trabajadora de la startup.

Por: María José López / Foro Verónica Ortíz | Publicado: Jueves 8 de diciembre de 2022 a las 15:00
  • T+
  • T-

“Me pidieron que hoy cuente algo distinto. Pero de NotCo se ha escrito mucho en los diarios, tal vez más que del Presidente Boric. Entonces, quise hablar del otro lado de NotCo. Del otro lado de mi también. No quería hablar de la historia de Jeff Bezos, ni Hamilton, ni Roger Federer, ni del unicornio, ni el 1.5 millones de dólares. No quería hablar de eso que ya se conoce. No quería hablar de Starbacks, Papa Jones, Burger, Whole Foods ni Not Milk ni los lecheros. No quería hablar de nada de eso.

Entonces empiezo por mí. Soy Matías, soy el fundador de NotCo. Nací en Chile, en la Clínica Las Condes, 18 de mayo de 1988, un jueves en la tarde lloviendo. Cuando nazco viene todo bien, hasta que le dicen a mi viejo, ‘Alberto, tenemos que hablar contigo. Mati nació con el corazón al lado derecho. Probablemente no va a vivir más de 5 a 6 años’.

Mira la charla Matías Muchnick desde el 1:58:30 hasta el 2:18:51

Al final mi corazón estaba al lado izquierdo, pero creo que desde chico me tomé la vida un poco gratis. Siempre fui rebelde, soy un gayo sensible, muchas veces egoísta, tengo mi lado bueno, mi lado malo, soy humano. Mi sensibilidad me hace llorar cuando veo un video de American Idol en Tic Toc. Ese es el Matías real, el lado A, que no sale en ninguna parte.

La partida de GuiselleEntonces, ¿cómo cuento el lado A de NotCo? Porque no es el lado B, es el A. Entonces quiero empezar con la más fresca, que es la historia más dura que me ha tocado vivir en mi vida. Dos lunes atrás, me levanto como cualquier lunes, sabiendo que es durísimo, que me voy a levantar con un inbox absolutamente lleno, sé que voy a estar con un nivel de cortisol altísimo, sé que voy a estar súper estresado, con una agenda brutal... veo que tengo 35 llamadas perdidas. Como fundador, sabes que cuando eso ocurre, es porque algo muy malo pasó. Y yo lo que hago es pensar cómo solucionar un problema rápido. Esa es una virtud que tengo. Y después delegar a la gente que sabe mucho más que yo a resolver problemas.

Pesqué la última llamada, era Katriel, gerente de Investigación y Desarrollo. Y me dice Mati, ‘te tengo una muy mala noticia’. Yo dije ‘chucha, le fallamos a Starbucks, el producto cagó, no salió el NotCheese, los lecheros nos cagaron. No. Nada de eso. Me dice ‘murió Guiselle (Cedillo)’. Ella era la gerente de Investigación y Desarrollo para NotCo, estuvo 2 años con nosotros, era mexicana, nació en Monterrey, estudió en la mejor universidad, en la Monterrey Tech, se fue a vivir a EEUU, hizo el American Dream, trabajó en Kellogs, en Campbell, varios otros años en las mejores empresas del mundo, y llegó a NotCo.

Hace 6 meses le diagnosticaron cáncer, tenía 39 años. Cuando eso ocurrió ella me lo cuenta, Mati tengo cáncer estomacal, puede que me vea disminuida los próximos meses porque me voy a estar haciendo quimio. Y le digo, ‘pero Guiselle, tómate tres meses, anda a quimio, te esperamos, no te preocupes’. Y me dice: ‘no, tú me sacas del trabajo y muero’. Y me dice, voy a seguir trabajando, voy a estar a veces sin cámara puesta, se me va a caer el pelo, y me da vergüenza. Y le dije, voy a apañarte con todo. Ella ya era flaquita. Y los próximos meses fue yendo a la oficina, y yo veía cómo se deterioraba. Pero prendía el micrófono y estaba perfecto. Con una energía que para los que estamos relativamente sanos, solamente podemos envidiarla. Si yo hubiera ido a una guerra, Guiselle hubiera sido la primera en elegir y que estuviera en la trinchera. Y todo NotCo, que la conoció, debe pensar lo mismo.

Nadie te enseña a pasar estos momentos: cómo se lo contábamos a la compañía, cómo honorábamos a Guiselle. Son las cosas que no salen en las noticias, pero son las cosas que tenemos que lidiar. Esa es una historia triste. Sigue siendo. En NotCo hay gente con el corazón roto, y la promesa es que Guiselle va a vivir siempre en la compañía”.

Los 25 años de terapia"Hay otra historia. Siempre he dicho que soy un tipo muy privilegiado. Nunca me faltó nada. Fui al Santiago College, que me regaló 10 ‘hermanos’ que me han acompañado la vida entera. Y tengo unos papás que siempre me han apoyado. Y hay otro lado del privilegio, que tiene que ver con los valores que les deja la casa. Soy un privilegiado porque siempre me inculcaron valores extraordinarios y espacios para poder conversar cosas que quizás con los papás nos da miedo conversar. Uno de los privilegios que tuve fue poder ir a terapia, probablemente 25 años de mi vida, ya tengo 34, así es que más de la mitad de mi vida he ido a terapia, soy súper trabajado, una de mis virtudes es que soy súper empático, conozco a la gente, sé fijarme en gente extraordinaria de muchos lados, y creo que NotCo es eso. Un conjunto de gente sumamente extraordinaria, y por eso llegamos donde llegamos.

Hablar de mental health, no lo hacemos nunca. Somos un grupo de fundadores, y tenemos una presión de la puta madre. Todas estas rondas de inversión, la gente que invitamos a cumplir sueños, probablemente a cumplir nuestros propios sueños, y ellos trabajan por cumplir tal vez los sueños de nosotros, y tenemos que repartir esa convicción, y repartir los resultados, y repartir muchas cosas.

"De repente se me olvidaba dormir"Quiero contarles del 2019, fue el año más duro por escándalo. Ese año no nos resultó nada. Habíamos cerrado una ronda de Jeff Bezos. El pelado aparecía en todos los diarios de Chile, en todos los diarios de Argentina, Brasil, EEUU, todo. Había un glamour para fuera, brutal. Pero entrabas a Macul y era un zoológico. Estábamos en un laboratorio de 150 m2. Ahora llegar a NotCo hoy es distinto que hace 3 años atrás. Éramos 80 personas en una sala enana donde no se podía ir al baño porque te robaban la silla. Te robaban el cargador, los cables, eso pasaba. En 2019 tratamos todo, y no nos resultó nada. Tratamos de ir a Argentina, y nos fue pésimo. A Brasil, y no cachábamos una. Y estábamos detrás de una inconsistencia realmente brutal. Y creo que lo que más me afecta a mi es ser inconsistente. Y ¿qué me pasó? Y esto no solo me pasa a mi, le pasa a muchísimos fundadores. Me ha tocado acercarme a muchos, y darme cuenta que lo que me pasó no es tan raro.

Me tocaba viajar, viajaba 4 veces a la semana, mínimo y de repente se me olvidaba dormir, porque dormía en los aviones. Me acuerdo que una vez, salgo un domingo de San Francisco, llego la mañana del lunes, tengo 8 reuniones con inversionistas, los 8 pasaron, me fui a NY esa misma noche, entonces duermo en el avión, voy a NY, tengo tres reuniones, y en la noche me voy a Brasil, estoy todo el día en la oficina, y en la noche tengo una entrevista con Eduardo, todavía me acuerdo, para un puesto en la posición de operaciones.

Y de repente me empieza a dar un ataque de pánico. Eso era algo que le pasaba al resto, nunca me iba a pasar a mí. Era una cosa muy rara, que yo no conocía. Pensé que me iba a morir. Me acuerdo que estaba a punto de desmayarme, y Eduardo me dice Mati, ¿estás bien? Cuento corto: no había dormido en dos días, el estrés que tenía era brutal. Las cosas que quería no resultaban. Y la inconsistencia era demasiado alta para que mi cerebro entendiera qué es realidad y qué es ficción. Y eso nos pasa a todos. Me iba a Argentina, pero mi mamá me dice, 'no tomes ningún avión, yo me tomo uno a buscarte'. 'No es necesario', le dije. Volví a Chile, fui al psiquiatra, y me dice ‘estás con un nivel de estrés brutal’. Me recetó un par de remedios. Tomé por tres meses y después me recuperé. Pero, estas cosas pasan. Somos humanos, pero de repente no compartimos nuestros dolores.


Las Not Mayo que se reventaron camino al Jumbo

Cuando lanzábamos la Not Mayo en Jumbo, febrero de 2017. Nos demoramos probablemente tres meses en procesar y producir el primer pedido de Jumbo. Y me tocó a mi producir, etiquetar, llamar al camión. Entonces entre los cinco flacos que estábamos agarramos el palet y lo subimos arriba. Y empieza a pasar la hora. A las 7:00 am reservarmos el camión. Empiezo a llamar y no me contesta, no me contesta, a las 4, las 5, algo pasó acá. A las 6 de la tarde me llama Matías Poblete, quien era el comprador de la categoría mayonesa de Jumbo y me dice: ‘qué onda. Todas las mayonesas llegaron reventadas'. Lo primero que pensé fue en la competencia. Unilever nos pinchó el camión. En medio de toda esta teoría conspirativa voy al centro de distribución y claro, lo que pasó fue que nunca hicimos un test de transporte del packaging, se reventaron todas las mayonesas, nadie nos dijo nada, y fue una mala decisión de nosotros. Agarro el teléfono y le digo, Tomás, sory, dame un tiempo más. No te doy más de dos meses, si no, no entras al Jumbo. Llamo a mi viejo, y le digo, me voy de esto, cagó NotCo. Le cuento, y me dice, no cagó notco. Cagaste tú si no vuelves a la planta a producir. Y así fue. Nos dimos media vuelta. Empezamos a producir, y nos pasó una cosa maravillosa. La primera notmayo era malísima. Y la habíamos tirado al supermercado igual. En ese proceso, me dan de probar, y yo dije, ya sé que queremos llegar a esto. Esta es la notmayo. Me vas a romper el corazón si no. Fue maravilloso. Porque todo lo que pensé que podía hacer NotCo, estaba ahí. Vuelve la mayo, agarramos 7% de participación de mercado en tres meses y ese fue el boost más lindo y el primer caso de éxito que tuvo NotCo que permitió que NotCo llegara a ser lo que somos hoy. La compañía de tecnología de alimentos más valorizada no solo en Chile, no solo en Latam, si no, en el mundo completo. Así es que todas estas historias que estoy contando son parte demasiado importante de este éxito que le suelen llamar en los medios, la foto, linkedin. La realidad detrás de todo esto es brutal. Y eso lo sabemos todos los que emprendemos. Lo que quise hacer hoy no era jactarme de nada de lo que ha hecho NotCo, somos unos huevones normales, todavía sentimos que no tenemos éxito, y eso es realmente algo del núcleo de la cultura de la compañía, no le hemos ganado a nadie, no nos sobra nada, trabajamos probablemente más que todos, y la base del esfuerzo, inteligencia, empatía, ha hecho que NotCo tenga inversionistas muy buenos.

Hay un chat que se llama el futuro de Chile???, porque ni si quiera sabemos si nosotros lo somos o no, que comparto con muchos de acá. Y ahí se habla mucho de esto. Se habla mucho de la soledad. Llegar arriba es llegar solo, y darte cuenta que no hay nadie muchas veces. Pero quizás un poco más arriba hay gente que está viviendo exactamente lo mismo que tú. Compartimos eso. Quizás no lloramos pero nos juntamos, jugamos tenis, somos humanos y nos tenemos que mostrar así. Y nada…qué quieren que les siga. El lado A del emprendimiento es extremadamente difícil y llegar donde estamos nos es fácil. Hay que sacrificar un montón de cosas. Personalmente he tenido tres compañeras en este viaje, que me han acompañado y quizás yo muy egoístamente, no he podido dar de vuelta lo que requiere tener una pareja estable, y eso es parte. Yo lo elegí y me hago cargo. Y eso, quería contarles un poco el lado A que no se cuenta nunca. No solamente Jeff bezos, no solamente los 400 millones de usd levantados, no solamente los 1.5 millones de usd de valorización, detrás hay un esfuerzo tremendo, sufrimos como cualquier otra persona, estamos constantemente pensando si estamos bien o estamos mal y es así de dicotómico, y lo dijo elon musk, emprender es estar mascando vidrio al borde de un precipicio. Siempre vas a estar a punto de caerte y siempre vas a estar sufriendo. Les quería dar una perspectiva del Not emprendimiento”.

El emotivo testimonio de Alfonso Swett: en septiembre le diagnosticaron cáncer. Ahora está sano

En el marco de los premios entregados por la Fundación de Egresados de la Facultad de Economía y Administración UC, el expresidente de la CPC contó algo de lo que hasta ahora no había hablado públicamente: hace aproximadamente cinco meses le diagnosticaron cáncer grado 4. Sin embargo ahora está completamente sano. "Quiero dar gracias a Dios por haberme regalado varios milagros (durante el tratamiento estos meses)", reflexionó el empresario.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR