Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Cugat se abre espacio en la industria de los supermercados en Chile

Cugat se abre espacio en la industria de los supermercados en Chile

La cadena, que ya cuenta con 15 sucursales, es liderada por el empresario Gustavo González, quien amplió sus inversiones a los rubros agrícola y transporte, además del inmobiliario, con propiedades en Chile y el extranjero.

Por: José Troncoso O. | Publicado: Sábado 29 de enero de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

De manera silenciosa, la cadena Cugat se está haciendo un espacio en la híper concentrada industria de los supermercados en Chile. La empresa ya puso un pie en Santiago, específicamente en la comuna de Buin, y la apuesta es sumar nuevas ubicaciones.

La firma nació el año 1976, con un primer local en la ciudad de Pichidegua, y el nombre es el apellido materno de su fundador, Gustavo González Cugat.

Todo partió como un emprendimiento familiar, y hoy el negocio suma 15 locales, repartidos por el sur de Chile en ciudades como Rancagua, Linares, Chillán, Temuco y Puerto Montt, además de la mencionada nueva sede al sur de la Región Metropolitana.

Además, la firma desarrolló un formato más pequeño denominado Punto Cugat: ya son 34 ubicaciones dispuestas en zonas apartadas. La compañía también se subió al carro de las ventas por internet y ofrece las alternativas de despacho a domicilio o retiro en tienda.

Junto a su señora Silvia Valdés Ovalle, este almacenero ha resistido a la presión de los grandes actores del sector.

Para pelear con gigantes como los supermercados Lider de Walmart, la familia González Valdés ha desarrollado una estrategia que apunta a tener precios competitivos. Pero no solo en los segmentos de abarrotes e higiene. Cugat ha potenciado de manera muy relevante sus líneas de vestuario y línea blanca y electrónica.

Y ha tenido éxito. Incluso, el clan proyecta sumar nuevas aperturas en la Región Metropolitana, y hasta abordar zonas más al norte del país.

Cercanos al empresario, quien mantiene un muy bajo perfil, explican que cualquier nueva apertura se analiza en detalle, pero ya hay equipos internos y externos viendo opciones de nuevos terrenos para más sucursales.

Las mismas fuentes consultadas explican que, pese a las ofertas que ha recibido, Cugat no se vende. A diferencia de muchos empresarios de su generación que optaron por salirse del negocio ante millonarias ofertas de las grandes cadenas, Gustavo González quiere seguir haciendo crecer su grupo económico, el que se expandió al alero de sus supermercados.

Así es como el empresario realiza la producción agrícola en terrenos propios, la construcción de sucursales por medio de una inmobiliaria interna y el transporte y logística de abastecimiento con una flota propia.

Aprovechando su cobertura física a lo largo del país, el clan creó CGT Automotores, una firma dedicada a la compra y venta de todo tipo de vehículos.

Además, el clan es propietario de infraestructuras y terrenos en Chile y el extranjero.

Laboratorio de negocios

Gustavo González mantiene una estrecha relación con la fe que profesa, ya que es el presidente de la Fundación Ministerio Espíritu y Palabra, organización evangélica de la Región del Libertador Bernardo O’Higgins.

En octubre del 2016 esta entidad participó en la apertura de la primera catedral evangélica de Rancagua. Además, junto a uno de sus supermercados Cugat en esa ciudad, González levantó la llamada Iglesia Cristales Colores.

Partió en el mundo de los negocios a muy temprana edad, ayudando a sus padres en el primer negocio de la familia, local que se encontraba en su casa paterna, en Mal Paso, Pichidegua.

Tras contraer matrimonio, se independizó y lanzó su propio almacén; abrió otro. A principios de la década de los ‘80 llegan a Rancagua, con la apertura de Comercial Cugat y la distribuidora mayorista con la misma marca. Al poco tiempo, el clan González Valdés decide abrir su primer supermercado, tras lo cual partió la expansión de la sociedad hacia el sur de Rancagua.

La mayoría de los empresarios supermercadistas de su generación aceptó las millonarias ofertas de las grandes compañías: Francisco Javier Errázuriz vendió Unimarc, Enrique Bravo hizo lo propio con Bryc y Juan Carlos Bayelle enajenó la cadena Bigger.

Otros, como Horst Paulmann y Francisco Leyton, entraron a otra liga. Ambos partieron con supermercados hace varias décadas, pero hoy son parte de dos de los grupos más importantes de Chile.

El primero es el controlador de Cencosud, que agrupa a los supermercados Jumbo y Santa Isabel, además de centros comerciales y otros negocios repartidos por América Latina. Leyton -cuya familia fue la fundadora de Supermercados San Francisco- se asoció con Falabella: el empresario tiene una participación en Tottus, la filial de supermercados del conglomerado liderado por los clanes Solari y Del Río.

González también busca seguir expandiendo sus inversiones. Para esto, lanzó Business Lab Cugat, definido como un laboratorio de negocios, donde busca generar encuentros comerciales para las cinco áreas del grupo Cugat: supermercados, transporte, agrícola, construcción e inmobiliaria.

“¿Qué buscamos? Nuevos proveedores nacionales e internacionales, productores sustentables, nuevos lugares de expansión a nivel mundial, emprendedores talentosos, convenios con universidades destacadas, innovación y desarrollo de tecnologías para nuestros sistemas de operación y empresas que tengan rentabilidad e interés en generar lazos comerciales con alguna de las áreas o pilares de Grupo Cugat”, destaca Business Lab Cuga, el cual es liderado por el propio Gustavo González.

Por eso, en el entorno del empresario insisten que supermercados Gugat no se vende, por el contrario, el plan es potenciar todos los negocios del clan.

Bernadette Meehan, la embajadora de EEUU que brilla en redes sociales

Pasó por Colombia, Irak y Emiratos Árabes, pero nunca había sido la cabeza de una sede diplomática, hasta que Joe Biden le encargó venirse a Santiago. Junto a su esposo y su pequeña hija, tiene prometido recorrer el país, y repetir imágenes como la que protagonizó el sábado pasado en La Vega Central donde probó frutas como la chirimoya o la lúcuma.

Sebastián Arispe Karlezi, el enigmático joven que pasó de estar fuera del ojo público para adentrarse en los negocios familiares

Sebastián Arispe Karlezi tiene 39 años y es el único hijo de la empresaria controladora de Clínica Las Condes y de Inversiones Auguri, Cecilia Karlezi. Pero de él poco se sabe. Quienes lo conocen cuentan que se ha esforzado por estar fuera del radar -no existen ni fotos en registros públicos-, pero quiere empezar a involucrarse en los negocios familiares. Mientras tanto, controla Autokas, concesionario a través del cual representa diversas marcas.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR