Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

Teatro Biobío cumple cinco años: “Ha sido un farol para la región”, dice su directora

Teatro Biobío cumple cinco años: “Ha sido un farol para la región”, dice su directora

Aunque más de la mitad de la vida de este teatro ha estado marcada por la pandemia, han logrado récords de audiencias en su producciones, potenciar a los creadores locales y poner el nombre de la región en el mapa cultural mundial. “Nosotros lo hemos visualizado desde el principio con esta idea de cómo un teatro cambia una ciudad, de cómo somos más que un teatro: tenemos un rol con el país y con nuestra imagen país”, señala su directora Francisca Peró.

Por: Valentina de Aguirre | Publicado: Viernes 20 de octubre de 2023 a las 14:07
  • T+
  • T-

Junto al río Biobío, en un gran edificio proyectado por el destacado arquitecto chileno Smiljan Radic, se levanta el Teatro Biobío, que este 2023 cumple cinco años desde su inauguración. Y aunque gran parte de su trayectoria ha estado marcada por la pandemia, ha logrado convertirse en un “farol para la región del Biobío”, como explica su directora ejecutiva, Francisca Peró.

“En estos cinco años que lleva el Teatro creemos que de alguna manera el edificio ha cumplido un rol que descentraliza. Creemos que la descentralización del país también va de la mano con decisiones tan importantes como tener un teatro con estas características en una región que no sea la Metropolitana”, dice.

Para celebrar su quinto aniversario, el teatro acaba de reestrenar Llacolén, el musical familiar con el que inauguraron en marzo de 2018 y que ya ha sido visto por más de cinco mil personas. La obra, basada en una leyenda de la región, logró juntar en un escenario a creadores del Biobío junto a expertos de otras regiones de Chile: los músicos Cuti Aste y Camilo Salinas en la dirección artística y musical, Miguel Bregante en la dramaturgia junto a Paula Barraza, quien también es la directora teatral del musical, entre muchos otros artistas. “Esta obra es la primera que lleva a escena esta leyenda y es un gran orgullo que haya ocurrido en nuestra región”, destaca Cuti Aste.

Uno de los grandes impactos que ha tenido el teatro durante estos cinco años es el fortalecimiento de la industria creativa local: el 50% de la programación está hecha por creadores de la región, a través de una convocatoria regional abierta. “Este es un teatro que programa, pero que también busca impulsar proyectos con distintas estrategias. Por ejemplo, en marzo inauguramos un proyecto que se llama TBB Lab, un laboratorio que tiene como objetivo ser una fábrica de artes escénicas, donde podemos ser el nodo donde nace una idea”, explica Francisca Peró.

Además, implementaron un espacio de residencias dentro del teatro, donde artistas extranjeros se instalan para compartir sus conocimientos con la comunidad, generando un espacio de formación para artistas locales. “La región está apostando por una idea de cambio de matriz productiva o de fortalecer otras matrices productivas, más allá de lo industrial. Están pensando mucho en las industrias creativas”, dice Peró.

Habitar el teatro

Uno de los desafíos que se ha planteado el equipo para este aniversario es “invitar a las personas a habitar el Teatro Biobío”, como cuenta su directora ejecutiva.

Antes este lugar funcionaba como un teatro tradicional, donde había espacio para la creación, los ensayos y las presentaciones, pero sin mucha vida en su interior más allá de las funciones y las visitas guiadas. Hoy la cafetería está abierta de martes a sábado con vista a todo el hall principal, uno de los puntos más atractivos, y el público ha empezado a reunirse en torno al edificio: afuera, en el parque, se juntan deportistas, patinadores y familias.

“Hacia el futuro esperamos que esto siga creciendo. Nosotros lo hemos visualizado desde el principio con esta idea de cómo un teatro cambia una ciudad, de cómo somos más que un teatro: tenemos un rol con el país y con nuestra imagen país”, dice Peró.

Y esto se potencia también a través de la programación: “Buscamos tener siempre una programación artística que sea vinculante con los intereses de la ciudadanía, que sea un aporte. Creemos que es importante fortalecer este concepto de habitar el teatro, de generar cada vez más actividades que permitan fortalecer esta idea de que uno va al teatro no sólo a ver lo que ocurre en la sala, sino también a encontrarse con otros en un lugar de respeto, de encuentro, de ciudadanía. Creemos que ahí hay una responsabilidad que nosotros tenemos que mantener, fortalecer y cuidar”, señala la directora ejecutiva del espacio.

Descentralización de ida y vuelta

Para el equipo liderado por Peró, la descentralización que han tratado de impulsar es “un camino de ida y vuelta”, porque tiene que ver con potenciar a los creadores locales, pero también con llevar expertos de otras regiones hacia el Biobío y potenciar la presencia de los artistas de la región en otros lugares.

“Es la oportunidad de tener más presencia local, pero también que esa presencia local se conecte con otros”, explica Peró. “Un ejemplo concreto: hay una compañía local que se llama La Gaviota Podcast que fue parte de una convocatoria de programación y que a partir de distintos talleres en los que participaron, terminamos haciendo una coproducción de una obra que se estrenó en el Teatro Mori, en Santiago, y que fue coproducida por el Teatro Biobío y por el espacio Checoslovaquia. Entonces estamos generando esos cruces: que la región salga. Que se enraíce bien en su territorio, pero también logre salir”.

Así ha pasado también con una de las últimas producciones propias del teatro: el musical Cecilia, una historia incomparable, que luego de una exitosa temporada en Concepción y con un elenco compuesto por artistas de la región y otros del resto de Chile, llegará en enero de 2024 a Matucana 100.

Los diseños de Karyn Coo cobran nueva vida inteligente

“Karyn es análoga, trabaja en su carril artística, con lápiz y papel, hilo y aguja, y nosotros estamos full con el computador diseñando, estrujando la inteligencia artificial, entendiendo su lenguaje y todas las posibilidades que ofrece. Entonces fue súper bonito ese cruce editorial”, dice Mariana Pardo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR