Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

La apuesta sustentable de REV, el e-commerce del diseño chileno

La apuesta sustentable de REV, el e-commerce del diseño chileno

Con diseñadores nuevos y consolidados, y un público cada vez más comprometido con el consumo responsable de ropa, la experta en marketing Karina Toro decidió lanzarse y ofrecer puro diseño local, primero de vestuario, al que ya sumará calzado, accesorios y joyas.

Por: Nicolás Durante | Publicado: Sábado 29 de enero de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Cuando Irina Karamanos, pareja del presidente electo Gabriel Boric y futura primera dama, fue a la ratificación de las elecciones al Servel, llegó usando una túnica de Guido Vera, diseñador chileno que está radicandose en Paris para seguir su expansión, tras un paso por Ciudad de México. 

Justamente Vera es uno de los primeros 10 diseñadores que dijeron que sí a Karina Toro para su marketplace llamado REV Store. Cetros, Ceremonia, LaMartic, Luppo, Martín Luttecke, Munay Sisters, Roberta, Sebastián del Real Ossa y PaloSanto, son los otros integrantes. Para formar parte del marketplace que Toro armó a partir de sus ahorros y junto a su socio, el programador Cristián López, los requisitos son estar comprometido con el slow fashion, tener diseños propios y fabricar, demanera justa, en Chile. 

Irina Karamanos, llegando al Servel en un Guido Vera.

“No” a la moda rápida

Un día decidió irse de ahí. Tras una carrera profesional asociada al marketing y producción de catálogos de moda en reconocidas marcas de retail chileno, la periodista Karina Toro se dijo a sí misma que la “moda rápida” no era lo suyo. Ya no podía seguir fomentando esa industria y decidió emprender.

La idea partió en 2016, misma época cuando dejó de comprar ropa en el retail. Hoy solo se viste con vestuario de segunda mano o con diseño chileno. “Antes era compradora usual de Zara, H&M. Empecé a investigar y es bien frustrante el fast fashion y más todavía ser parte de ese mercado”, señala.

Al principio, lo que Toro buscaba era hacer un megaoutlet virtual. “Las tiendas ‘donan’ sus bodegas, pero en verdad lo que hacen es botar ropa que termina en lugares como esa imagen que mostraban del desierto de Atacama”, explica. 

karina Toro. 

Hubo acercamientos con retailers para incorporarse en este proyecto, pero nada se concretó. Luego llegó el estallido social y la pandemia, y entonces le volvió a dar un nuevo giro. Esta vez sin el retail: hacer un marketplace profesional solo con diseñadores de vestuario chileno. 

“Con el confinamiento, las tiendas cerradas y la falta de stock, la gente empezó a comprar online y a diseñadores nacionales porque tenían la ropa antes. Muchos de ellos no tenían páginas web profesionales, y ahí ví la oportunidad”, dice Toro, también creadora de las ferias La Dominical, que se realizaban en un sitio eriazo en pleno Providencia. 

Incorporar calzado, joyería, accesorios y productos de belleza

Aunque están recién partiendo, Toro cuenta que ya ha recibido muchos diseñadores interesados en integrarse a la plataforma para el segundo lanzamiento y hay gente comprando prendas. 

REV se encarga desde el marketing hasta el despacho de los pedidos. Y en junio espera hacer una versión de La Dominical que incluya muestras in situ de los diseñadores, además de música y actividades al aire libre. 

Con esto, lo que Toro quiere demostrar es que en Chile no solo hay “diseñadores emergentes”, sino que además existe una ola de creadores que está traspasando las fronteras y dándose a conocer afuera del país más que en su propia casa. 

Diseño de la marca Cetros/ En la foto principal: Ella: Blusa y corbata, Martín Luttecke. Pantalón, LaMartic. Él: Total look Ceremonia.

Por sobre todo, cuenta, quiere ayudar a concientizar con el consumo responsable de ropa. 

“La gente dice mucho que el diseño nacional es demasiado caro, pero yo siempre pregunto de vuelta: ¿Te parece normal que una polera cueste $ 5 mil? Si vas a Independencia, ninguna tela cuesta 5 lucas. Entonces hay que sentarse a pensar un momento en cómo se llega a ese precio. Hay que explicar cuál es el valor de las cosas, parte por parte: la tela, el que corta y cose, el que diseña. Y ahí la gente entiende”, dice.

Apunta a las nuevas generaciones como las grandes aliadas. “La gente más joven está más consciente del medioambiente, la crisis climática y el consumo responsable de vestuario. Y con la caída de los estereotipos de género, una misma prenda puede tener varias vidas en más de una persona”, agrega.  

La siguiente etapa del marketplace, adelanta, es incorporar a diseñadores de calzado, joyería, accesorios y productos de belleza. Todos con el mismo protocolo de aceptación: conscientes, únicos y nacionales.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR