Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

La firma brasileña Patria quiere seguir creciendo en Chile

La firma brasileña Patria quiere seguir creciendo en Chile

En ocho meses la empresa brasileña ha recibido la aprobación para adquirir compañías del rubro financiero y agrícola. Ahora, están a punto de entrar a la industria de los alimentos con la posible compra de una distribuidora nacional. El fondo de inversión carioca también mira con interés las concesiones en carreteras. Y es que, a pesar de la incertidumbre macroeconómica, siguen haciendo “Patria” en Chile.

Por: Mateo Navas | Publicado: Sábado 6 de agosto de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-
Ha sido un año intenso para la filial chilena de Patria, el gestor de activos alternativos de origen brasileño que transa sus acciones en Estados Unidos y con oficinas en diez países del mundo. Desde que anunciaron sus planes para fusionarse con Moneda Asset Management, no han parado de estudiar el mercado local, concretar nuevos negocios y reunirse con autoridades de gobierno.

Todo empezó en septiembre de 2021, cuando Patria dio un golpe al mercado local al informar su interés por fusionarse con Moneda, un administrador de activos chileno ligado a Pablo Echeverría y Fernando Tisné. En diciembre de ese mismo año se concretó la operación.

Hasta ahora, dice una fuente cercana a ambas compañías, se han enfocado en mezclar los dos “fuertes” de ambas firmas: Moneda aporta con el segmento de deuda y acciones, mientras que Patria se mantiene “fuerte” con sus operaciones de private equity e infraestructura. Nada ha cambiado. Ambos equipos se encuentran en permanente contacto.

Eso sí, mantienen oficinas separadas: Patria está en el piso 9 de un edificio en Enrique Foster con Apoquindo y son vecinos de la filial de Goldman Sachs en Chile, mientras que la empresa chilena sigue en Isidora Goyenechea. 
“La incertidumbre política, jurídica, regulatoria y económica, así como la promulgación de la nueva Constitución de Chile, podrían afectar negativamente a nuestro negocio”. Eso dice Patria sobre Chile en su reciente informe anual ante la SEC de EEUU.
Moneda no ha sido la única compañía local que se ha cruzado por el radar de Patria últimamente. Este año la Fiscalía Nacional Económica (FNE) ha aprobado dos operaciones de concentración por parte la firma brasileña. En marzo, el ente fiscalizador dio luz verde a la adquisición de la mayoría de las acciones de NS Agro tras descartar la existencia de traslapes horizontales, relaciones verticales o riesgos de conglomerado.

NS Agro forma parte de Norte Sur, un grupo controlado por Aníbal Correa, Daniel Mas y Maximiliano Poblete y que tiene presencia en los rubros financiero, agro e inmobiliario. En 2016 comenzaron un proceso de desinversión en distintos activos y eso llamó la atención a Patria. 

En particular, NS Agro se enfoca en la comercialización de productos para plantaciones frutícolas y semillas. Tienen 23 sucursales entre Chile y Perú y 11.000 metros cuadrados de bodegas certificadas. El directorio de la empresa es presidido por Maximiliano Poblete y su gerente general es Francisco Awad. 

La última luz verde la recibieron a mediados de junio, cuando la FNE aprobó la posible compra de una serie de compañías ligadas al rubro alimenticio.
 

Filial colombiana de Patria en Chile

Antes de su transacción con Moneda, Patria ya tenía una serie de negocios en Chile. Actualmente tienen participación en Aguas Pacífico y un proyecto de desalinización (Aconcagua); Neosecure, firma nacional de ciberseguridad; Latin America Power, empresa de energía renovable; Otada, compañía carioca de data centers, y los gimnasios O2 y SmartFit.

El 13 de junio la FNE aprobó su último movimiento en suelo nacional: la posible compra de acciones que le permitirán influir directamente en la administración de Comercial Alca y sus compañías relacionadas (Bezanilla, Japofood, IDA Trading y Grupo Dark). El trato todavía no está cerrado, pero las negociaciones están muy avanzadas, dice un conocedor. De hecho, se podrían concretar en las próximas semanas.

Comercial Alca, que fue fundada por la familia Alvo a finales de los años ’90, es uno de los principales importadores de alimentos de Chile, con oficinas en Santiago, Miami y China. Tienen más de 4 mil clientes locales e internacionales. Parte de sus clientes en Chile son NotCo y Heinz.

Aparte de este negocio, la familia Alvo tiene otros proyectos en el rubro inmobiliario y venture capital. En este último, participan de Impacta VC, uno de los primeros fondos que apostó por Betterfly. También son accionistas de The Cow Company, la empresa de publicidad y de producción de obras de teatro por internet que explotó en la pandemia. 

A diferencia de sus otras transacciones en el país, los dos últimos movimientos de private equity de Patria en Chile los hicieron a través de su filial colombiana (Patria Investments Colombia S.A.S). Para este reportaje, DF MAS se contactó formalmente con Patria y la familia Alvo, pero ambos declinaron participar. 
 

Lobby, concesiones y carreteras

Uno de los mayores activos de las oficinas de Patria en Chile, dicen entendidos, es que es pequeña pero funciona bien. Día a día mantienen constante comunicación con los despachos de Brasil y de Londres, donde se encuentran los headquarters de Blackstone, gestora que firmó una alianza estratégica con Patria en 2010.

Uno de los líderes de la oficina local -y que ha llevado a cabo las negociaciones para una serie de adquisiciones- es José Mestres Yoldi, un banquero brasileño que representa y administra Patria Investments Chile. Él fue el personaje clave detrás de la operación con Moneda, ya que se preocupó de coordinar las condiciones con Tisné y Echeverría y con Blackstone en Inglaterra.

El banquero brasileño José Mestres Yoldi representa y administra Patria Investments Chile

Otro de los representantes de la compañía local para trámites específicos es Jordan Oliveira, VP de Treasury, y quien es uno de los encargados de administrar 25 cuentas bancarias en siete países distintos, incluido Chile. De hecho, él es el apoderado para actuar frente a Itaú Corpbanca, institución con la que tienen una serie de vínculos comerciales. Además está Gil Karsten, socio de Patria y que también figura como representante de la firma. Ambos no están basados en Chile.

Parte de la oficina nacional está compuesta por Gonzalo Ruiz-Tagle, VP en infraestructura; Felipe Dawes, jefe de integraciones; y los directores Carlos Miguens y Gastón Oróstegui. Estos nombres, de hecho, son fundamentales para entender uno de los próximos objetivos de la compañía en Chile: el negocio de las concesiones.

En el último año la empresa de origen brasileño ha sostenido diversas reuniones con autoridades del gobierno chileno, especialmente en el rubro de las concesiones y obras públicas. La última fue el 26 de mayo de este año: Ruiz-Tagle, Oróstegui y Miguens tuvieron una videollamada con Luis Elton, director general de concesiones. Seis meses antes, los mismos ejecutivos se juntaron con la directora de la misma oficina -pero de la administración presidencial anterior-, Marcela Hernández.

¿Por qué el interés? Una reseña de la plataforma de lobby del 2021 lo resume así: “Nos gustaría conversar sobre los requisitos de patrimonio mínimo en las concesiones de carreteras que se irán a llamar a licitación en los próximos meses y años. Desde Patria Investments estamos muy interesados en participar en las futuras licitaciones, pero vemos una barrera importante en la forma en cómo se establecen actualmente en las bases de licitación de concesiones de carreteras los criterios para demostrar el patrimonio mínimo del licitante”.
 

¿Riesgo en Chile?

En medio de esta serie de operaciones que han concretado en el último tiempo, la empresa brasileña sí ha mostrado preocupación sobre algunos asuntos de la contingencia nacional. 

En su memoria de 2021 presentada recientemente ante la SEC de Estados Unidos, estipulan que “la incertidumbre política, jurídica, regulatoria y económica derivada de los disturbios sociales y las reformas resultantes, así como la promulgación de la nueva Constitución, podrían afectar negativamente a nuestro negocio”.

Además, establecieron que “nuestros ingresos están sujetos al riesgo de pérdida por acontecimientos políticos y diplomáticos desfavorables, inestabilidad social, conflictos internacionales y cambios en las políticas gubernamentales, incluyendo la expropiación, la nacionalización, la legislación de propiedad internacional y las políticas fiscales”.

A pesar de la preocupación, las piezas en las oficinas de Enrique Foster se siguen moviendo. De hecho, en junio cerraron un joint venture de logística refrigerada con la empresa norteamericana Americold. La operación considera una inversión de US$ 250 millones en Chile.

Una fuente conocedora concluye: “Patria ha crecido en medio de vaivenes económicos, crisis políticas mucho más grandes que la chilena y tiene negocios en países más inestables. Lo que pasa en Chile no los preocupa demasiado. Quieren seguir creciendo”.

Abraham, Ricardo e Ilan: las tres generaciones Senerman que intentan salvar un imperio

La bomba estalló el miércoles en la tarde cuando se anunció que Sencorp entraba en un proceso de reorganización judicial para evitar la quiebra. Desde ese día, Ricardo e Ilan Senerman trabajan junto a los abogados de Carey y los asesores financieros de Asset, para aunar miradas con los acreedores y lograr salvar la compañía que creó su abuelo, el arquitecto Abraham Senerman, hace 60 años. Esta es la historia de una semana frenética y del estilo de las tres generaciones Senerman.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR