Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Podcast Especial 100 - Mónica Retamal, directora ejecutiva de Kodea: “Tarde o temprano vamos a ser ciudadanos digitales”

Podcast Especial 100 - Mónica Retamal, directora ejecutiva de Kodea: “Tarde o temprano vamos a ser ciudadanos digitales”

La tecnología está cambiando la manera en que nos relacionamos, pero también las lógicas del mercado laboral. En esta entrevista, la empresaria tecnológica adelanta las tendencias y los desafíos de la digitalización. “Hay una dimensión ética que es muy importante para el pensamiento de la nueva humanidad que estamos creando”, plantea.

Por: Antonieta de la Fuente | Publicado: Viernes 17 de junio de 2022 a las 11:00
  • T+
  • T-

En 2015 la emprendedora tecnológica, Mónica Retamal, decidió lanzarse al mundo social y crear Kodea, una fundación que empodera digitalmente a las personas entregando habilidades relacionadas con las nuevas tecnologías. Desde esa vitrina, es un testigo privilegiado de cómo las tecnologías han ido cambiando el mercado laboral e incorporando nuevos desafíos tanto para las personas como para las organizaciones.

“Lo que está pasando en materia laboral es realmente una revolución”, dice. Habla sobre los múltiples cambios que están transformando la manera como las empresas se relacionan con las personas y cómo la tecnología está creando nuevos “ciudadanos digitales”.

Un camino que también implica desafíos, principalmente desde las personas que van quedando más rezagadas. “Lo que hemos visto en el tsunami de estos tiempos, sumando crisis social y pandemia, es que hemos logrado sortear esta ola y logrado movernos rápidamente, los datos son evidentes. Ahora siempre en estos procesos uno se da cuenta que hay gente que logra subirse y otras que quedan fuera del mercado laboral y ahí se generan estas brechas, que es la brecha digital en este caso, que es el tema en el que yo he estado trabajando en los últimos años y al que le he estado dedicando mi tiempo desde la fundación Kodea”, dice.

La fundación que dirige se orienta a acompañar la vida de las personas en sus procesos de aprendizajes digitales. “Nosotros estamos mirando cuáles son aquellos procesos de aprendizaje que las personas debieran tener para poder entender y funcionar en un ambiente digital como el que estamos viviendo”, explica.

Por lo mismo, Kodea tiene un capítulo orientado a niños, a educación, donde el gran objetivo de la fundación es incorporar las ciencias de la computación al sistema escolar como una materia más, tanto desde el lenguaje de la programación, hasta el entendimiento de la inteligencia artificial.

“Es clave la comprensión de este mundo donde todos vamos a ser tarde o temprano ciudadanos digitales. Entender cómo funciona y cuáles son las reglas, porque además tiene una dimensión ética que es muy importante para el pensamiento de la nueva humanidad que estamos creando”, plantea.

Upgrade digital

Además, en el mundo adulto trabajan en reconversión laboral, para instalar habilidades digitales y apoyar a aquellas personas que van quedando rezagadas por los procesos de automatización. “Hay mucha fuerza laboral que, si bien tiene habilidades digitales, necesita ir de manera constante teniendo upgrades, upskilling y reskilling y hay que de alguna manera tratar de mover fuerza laboral a trabajos muchos más demandados como son los del mundo digital”, dice.

Otra de sus líneas, es el apoyo al emprendimiento de sobrevivencia, donde trabajan en barrios con emprendedores para crear habilidades digitales que les permiten vender productos a través de Internet, o crear sitios web para hacer crecer sus negocios.

-Y mirando más el panorama completo ¿Cómo crees que la tecnología está cambiando el mercado del trabajo?

-Lo que está pasando en materia laboral que está completamente acelerado, como tantas otras cosas por lo digital, es realmente una revolución. Están por ejemplo los nómades digitales, estas personas que se mueven en distintos países y que tienen incluso visas especiales y te das cuenta hoy día que la batalla por el talento humano en una economía que está basada en el conocimiento, es realmente impresionante.

Y eso ha hecho también que las empresas que antes seguramente estaban apalancadas en los recursos naturales y hoy día se muevan hacia una economía donde el valor agregado es los cerebros de las personas, y tienen que volver a pensar cómo van a trabajar este capital. Eso cambia completamente la manera en que se ha visto a los recursos humanos, que es una palabra bien dramática para hablar de las personas.

Las empresas empiezan a decir cómo yo me hago atractiva para los mejores talentos, entendiendo que en eso se les va la vida. Todos sabemos que las empresas más fuertes en el mundo hoy día son aquellas de base tecnológica y hoy día las personas que tienen las competencias y las habilidades digitales de nivel superior, escasean en todo el planeta. La batalla por el talento hoy día impone nuevas reglas del juego.

El microwork

Pero Mónica, lo digital también está cambiando los estilos de vida y las expectativas de las personas en torno al trabajo. “De la noche a la mañana nos dimos cuenta de que en realidad no era tan necesario ir a la oficina todos los días porque podíamos hacerlo online. Y eso obviamente genera un terremoto que va desde los contratos laborales en adelante. Pero particularmente y la forma que a mi hoy día me obsesiona más es cuáles son estos nuevos modelos de relación entre empresas y personas, que yo creo que es algo que viene bien disruptivo en el futuro.

La forma convencional del contrato de trabajo como lo entendíamos también está empezando a cambiar. No todos ya estamos disponibles para trabajar y vender nuestra vida a una compañía. La flexibilidad, el hecho que una persona pueda tener distintos tipos de trabajo, el microwork que es esta tendencia que habla de que las personas van a dar servicios a múltiples plataformas, es algo que ya uno está viendo y observando y por lo tanto, yo lo que creo es que viene un cambio trascedente en este tema.

-¿Dónde ves oportunidades y amenazas en este nuevo escenario?

-Bueno, la verdad es que veo oportunidades en este tema todo el tiempo. Solo para que tengamos una dimensión: la Gig economy representa en Europa aproximadamente el 20% de los trabajadores, estamos hablando que una industria tan nuevas como la de las plataformas o estas empresas que trabajan sobre plataformas ya está empleando el 20% de la fuerza laboral. Eso ya es una brutalidad en sí misma. Y piensa que se les dio mucha batalla a toda esas industrias. Muchas de ellas operaron fuera de la ley, y resulta que hoy día son las que le dan trabajo a un número tan significativo de personas. Yo creo que ese tipo de cosas, son las que van a empezar a ocurrir.

Blockchain como tecnología también es algo que se está visualizando en el mundo del trabajo como un cambio tremendo que viene. Hoy día nosotros trabajamos en una empresa que nos da una determinada cantidad de servicios. Yo estoy pensando en la relación empleador y empleado. Pero ¿qué pasa si esa relación en realidad ya no es necesaria? ¿Qué pasa si nos organizamos dentro de un grupo de personas que, o somos afines, en un trabajo más bien cooperativo y nos ponemos de acuerdo para dar un servicio? Nos saltamos al intermediador que en este caso sería la empresa. Ese tipo de cosas hoy día la tecnología las permite.

Obviamente, hay un montón de trabas culturales e incluso legales que hay que sortear, pero que uno sabe que finalmente se imponen primero las innovaciones y luego, siempre la parte legal viene detrás. Por lo tanto, ahí también yo veo una fuente de nuevos caminos en lo que tiene que ver con los movimientos de la fuerza laboral, muy interesantes de observar.

María Teresa Ruiz y su progresiva pérdida de visión: “Cuando cierro los ojos ya no soy ciega, porque ahí está mi memoria”

La astrónoma, Premio Nacional de Ciencias Exactas 1997, sufre un trastorno ocular que le ha ido apagando la vista. En el ojo izquierdo ya no tiene visión central; en el derecho es de apenas un 2%. No maneja, no dicta clases, ha cambiado rutinas cotidianas. Pero está activa y con energías. “Lo siento como un desafío para buscar otros espacios donde seguir siendo feliz”, dice.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR