Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Eduardo della Maggiora: Al principio “el crecimiento fue explosivo, desordenado, pero sabíamos que sería así”

Eduardo della Maggiora: Al principio “el crecimiento fue explosivo, desordenado, pero sabíamos que sería así”

La semana pasada el CEO de Betterfly estuvo en Chile. Conversamos con él en este primer capítulo de la segunda temporada del podcast MAS Pitch sobre el camino que ha trazado en su startup: lo más difícil y las lecciones.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Sábado 9 de diciembre de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

Hace dos semanas pasó por Chile el fundador y CEO de Betterfly, Eduardo della Maggiora, quien desde hace dos años vive en Miami. El ingeniero civil tuvo una apretada agenda centrada principalmente en trabajo con su equipo local.

La empresa se convirtió en unicornio a principios del 2022 luego de levantar una serie C de US$ 125 millones liderada por Glade Brook Capital (inversionistas de Airbnb, Alibaba, Instacart, Lyft, SpaceX, WeWork y otros). Este 2023, en cambio, ha sido un año rudo, con despidos, cambios en los equipos y nuevos liderazgos.

Della Maggiora cuenta en este primer capítulo de la segunda temporada de MAS Pitch que “si bien el 2023 partió como un año difícil, ha sido sin lugar a dudas el mejor año de la compañía”.


Te puede interesar:  Carlos García, fundador y CEO de Kavak: “Hoy la gente dice que estamos en un invierno, (pero) lo que existía hace años era mucho peor”



“Betterfly es (ahora) realmente la mejor compañía que hemos sido desde el inicio. No crecimos este año 20X, pero crecimos una tasa muy muy alta de una manera sostenible,
con unos unit economics que son 99 percentil en términos de la categoría de software, y estamos listos para empezar a acelerar de vuelta. El primer quarter del próximo año. Vamos a dar un paso bien grande en esa dirección”, asegura.

El ex JP Morgan explica que durante este año pudieron realmente enfocarse en la empresa, y su tiempo como CEO ha estado dedicado en un 90% en producto, clientes y trabajar en esta nueva etapa de la compañía.

Más de 3 mil empresas en el mundo

Si tuviera que definir la compañía en dos minutos, el emprendedor dice: “Somos una plataforma de protección personalizada con beneficios de bienestar e impacto social. Integramos tres mundos totalmente separados: el mundo de los seguros, el bienestar y el impacto social en una solución que lo que busca es incentivar los hábitos saludables y transformarlos en impacto social”.

Para esto -afirma el CEO-, “lo que tenemos en Betterfly es un software que lo que hace es mezclar productos de seguro y de no seguro y meterle una experiencia que se distribuye con la simpleza de Netflix y Spotify”. Destaca que actualmente tienen más de tres mil empresas en todo el mundo y aseguran ser la plataforma de beneficios y protección mas grande de la región. Sobre la tasa de uso, “en una empresa promedio, el 80% de la gente está usando Betterfly todos los meses”, declara.

El ingeniero tiene claro que en el mercado hubo dudas en cuanto a la valorización de la compañía y el éxito del producto.

- Se convirtieron en unicornio. Levantaron estos 200 millones de dólares. Todo el mundo diciendo “guau, lo que logró una startup chilena así de rápido”. Pero después llega la crisis, suben las tasas, se seca el capital, mueren muchas startups. También bajan las valuaciones. Todo eso lo viviste tú. Entonces me gustaría que cuentes un poquito ese proceso, porque Betterfly tuvo que hacer despidos, entre otros varios cambios en pocas semanas. Hablemos de eso, y del momento en que también empieza lo malo. Cuando dices, “chuta, en verdad no era todo tan bonito”.

- Uno como founder de una compañía tiene que entender que siempre va a tener estos ruidos externos y hay que escucharlos, pero no significa que uno tiene que hacerle caso a todo, porque (esto) tiene que ver con la compañía, la madurez en la cual esté. Betterfly se desarrolló en un periodo en el cual crecer era lo más importante al ser algo que no existe o que existe de manera distinta, tiene valor plantar bandera en distintos mercados. Entonces cuando nos dimos cuenta de que habían fondos que nos querían ayudar a expandir, dijimos “ok, esta es la oportunidad para crecer, para plantar las banderas rápidamente en los mercados que queríamos que fueran nuestros mercados iniciales”. Y crecer, a lo mejor no de la manera que yo crecería, si quisiera saber que esta cuestión la quiero llevar a rentabilidad en 12 meses.

Fue un crecimiento explosivo, desordenado, sabíamos que sería así. Y fue a mediados del 2022 donde dijimos “tenemos que ver ahora qué es lo que vamos a hacer en la próxima etapa”. Y ahí empezamos a analizar todo lo demás. Qué cosas eran redundantes, qué cosas teníamos que hacer distinto.


Te puede interesar: A fondo con Carvuk, la startup ganadora del MAS Pitch 2023


Los tres fracasos

Della Maggiora acumula varias anécdotas, entre ellas, un par de fracasos.

Al renunciar a JP Morgan -y mientras estaba en un periodo de transición previo a irse a África, donde trabajó en escuelas locales-, entró como inversionista y llegó a ser cofundador de una plataforma de crowdfunding llamada Profit for Impact. Junto a un emprendedor canadiense recolectaban fondos para construir colegios en Kenya.

El modelo se basaba en mandarle a 33 amigos un vídeo personalizado donde se les pedía US$ 3,33 por 30 días. El objetivo era educar a mil niños. Antes de partir a su viaje ya tenían todos los fondos para dos colegios. A pesar de esto, la idea no prosperó, sin embargo -destaca- “aprendí el poder de la personalización y el poder de la tangibilidad”.

Al poco tiempo fundó una ONG llamada Yayo (como lo llamaba su padre a él cuando era niño). Era una fundación sin fines de lucro que buscaba conectar microcréditos con la educación. “Fue espectacular, nos fue increíble pero después aprendí que no se podía estar dependiendo constantemente sólo de donaciones y no tener un modelo”. Tuvo que cerrarla.

La tercera, tuvo que ver con el medioambiente. La llamó PIC (Preserve in Community), una plataforma que buscaba preservar áreas verdes en el mundo a través de videos personalizados. La idea era proteger un metro cuadrado por un dólar. Esta compañía sigue existiendo, pero nunca escaló.


Te puede interesar: Los 6 tips del CEO de Global66


Della Maggiora comenta que emprender “es un viaje de mucha resiliencia, de caerse y pararse. Yo siempre digo que es como un mono porfiado, se cae, se levanta, se cae, se levanta. Esto es lo mismo que el Ironman, para poder levantarte una y mil veces tú realmente tienes que disfrutar y creer en lo que estás haciendo y tienes que tener esta motivación intrínseca más que extrínseca, motivadores extrínsecos tiene que ver con ser unicornio, vender la compañía. Intrínseco tiene que ver con el porqué lo estoy haciendo y creer en lo que estás haciendo, teniendo una visión clara hacia dónde quieres llegar”.

Primeras contrataciones
Della Maggiora, apenas creó la startup, se propuso tener un buen equipo. El primero en entrar fue su hermano Cristóbal. “Por formación compartimos valores y una experiencia de vida”, dice. Posteriormente reclutó a Andrés Liberman, con quien había coincidido en JP Morgan y que estaba ad portas de ser nombrado profesor titular de la Universidad de Columbia. Renunció previo al estallido social. Mismo caso fue Jorge Fuentes, director comercial de Procter & Gamble que estaba a punto de firmar un contrato con la empresa para partir como expatriado a Centroamérica.


Te puede interesar: Lo que dijo Cristóbal Valenzuela, CEO de Runway, en el MAS Pitch 2023


Ese verano “me pegué un viaje a Silicon Valley a levantar una ronda y me fue increíblemente bien”, recuerda el ingeniero. Fue un mes antes del Covid. Tenía entonces al menos cuatro term sheets con los fondos más conocidos de la zona, todos listos para sumarse. En eso estaba, cuando la pandemia pausó las decisiones de todo el mundo. “Y me sacan todos los fondos de arriba. Lo primero que pensé fue ¿qué me va a decir la señora de Andrés Liberman? ¿Qué me va a decir la señora de Jorge Fuentes?”, confiesa.

Tres meses después la historia cambió: en septiembre del 2020 logró lanzar Betterfly. “A fin de año logramos cerrar una ronda”, recuerda Della Maggiora.

La rutina y el tiempo
En el podcast el emprendedor Endeavor además se dio un tiempo para dar consejos a los emprendedores que están escalando sus compañías. Sobre ello, es enfático en repetir que la clave es el foco claro. Dos lecturas que pueden ayudar en esa tarea, dice, son The essentialism y The Obstacle is the Way.

“Básicamente tienes que eliminar todo y emprender. Creo que hay que eliminar todo lo que no te lleve a tu objetivo. En la vida uno tiene tres pilares: el pilar personal, el familiar y el profesional. Y si uno quiere ser realmente bueno en algo, realmente atleta de clase mundial, tienes que elegir una batalla y en este minuto para mí es Betterfly, es mi familia y el estar yo bien, el triatlón, el ironman que me gusta. Todo lo que no me acerque a eso, lo elimino, ¿qué significa eso? A lo mejor esto va a sonar medio extremo, pero si me invitan a una fiesta o un cumpleaños a las 21:00 de la noche un viernes, no lo hago porque el sábado tengo que estar a las 05:00 entrenando o trabajando, o haciendo algo con mis hijos o con mi señora. Y eso no es trivial, porque al final pasamos cuatro o cinco horas en redes sociales al día, tiempo hay”, afirma.

Para eso, insiste en que “uno debe estar bien”. Comer sano, dormir lo suficiente, hacer deporte, meditar y agradecer. “Hay siete u ocho factores que son súper clave que yo trato de cumplir religiosamente todos los días, más que para estar bien yo, para poder tomar decisiones y poder avanzar. Y eso involucra deporte y todo lo que te decía anteriormente”.

Y concluye: “¿Qué consejo daría a los que están en el camino? Construir una compañía se trata de caerse. Si no te estás equivocando, no te están funcionando las cosas, no estoy avanzando. Creo que el emprendimiento es como una montaña rusa. Un día estoy celebrando, otro día se me va la compañía, después de vuelta de nuevo. Es súper importante uno estar bien para poder liderar y para poder empujar, porque esta cuestión requiere resiliencia, requiere pasión, requiere muchas horas y uno tiene que recargarse, tiene que recargarse y cada uno sabe dónde le aprieta el zapato”.

El nuevo camino de Pablo Zegers: “Soy un dinosaurio que sabe de inteligencia artificial”

“Si ves el universo, el fenómeno más interesante es la vida, y la vida más interesante es la del ser humano, y resulta que de las habilidades del ser humano más distintivas, está la inteligencia”, pensó hace años Zegers, y eso lo guió a estudiar Ingeniería y luego a dedicar su vida a la inteligencia artificial. Se doctoró en Arizona, impartió clases en la Universidad de los Andes y ahora es emprendedor en Anastasia.

Los inicios de Nico Orellana: acelerado en Silicon Valley, un exit fallido y reinvención

Hoy está enfocado 100% en su nueva startup, Flycrew, que ayuda a creadores de contenido a monetizar sus audiencias. Desde el 2007 está inserto en el ecosistema tecnológico. Creó Webprendedor, tuvo como primer inversionista a Oskar Hjertonsson en Welcu -que casi fue adquirida por Eventbrite- y se reinventó en la pandemia. Su historia está en el segundo capítulo del podcast Mas Pitch.

Los Cornershop ahora ponen fichas en startup de trabajo freelance

Hace un mes, Oskar Hjertonsson, Daniel Undurraga y Juan Pablo Cuevas invirtieron en Seeds, una plataforma de talento que conecta a jóvenes profesionales con grandes empresas para trabajar por proyectos. La startup de origen argentino, con operaciones en Chile y México, se prepara para levantar la Serie A, apoyada también por el CEO global de Old Navy y el COO de Globant.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR