Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Máximo Pacheco: "La responsabilidad de salir de esta crisis ambiental la tenemos todos colectiva e individualmente"

Máximo Pacheco: "La responsabilidad de salir de esta crisis ambiental la tenemos todos colectiva e individualmente"

Máximo Pacheco Matte, presidente del directorio de Codelco, desclasifica cómo, cuándo y por qué se decidió cerrar la fundición Ventanas, en donde la estatal pierde al año US$ 50 millones. Lo que partió el 6 de junio pasado, con una emergencia ambiental en la zona, terminará en cuatro años o más, cuando “se desmantele el último pedazo de fierro”. Todo seguido de cerca por el Presidente Boric.

Por: Valeria Ibarra | Publicado: Sábado 25 de junio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Una reunión en La Moneda entre el Presidente Gabriel Boric y Máximo Pacheco Matte, a fines de marzo, selló el destino de la Fundición Ventanas de Codelco. Ahí, cuando nombró a Pacheco (69 años, militante socialista, exministro de Energía y por varias décadas alto ejecutivo de la mayor forestal del mundo, International Paper) como presidente del directorio de la minera estatal, ambos repasaron durante más de una hora los grandes desafíos de la cuprera en inversiones, aporte al desarrollo del país, importancia fiscal y sustentabilidad. Y ahí se vio el dilema de Ventanas. En una segunda cita, a fines de abril, se profundizó en estos grandes temas.

En un gobierno definido como “ecologista”, que en una zona de “sacrificio” como se ha catalogado a la Bahía de Quintero-Puchuncaví estuvieran emplazadas dos compañías estatales (Codelco y Enap) era fuente de dolor. Y Codelco podía obrar como medicamento o al menos, como un potente analgésico.

Pacheco Matte habla con DF MAS tras una semana intensa, satisfecho porque tras un paro de 24 horas, los trabajadores de Codelco aceptaron sumarse a la mesa de negociación para convenir el destino de los 348 operarios de Ventanas. Porque, hay que decirlo, aunque era interés de Codelco y del gobierno zanjar el destino de la fundición este año, la naturaleza precipitó la determinación.

El comienzo del fin: 6 de junio

El 6 de junio de 2022 empezó realmente el cierre de Ventanas. “Después de una lluvia, ese día viene una inversión térmica que deja transformada a la bahía en una olla a presión, sin gases y sin vientos. Se genera una alarma pública y el gobierno declara emergencia ambiental en la zona, por primera vez en tres años”, cuenta Pacheco.

Escala la alarma. “Los noticieros, los medios, los reporteros estaban cubriendo las decenas y a veces centenas de niños y niñas que entraban a los centros hospitalarios intoxicados. Y nosotros, a las 11:00 de ese día, lunes 6 de junio, comprendiendo lo que estaba pasando a nivel de la opinión pública, a nivel de la comunidad, paramos nuestra operación en Ventanas para mostrar nuestra empatía con lo que estaba pasando, nuestra disposición a contribuir a calmar la emergencia, mientras los niños seguían llegando a los hospitales y los centros de salud. Ese fue el origen de la decisión de avanzar en el cierre de Ventanas”, dice el presidente ejecutivo de la firma.

Y retoma: “Nosotros llegamos al directorio con la planta parada, donde la administración de la empresa, presidida por su presidente ejecutivo, nos muestra todo lo que se ha hecho y nos da dos opciones. O continuar operando con la planta o anunciar que vamos a avanzar en el proceso del cese de operaciones. Y el directorio, tal como nos pidieron los dirigentes sindicales y los trabajadores, cortó el queque, contribuyendo a terminar con esta incertidumbre que por años existió”.

“Terminada la reunión, inmediatamente después el presidente ejecutivo (André Sougarret) va a reunirse con los líderes sindicales de Ventanas”.

-¿Por qué el Presidente Boric decide anunciar el cierre?

-Todo el mundo estaba siguiendo la emergencia, la estaba siguiendo la ministra de Salud, la ministra de Ambiente, la ministra de Minería, el gobierno en La Moneda. Yo le informé entonces al gobierno que el directorio ha tomado esta decisión, y de ahí a las 09:15 de la noche, el Presidente de la República, por televisión, expresa que él ya está informado del acuerdo del directorio y que él respalda esta medida.

-¿No es ésa una intervención al gobierno corporativo de Codelco?

-En Codelco tenemos un gobierno corporativo que por ley desde el año 2010 establece que la dirección de esta empresa es responsabilidad del directorio de Codelco. Y ése es el directorio que toma la decisión. Ahora si la gente pretende que no se opine de ello, me parece la cosa más extraña. ¿Cómo no va a opinar el poder político? ¿Cómo no va a opinar el Poder Legislativo? ¿Cómo no van a mirar los medios?

-Se anunció el cierre sin tener aprobada la ley que lo permite. ¿No es eso algo raro o ilegal?

-El directorio está compuesto por personas altamente calificadas, competentes, seleccionadas de una manera muy exigente. Los directores no solo toman en consideración los aspectos técnicos de esta decisión, de lo que está pasando con ese barrio, cómo ese barrio está afectando nuestra reputación, cómo ese barrio está comprometiendo, digamos, la capacidad nuestra del cobre que venga, no de zona de sacrificio, o que nuestro financista, digamos que tienen 18 mil millones de dólares en bonos de Codelco, puedan decir “estos bonos los emite una empresa que no está en una zona de sacrificio”.

Todos estos aspectos financieros, económicos y técnicos. Pero nuestros directores también son gente que analiza el enorme impacto político y social de una decisión. ¿Cómo impacta en los sindicatos, en los líderes políticos? ¿Cómo va a reaccionar el gobierno de turno? Son preguntas básicas. Imagínese que votábamos no avanzar en el cierre. ¿Usted cree que esa medida habría durado algo?

Todos nosotros somos conscientes de que una medida de tal impacto social, económico, político, requiere hacerse la pregunta: ¿Tendremos o no tendremos piso para hacer esto? Yo tengo 40 años en ejercicio de la profesión de ejecutivo corporativo, y cualquier directorio de cualquier empresa importante y más todavía, la más importante de Chile, esa pregunta se la hace antes de votar.

-Pero eso es hacer política ambiental a través de Codelco. ¿Es legal? ¿Es correcto?

-A mí me parece que todas las empresas tienen la obligación de hacer política ambiental. La gobernabilidad ambiental no es solo responsabilidad de lo político o del gobierno de turno, es una responsabilidad de los actores sociales, de las empresas, de las comunidades. ¿O sea, cómo le vamos a delegar la política ambiental solamente a los que hacen las leyes o solamente a los que administran la fiscalización y las regulaciones? Estamos en una emergencia planetaria. Estamos en un mundo de cambio climático, de calentamiento global. Necesitamos entender que la responsabilidad de salir de esta crisis ambiental la tenemos todos colectivamente e individualmente.

Críticas de Sonami: “Ellos tienen aquí un negocio y lo que están haciendo es defender su interés particular”

-¿Esperaba una reacción tan dura por el cierre de Ventanas, considerando que es algo que se veía analizando hace décadas?

-Yo entiendo la reacción, porque creo que la gente ya había perdido la esperanza de que el tema se resolviera. Eran tantos años hablando de esto y sin tomar medidas, que probablemente la gente habría perdido la confianza.

Cuando me reúno con los dirigentes sindicales, los mismos trabajadores, los directivos, todos ellos dijeron “llevamos tanto tiempo en esta incertidumbre”. No podíamos seguir sosteniendo esta incertidumbre.

Luego llegamos a Codelco y comienza toda esta conversación, discusión de la zona de sacrificio. La comunidad y la opinión pública, señalándonos con el dedo como los responsables de la saturación. Y yo creo que esto ha sido un proceso muy largo y muy doloroso para nuestros trabajadores y para la comunidad. Y también esto es una situación de mucha carga emocional. Por lo tanto, puedo entender perfectamente bien, puedo empatizar con las reacciones. Con lo que le pasó a las personas.

Cuando se informa que el directorio de Codelco se reúne y acuerda por mayoría avanzar en el proceso de cese de operaciones de la fundición Ventanas, como que de repente era difícil creer lo que estaba pasando.

-Sonami, presidida por Diego Hernández, ha sido especialmente crítico con la decisión, que califica de apresurada, que impacta a la pequeña y mediana minería. ¿Qué tan acertadas son sus críticas? 

-Yo no estoy en los zapatos de Diego Hernández, pero sí le puedo decir que entiendo que ellos tienen aquí un negocio, y entiendo que lo que están haciendo es defender su interés particular. Pero lo que me llama la atención de las declaraciones de Diego Hernández es que él fue presidente de esta compañía y sabe mejor que yo las dificultades que ha habido con Ventanas.

-Y en su período ocurrió el incidente (de intoxicación) en la escuela de La Greda…

-Exacto. Y también sabe mejor que yo la larga historia que tiene esta situación en Codelco y las distintas etapas por las cuales hemos pasado como empresa evaluando el cierre.

-Otro expresidente del directorio, Óscar Landerretche, en su libro Hacia un nuevo pacto, habla de las presiones de los grupos de interés vinculados a la pequeña y mediana minería que impiden el cierre de la fundición de Ventanas, porque Codelco hace algún tipo de subsidio a este sector. ¿Comparte este análisis?

-Yo leí el libro, tengo mucho respeto por su análisis, él es un economista brillante. Pero el autor de esa idea es él, no yo.

-¿La comparte?

-En este momento, mi rol principal es buscar de qué manera podemos construir un diálogo con los trabajadores, con los dirigentes sindicales, para avanzar en el proceso del cese de las operaciones de la fundición.

 “Cerrar hasta sacar el último pedazo de fierro demorará cuatro años y más”

Pacheco detalla que el proceso de cierre de Ventanas es largo. Primero, debe cambiarse la ley 19.993 que obliga a Codelco a procesar el mineral de Enami; se deben negociar con los 348 trabajadores de la fundición la relocación, las condiciones de ésta y, si no es posible, un plan de retiro especial y voluntario, “porque este es un plan de retiro producto de nuestra decisión de cese de operaciones”, puntualiza. Además, hay que informar al Servicio Nacional de Geología y Minas del cierre temporal de la fundición, con un plan ad hoc y, por último, lograr una Resolución de Calificación Ambiental con el Servicio del Ministerio de Medio Ambiente para desmantelar esta instalación industrial.

-Usted ha dicho que Ventanas tiene a los mejores fundidores. ¿Se van a ir a la otra fundición de Codelco o ven más opciones?

-Yo he dicho que tenemos una capacidad técnica en los equipos de fundición de Ventanas probada y clarísima. Es un equipo de fundidores con mucha experiencia en la fundición del metal. No es el manejo de una pantalla de computador; éste es un oficio, es un arte. No es que ponga un termómetro y diga “el cobre está listo” y lo saca. Esta experiencia no podemos ni queremos perderla. Y espero que no la perdamos. Detrás de esta propuesta y oferta laboral hay una necesidad de la empresa, porque nosotros no estamos haciendo con esto ni un subsidio, ni un gesto, sino que estamos realmente haciendo una propuesta de valor.

-¿Cuánto demorará?

-Desde ahora y hasta que saquemos el último pedazo de fierro es un trabajo de varios años. Desmantelar esto es un trabajo de ingeniería, un trabajo de logística, un trabajo de definir dónde va a ir todo ese material, de dónde van a ir todos los fierros, de cómo se desmantela una operación industrial de industria pesada… El proceso de cierre de la fundición de Ventanas desde ahora y hasta el último pedazo de fierro demorará cuatro años y más.

Por eso que hemos dicho que así como tenemos 348 trabajadores directos y 390 contratistas, el trabajo de desmantelamiento de esta fundición va a dar empleo a más contratistas de los que tenemos hoy día por un período de muchos años.

-¿Y cuánto costará?

-Hay gente que habla que desmantelar todo, indemnizar a aquellos trabajadores que no acepten una oferta de relocalización y optan por el plan de retiro, son    US$ 250 millones Yo no quiero hablar de los números en este momento, porque me parece que en esta etapa esta decisión está centrada en otro aspecto más que el puramente económico. Pero ese número de costo es el costo bruto, porque déjeme decirle que la fundición ha perdido US$ 50 millones al año en en los últimos años. Es decir, unos US$ 150 millones entre 2019 y 2021.

-Con eso cerrar sale US$ 100 millones…

-Al final no sé, porque depende de cuándo se haga efectivo el cese de esta operación y cuánto demore el desmantelamiento. Pero yo confío en que las cosas las podamos hacer en materia del costo de desmantelamiento de una manera planificada en un plazo razonable, y nos evita entonces estar incurriendo en la pérdida de 50 millones anuales. El costo económico neto final puede ser muy reducido.

-¿Es efectivo que el exPresidente Piñera iba a cerrar Ventanas el 20 de octubre de 2019, en la COP 25?

-Lo que he escuchado es que en la COP 25, que no se hizo por el estallido social, se iba a anunciar el cierre de Ventanas, que iba a ser la gran contribución de Chile a luchar contra el cambio climático. Eso es lo que he escuchado.

-¿Viene un cambio de presidente ejecutivo o el nombramiento de André Sougarret en este cargo, que hoy ejerce interinamente?

-Usted bien sabe que la razón por la cual Sougarret está en este momento subrogante es porque nuestro presidente ejecutivo, Octavio Araneda, se ha sometido a una operación quirúrgica delicadísima que lo tiene en su casa, en reposo. No contestaré la pregunta, solo comentaré una infidencia, que me importó mucho. El día viernes 17 de junio, cuando se hizo pública esta noticia, Octavio mandó un hermoso WhatsApp diciéndome: “Felicitaciones, porque esta es una conquista histórica”. Esto desde su cama.

María Teresa Ruiz y su progresiva pérdida de visión: “Cuando cierro los ojos ya no soy ciega, porque ahí está mi memoria”

La astrónoma, Premio Nacional de Ciencias Exactas 1997, sufre un trastorno ocular que le ha ido apagando la vista. En el ojo izquierdo ya no tiene visión central; en el derecho es de apenas un 2%. No maneja, no dicta clases, ha cambiado rutinas cotidianas. Pero está activa y con energías. “Lo siento como un desafío para buscar otros espacios donde seguir siendo feliz”, dice.

Joaquín Lavín en modo startup: funda edtech con ex Seremi de Educación y creador de Puntaje Nacional

Al volver de España en enero, donde vivió medio año, el ex alcalde de Santiago se propuso emprender: fundó Akademi, una aplicación que ofrece ejercicios de matemáticas y lenguaje para estudiantes de 1º a 4º básico. Se asoció con Bárbara Soto, ex Seremi de Educación, y Fabián Martínez, socio de Puntaje Nacional. La estrenarán en marzo y esperan sumar 10 mil clientes el primer año. Luego, saltar a México, Colombia y Perú. “Es una oportunidad para cambiarle la vida a los niños de los sectores medios y vulnerables. Y al mismo tiempo, ser un gran negocio”, dice el ex candidato presidencial.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR