Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Gerente general de CLC: “Se produjo un desprestigio que me parece muy injusto"

Gerente general de CLC: “Se produjo un desprestigio que me parece muy injusto"

El máximo ejecutivo de Clínica Las Condes, Pablo Ortiz, se refiere al daño reputacional que ha tenido la institución desde que cientos de doctores dieron un paso al costado. Sobre las notas de crédito con isapres, afirma que presentaron una solicitud a la Superintendencia de Salud. No quiere hablar de responsabilidades ni hacer calificativos, a la espera de la conclusión del trabajo de las auditoras que ficharon para analizar este tema. Pero sí señala que el directorio desconocía estos hechos, sincera que quieren terminar los descuentos, y que éstos produjeron menos ingresos a la clínica y menos costos a las aseguradoras.

Por: Azucena González - Foto: Jonathan Durán | Publicado: Sábado 2 de marzo de 2024 a las 21:00
  • T+
  • T-

Pablo Ortiz Díaz, 54 años, es administrador público de la Universidad Central e ingeniero comercial de la Usach y tiene un MBA de esta misma casa de estudios, además de un máster en administración en dirección de personas de la Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona.

Desde agosto es el gerente general interino de Clínica Las Condes (CLC), cargo al que llegó proveniente de cuadros internos de esta compañía controlada por el grupo que lidera Cecilia Karlezi, pues se desempeñaba como gerente general de CLC Seguros, tras una trayectoria en el sector de salud público y privado (ver recuadro).

Desde su posición como CEO, accedió a hablar con DF MAS, luego de que se develara un lío por unas notas de crédito con las isapres que -afirma Ortiz- rebajó ingresos a CLC. Muy cuidadoso en sus palabras, no quiere atribuir responsabilidades ni hacer calificativos, a la espera de la conclusión del trabajo de dos auditoras que CLC fichó para analizar este tema (EY y KPMG). Pero sí confirma que se contactaron, vía una solicitud, con la Superintendencia de Salud por este tema.

El ejecutivo parte por explicar así la situación. Las notas de crédito, dice, están estipuladas en los contratos con cuatro isapres, Banmédica, Vida Tres, Cruz Blanca y Colmena. Con otras dos -Consalud y Nueva Más Vida- también hay convenios, pero con ellos no tienen ningún tipo de descuento comercial.

Expone que los convenios datan del 2012 en el caso de Banmédica y Vida Tres. Con Colmena, esos fueron renovándose a través del tiempo, siendo el más antiguo el 2018. Y en el caso de Cruz Blanca -tras salir un tiempo- su regreso lo sitúa en 2020-2021.

“Al parecer era un mecanismo histórico de descuento por volumen, que también lo llaman rebate, en que por una cantidad de pacientes que se atienden en la clínica, tanto en cantidad de UF, como de personas, se genera un porcentaje de descuento en favor de la Isapre”, expone Ortiz.

El gerente explica que había casos con renovación automática, pero también con addendum, en que se cambió el mecanismo. Si en una primera instancia se pagaba a través de un cheque, luego, en los años 2017 - 2018, “se crea este mecanismo en que el descuento se aplica a través de una nota de crédito”, dice.

“Yo tomo conocimiento de esto cuando asumo el cargo en agosto del año pasado. Me empiezo a informar de esta situación por parte de la información del presidente ejecutivo, Alejandro Gil”, expone.

“Me llamó la atención porque las notas de crédito, que son un instrumento mercantil, lo que hacen es corregir o anular o rebajar una factura, por algún error. Pero se ocupaba como un mecanismo para aplicar un descuento. Fui revisando, y nos dimos cuenta de que era una práctica regular y permanente”.

- ¿Es irregular que esta fuera la fórmula?
- Eso es una calificación jurídica, que puede involucrar consecuencias normativas que en este momento no corresponde. Ahora, efectivamente era el mecanismo establecido en los contratos y surge este conflicto cuando el presidente ejecutivo se enfrenta a una situación, que a Isapre Banmédica y Vida Tres se les debe dinero de esos descuentos de años anteriores en volúmenes importantes de plata. ¿Por qué le debemos? Porque no se han hecho estos descuentos con estas notas de crédito de años anteriores.

- ¿Alejandro Gil estaba en conocimiento de la existencia de estos descuentos?
- Él se da cuenta de esta situación en abril de 2023. Toma conocimiento, pide información a los ejecutivos, los cita a reuniones, llama a directorio extraordinario para que esto fuera expuesto y los exejecutivos ahí informan y se empieza a develar toda esta situación de estas notas de crédito que están ahí consignadas en estos convenios, y su magnitud.

- ¿La plana ejecutiva anterior lo hizo en desconocimiento del directorio?
- Eso es parte del proceso que hoy está en revisión por parte de la auditoría. El directorio no fue informado y parte de estos convenios tenían renovación automática. Es una situación compleja para cualquier directorio no conocer que tiene cláusulas de renovación automática. La data son descuentos que están calificados desde el año 2012 a la fecha.

- ¿Cuál es la problemática?
- Lo primero, que había desconocimiento del directorio de una información que debiera ser oportuna y completa de parte de los ejecutivos. Lo segundo, y eso está hoy en un proceso de auditoría, es que hay que revisar la cantidad, el origen, la razón de estas notas de crédito emitidas en favor de la Isapre y su cuantía, de tal manera de poder identificar por qué hay tantas notas de crédito emitidas en favor de la Isapre.
Lo que hace la isapre es considerarla como un menor costo técnico, y a nosotros nos rebaja los ingresos. La clínica tiene menos ingresos y la isapre tiene menos costo, con lo cual le aumenta el margen. Existen notas de crédito que están emitidas y no reguladas en los contratos, al margen de lo regulado, fuera de los contratos. Nos dimos cuenta de que era una cosa como automática, sistemática, permanente.

- ¿Esta situación es legal? ¿Han tomado contacto con la Superintendencia de Salud?
- En noviembre presentamos una solicitud a la Superintendencia de Salud, por la situación de las notas de crédito, describiendo tal situación.

- ¿De qué orden de magnitud es el problema?
- La cantidad de notas de crédito que se emitieron entre el 2017 al 2023 son 19.997. En monto global, $ 134.500 millones. Si saca una relación por año, estoy hablando más o menos como de $ 16 mil millones por año. Ahí hay de todo. Puede haber notas de crédito perfectamente cursadas. Está todo bajo revisión.

- Si es que eventualmente existiera alguna irregularidad, ¿de quién es la responsabilidad? ¿De las Isapres o es interna de CLC?
- Determinar responsabilidad en este minuto no es posible hasta que estén ejecutadas las auditorías. Con las isapres lo que hemos dicho es revisemos estas materias y veamos la cantidad de notas de crédito emitidas en estos años para que podamos identificar el total de pago. Ese proceso lo estamos trabajando con un par de isapres que están en buena disposición de hacer este análisis, Cruz Blanca y Colmena. No podemos imputar nada.

- Pero hay un conflicto. Hay dos isapres que ya lo sometieron a un arbitraje.
- El convenio establece que frente a diferencias, se establece un arbitraje.

- ¿Qué pasa con las otras isapres?
- Las otras no tienen convenio con rebate. Tenemos una relación muy fluida con todas las isapres, incluyendo Banmédica y Vida Tres. Lo que hicimos con Banmédica y Vida Tres fue la no renovación automática del convenio, pero los convenios siguen durando por una cantidad de meses que regula el propio convenio. La idea nuestra es actualizar esos convenios y eliminar esta utilización de notas de crédito, que ha sido todo un enredo para nosotros. Lo que queremos es llevar todo a precio (…) No hacer descuentos.

- Si son prácticas que establecieron los gerentes anteriores, ¿hay responsabilidad de ellos? ¿Se han contactado con ellos?
- Efectivamente en algunos de estos convenios, gerentes anteriores, años atrás, los suscribieron. El convenio Banmédica viene de 2012. Esos convenios tuvieron renovación automática, y hubo algunos addendum. Entre el 2018 y el 2022 hay addendum, pero la matriz del convenio viene de antes.

- ¿Los cinco gerentes que han salido en estos últimos cuatro años, les correspondería también responsabilidad?
- Ellos trabajaron con estos convenios vigentes. Cuando uno asume la gerencia, asume la responsabilidad completa.

- ¿Pudo tener que ver en todo este episodio la excesiva rotación de gerentes?
- No creo. Son convenios antiguos.

- Banmédica y Vida Tres, que ya lo judicializaron con el arbitraje, ¿qué responden?
- Hoy no existe una demanda.

- ¿Este cambio de terminar con estos descuentos está muy influido por la presión de los estados financieros de CLC, que está con pérdidas y con una baja ocupación?
- No está influido por eso. Queremos tener un mercado transparente (…) Si me pregunta por las pérdidas y los estados financieros que nosotros hemos publicado a septiembre, las pérdidas son básicamente de carácter contable por provisión. Porque lo que hicimos fue aumentar la provisión por el fallo de primera instancia del juicio que hizo CLC contra el fisco.

Siendo prudentes y precavidos al tener esta primera sentencia, lo que hicimos fue aumentar la provisión, que explica las pérdidas que aparecen en los estados financieros. Pero en términos de operación, hemos tenido una fuerte reducción de los costos, hemos racionalizado la clínica. Estamos en un proceso, sobre todo el último trimestre, bastante equilibrado. Hemos estado pagando regularmente a los proveedores, a pesar de que efectivamente no estamos pagando a 30 días. Yo no creo que nadie, ninguna clínica esté pagando a 30 días.

- ¿Cómo van a reflejar este tema en los estados financieros, como un activo o como un incobrable?
- Es un proceso que está en este minuto en revisión. Tenemos que hacer nuestra publicación del estado financiero el 26 de marzo.

Caso Femsa: “Se estaba pagando. Posiblemente no estaban muy contentos de que concluyéramos el contrato con Socofar”

- Femsa activó acciones legales por facturas y no pago. ¿Eso no refleja que hay un problema de capacidad de pago de CLC?
- A nosotros nos sorprendió lo de Femsa, dueños de Socofar. Nosotros tenemos un convenio con Socofar, que fue concluido, de acuerdo al contrato. Había todo un plan y una lógica de pago, y eso se fue ejecutando durante el año, se fue cumpliendo. Y después nos apareció esta Gestión Preparatoria para el Cobro Ejecutivo. Socofar cedió la factura aguas arriba y nos metió en esta Gestión Preparatoria. Nosotros no esperábamos esa acción porque habíamos estado con un plan de pago y estamos cumpliendo.

- ¿La clínica no puede pagar? ¿No es reflejo de que no hay capacidad de pago?
- Se estaba pagando. Todas las semanas, cada 15 días. En la medida que nosotros vamos recaudando recursos, vamos pagando a nuestros proveedores. Eso estaba conversado. Posiblemente no estaban muy contentos de que nosotros concluyéramos el contrato con Socofar. Nos llama la atención. Primero, no venía ni la factura. Empezamos a buscar, investigar y dijimos bueno, “paguémosle”. Y no estaba ni la cuenta corriente de Femsa.

- ¿Creen que es una represalia?
- No me atrevería a calificarlo, simplemente nos sorprendió.

- Pero ustedes terminaron el convenio con Socofar.
- A inicios de 2023. Por un tema de eficiencia. Encontramos un proveedor con mejores precios.

- ¿No hay riesgo de caer en insolvencia o reorganización?
- Estamos trabajando para que toda la situación financiera y operacional, y los indicadores mejoren. Esperamos que nuestra actividad se incremente entre un 15 a 20%.

- En los estados financieros uno ve indicadores operacionales complicados en CLC. Ocupaciones del 34% en camas, los pabellones 27%, el efectivo de CLC y filiales (sin seguros) cayó a $3 mil millones.
- Bajó la actividad, particularmente por un desajuste oferta/demanda. Lo hemos conversado con los bancos, con nuestros proveedores. Cuando son médicos antiguos que se han ido, también se llevan a sus pacientes. Generó una situación que nosotros empezamos a revertir con mucha fuerza en el segundo semestre, con la incorporación de nuevos médicos. Nuestra perspectiva para el 2024 es que vamos a incrementar nuestra actividad entre un 15% y un 20% porque estamos aumentando fuertemente nuestra oferta médica.

- ¿Asumen que esa pérdida de capital humano, esos 300 médicos que se fueron influyó en estas bajas importantes?
- Sí, claro. Además, se produjo toda esta situación respecto del gobierno corporativo. Se produjo un desprestigio que me parece muy injusto, porque esta es una clínica realmente de primer nivel, la mejor clínica de Latinoamérica.

- ¿Por qué es injusto? Hay hechos objetivos, como la migración de médicos, la pérdida de la acreditación de la Joint Commission, rotación de gerentes. ¿No tienen una autocrítica del deterioro que ocasionaron estos problemas a nivel de gobierno corporativo?
- De verdad creo que es injusto. Cuando los médicos se fueron, se fueron por decisión voluntaria, porque no les gustó el modelo de pago de sus prestaciones, médicos que efectivamente están acostumbrados a ganar una cifra millonaria todos los meses. Ellos fueron también protagonistas del desprestigio. Muchos médicos han vuelto a nuestra clínica. Por lo menos unos 30 médicos que han vuelto.

- No parece normal que haya seis gerentes en cuatro años. 
- Yo soy de la idea que, como en el fútbol, si eres un buen jugador no te van a sacar del campo de juego.

- ¿El controlador pudo manejarse distinto?
- Cuando llegó el controlador y al revisar la situación en la que estaba la clínica, generó esta situación en donde muchos no quedaron contentos con los cambios, y se generó este desprestigio. Yo insisto que me parece que son bastante injustos, no sólo con el controlador y con el directorio, sino también con la clínica como tal. La clínica uno la recorre, limpia, con equipamiento moderno, nuevo. No es una clínica que uno la vea deteriorada, menoscabada. Muchos de estos comentarios son tendenciosos, y esa cosa negativa es la que tenemos que superar.

- ¿El cierre del 2023 tendría que venir mejor que las pérdidas a septiembre?
- En octubre, noviembre y diciembre hubo un incremento de actividad bien importante.


Jefe de gabinete de Alex Figueroa y defensoria penal pública

Tras sus estudios, en los ‘90, Pablo Ortiz, trabajó en el Ministerio de Salud llegando a ser jefe de gabinete del entonces ministro Alex Figueroa. Luego, pasó a la Defensoría Penal Pública como director administrativo nacional, en el marco del proceso de reforma procesal penal en Chile.

Y luego se privatizó, y tras un paso por la minería y la banca, volvió al área salud, esta vez en la Clínica Santa María, como subgerente de Desarrollo de Personas, hasta el 2016. Después se fue al Instituto de Salud Pública como jefe Administración y Finanzas, y más tarde aún llegó a la Seremía de Salud en la Región de O’Higgins, durante el segundo gobierno de Sebastián Piñera. Al terminar dicho gobierno, fue cuando lo llamaron de CLC.

“Del grupo de la familia controladora me conocían y me dijeron ‘Pablo, tú tienes experiencia en salud, sabes de gestión. El presidente ejecutivo, Alejandro Gil, está buscando nuevos equipos’. Me llamó Alejandro, estuvimos conversando varios meses, hasta que terminó el gobierno”, cuenta. Ahí arribó a CLC.


Conflicto con los médicos: “Cada vez que se ha recaudado se les paga”

- Varios médicos ex CLC han ido a tribunales alegando no pagos.
- El año pasado efectivamente salieron médicos porque estaban descontentos con el modelo de pago, porque este modelo de pago era contra la recaudación del pago de la Isapre o de los pagos de Fonasa y ahí se les pagaba a ellos. Y a muchos no les gustó. Están acostumbrados al modelo antiguo, pero que no resistía. Algunos inclusive hicieron hasta acciones judiciales y ha quedado bastante comprobado en esas acciones que cada vez que se ha recaudado se les paga (…)

Como 42 médicos fueron a tribunales. Se produjo una investigación que está en el Ministerio Público. En estos seis meses me ha tocado entregar muchos elementos de contestación y hemos demostrado que cada vez que se produce un pago por parte de los financiadores, se le paga al médico. Una tremenda cantidad está solucionada. En la carpeta de investigación está acreditado con comprobante de transferencia al Banco BCI, que en las cuentas corrientes de las sociedades de los doctores hay más transferencias de aquello que ellos reclaman en las querellas.


¿Venta de CLC? “No hay ninguna acción formal, ni ninguna propuesta formal”

- Es de público conocimiento que hay un interés de venta del controlador. ¿La piedra de tope es el precio, que no se llega a los números de la OPA de los $40.000 por acción?
- No hay ninguna acción formal, ni ninguna propuesta formal.

- ¿O sea, desmiente completamente esta intención de venta y/o arriendo?
- Estoy diciendo que nunca he conocido una oferta formal de estas empresas que fueron mencionadas. No hay ningún acto formal, ni de arriendo, ni de compra, ni de venta.

Los cristales chilenos que llegan a Ave María, al sur de Florida

Dialum, compañía chilena de venta de cristales para la construcción, está silenciosamente levantando una fábrica de 10 mil metros cuadrados en Ave María, un pueblo religioso al sur de Florida, Estados Unidos, fundado por Tom Monaghan, creador de Domino’s Pizza.

Medioambiente, deportes y universidades: los sectores beneficiados por las millonarias donaciones del entrenador de Tabilo

Horacio Matta es chileno, ex alumno del Instituto Nacional y ex jugador de tenis. Hizo poco ruido en las canchas como jugador. sin embargo, ha tenido una exitosa carrera como entrenador: Pasó por la academia de Nick Bollettieri, entrenó a Fernando González y Cristián Garín, y trabajó en UCLA y Stanford. Hoy dirige a Alejandro Tabilo. Pero atrás de las pelotas, raquetas y arcilla, Silenciosamente, ha donado cientos de millones de dólares en Estados Unidos junto a su señora, Anne Grousbeck.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR