Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Álvaro Saieh ya no tiene el 50% en SMU

Álvaro Saieh ya no tiene el 50% en SMU

A pesar de que el empresario mantiene el control del directorio de la matriz de Unimarc, buena parte de sus acciones están en prenda por créditos. Las últimas dos ventas de acciones fueron forzadas por un grupo de acreedores para pagar intereses de una deuda que casi lleva a la quiebra a su sociedad Sams.

Por: Nicolás Durante | Publicado: Viernes 3 de marzo de 2023 a las 18:00
  • T+
  • T-

El 23 de febrero, Álvaro Saieh Bendeck dejó de ser dueño del 50% de la propiedad de las acciones de SMU, matriz de Unimarc, Alvi, Mayorista 10 y Super 10. Aunque sigue siendo el accionista mayoritario y quien ejerce el control del directorio con seis de los nueve asientos, además de elegir a la presidenta y vicepresidenta, el grupo ligado a la familia del excontrolador del banco Corpbanca quedó con el 49,9% de las acciones y seguirá bajando. Todo, para poder pagar sus deudas. 

Primero fue el 9 de febrero cuando Inversiones SAMS SPA, a través de la cual el empresario controla la supermercadista, representada legalmente por el gerente general de CorpGroup, Andrés Winter, vendió 19.005.982 acciones a un precio unitario de $ 125, recaudando con ello $ 2.375 millones. Esa vez, cedieron el 0,33% de las acciones que tenían y la operación la ejecutó Consorcio Corredores de Bolsa. 

Dos semanas después, el 23 de febrero, otra vez Inversiones SAMS, esta vez por medio de la corredora de bolsa de BTG Pactual, vendió 20.147.200 de papeles a $ 132 cada uno, recaudando $ 2.659 millones. Es decir, vendieron otro 0,35% de las acciones. 

Un control frágil

El control absoluto (50 +1) ya era frágil. Según la memoria 2021 de SMU, “el Sr. Álvaro Saieh Bendeck, en conjunto con su cónyuge e hijos (en adelante, el “Grupo Controlador”), controlan el 50,58% de las acciones de SMU S.A.”

Con el 0,68% que vendieron en 14 días, perdieron el 50%.

¿A dónde fueron a parar los $ 5.034 millones que recaudaron ambas operaciones? Según respondió CorpGroup a DF MAS, “las recientes ventas de pequeños paquetes accionarios fueron realizadas en el marco de acuerdos alcanzados en el año 2021 con algunos bancos para reestructurar la deuda que algunas empresas de CorpGroup mantenían con esas entidades financieras. Los créditos incluían como garantía acciones de SMU”.

En 2021, los bancos Internacional y BTG Pactual, además de las compañías de seguros Confuturo, Penta Vida, Metlife, Principal y BTG Pactual Deuda Privada Fondo de Inversión, pidieron la liquidación forzosa de Inversiones SAMS SPA por atrasos en sus compromisos financieros de un préstamo que le hicieron por más de 3 millones de UF (unos US$ 124 millones) en septiembre de 2018.

Dicha causa judicial duró poco, porque fue retirada tras llegar a un acuerdo. Aunque los detalles de la negociación son reservados, se sabe que reestructuraron la deuda y ajustaron los plazos de pagos. Además, estipularon que los acreedores tendrían el derecho absoluto de vender acciones para pagarse de intereses bajo ciertos parámetros. Y eso fue lo que hicieron en febrero, según explicó CorpGroup. 

“En ese contexto, se confirieron a los referidos bancos derechos a vender un porcentaje limitado de las acciones que se mantienen en garantía, con el único objeto de realizar un prepago anticipado de esas deudas, procediendo los propios bancos a la venta y posterior pago parcial de sus créditos, conforme a mandatos conferidos para estos efectos. Ninguno de los recursos recibidos por estas ventas ha sido percibido directamente por CorpGroup, como podría inferirse en las publicaciones que motivan esta respuesta”, responden. No quisieron aclarar cuál es el porcentaje total que tienen los acreedores para seguir vendiendo acciones y así pagar la deuda. 

Reafirman que “los derechos de venta antes descritos están limitados a un pequeño porcentaje del total de acciones de SMU que mantiene CorpGroup, que no afecta ni podría afectar el control que CorpGroup mantiene en SMU”.

Aunque Saieh perdió el 50% de la propiedad todavía cuenta con el poder para elegir a la mayoría del directorio y con ello aprobar o rechazar las decisiones relevantes de la empresa. Los directores que no fueron elegidos con votos del controlador fueron Rodrigo Pérez Mackenna, Tina Rosenfeld y Raúl Sotomayor, del fondo Southern Cross, firma que posee poco más del 10% de las acciones. 

Para que Saieh perdiera efectivamente el control, deberían unirse todos los demás accionistas que ahora tienen el 50,1% para quitarle la mayoría del directorio. En el mercado dudan que eso suceda porque, salvo Southern Cross, el resto son pequeños y numerosos accionistas a través de instituciones como bancos, corredoras, fondos de inversión y AFP. Según la Comisión para el Mercado Financiero, hay 166 accionistas registrados directamente. 

Lo que sí podría pasar sería que Saieh se alíe con algún accionista y estructure un pacto de acción conjunta para controlar en propiedad la empresa. Eso no estaría en desarrollo, según varias fuentes consultadas. Además, queda la duda de cuántas acciones efectivamente controla el empresario, y cuántas están prendadas para sostener sus créditos aguas arriba en las sociedades con las que controla SMU: SAMS SpA, Inversiones SMU Matriz Limitada, Fondo de Inversión Privado Epsilon, Fondo de Inversión Privado Gamma, CorpGroup Inversiones Limitada, CorpGroup Holding Inversiones Limitada y Retail Holding. Corpgroup declinó responder aquella interrogante.

El próximo 13 de marzo es la entrega de resultados de SMU. Según la recientemente aprobada ley de agentes de valores, existe una prohibición de transar acciones a los directores, gerentes, administradores y ejecutivos de una sociedad 30 días antes de la publicación de los estados financieros de una sociedad, así como a sus familiares. Por dicha prohibición en enero pasado fueron multados Eugenio von Chrismar, Fernando Echeverría y Álvaro Izquierdo Wachholtz. 

La venta de Inversiones SAMS, donde María Francisca Saieh es accionista, quien a su vez es vicepresidenta del directorio de SMU, se realizó el 23 de febrero, y entraría en ese periodo de bloqueo. 

Sin embargo, recién esta semana y luego de que DF MAS consultara por el eventual problema con el periodo de bloqueo, el grupo Saieh envió a la CMF una presentación advirtiendo que esta venta la hicieron los acreedores y no los accionistas de Sams. Afirmaron que las ventas se hicieron “en expresa contravención a las instrucciones contenidas en el mandato otorgado, que prohibía la venta durante el periodo de bloqueo referido”.

SMU no se vende 

Aunque en el círculo del empresario reafirman que SMU sigue siendo “la joya de la corona” y que no se vende, sí ha debido deshacerse de buena parte de sus otros negocios. Partiendo por Corpbanca, que tuvo que entregar a los brasileños de Itaú Unibanco, luego de acogerse a una reestructuración bajo el capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. El acuerdo para saldar las deudas con los brasileños incluyó que el holding CorpGroup Banking transfirieron 94.078 millones de acciones a sus ex socios y con ello saliera del negocio. 

Por ese proceso de quiebra tiene abierta una arista penal que preocupa al grupo Saieh, que a fines de febrero reforzó su estrategia legal (ver recuadro). 

Las tiendas de conveniencia OK Market, también fueron vendidas. El comprador fue el grupo mexicano Femsa, que en Chile controla los Oxxo. Sin embargo, dicha operación fue denunciada por la Fiscalía Nacional Económica, tras encontrar que Oxxo no había entregado bien toda la información durante el proceso de fusión. Corpgroup no fue parte del requerimiento. 

Otra unidad de negocio que vendió el grupo Saieh fue Construmart en 2017, a un fondo ligado a LarrainVial. Y lo mismo hizo con VivoCorp, su unidad de centros comerciales, que vendió a BTG y Grupo Patio. 

Copesa, apunta una fuente, no estaría en venta, pero sí Radio Duna, aunque hasta ahora no hay oferentes oficiales

También ha vendido arte. Como las 22 piezas del Renacimiento que remató de su colección Alana en junio del año pasado con lo que, según la casa de subastas Christie’s, recaudó US$ 19.404.600. La obra más cara vendida fue la pintura Santo Domingo y la estigmatización de San Francisco, de Fray Angélico, pintada con témpera y oro sobre tabla y que fue adjudicada por US$ 4,7 millones. 


Saieh refuerza su equipo penal: entra Samuel Donoso y se vienen las declaraciones

El delicado momento que enfrentan sus empresas está permeando la vida social de Saieh, dicen quienes lo conocen. Aunque nunca ha sido común que asista a eventos, cada vez se le ve menos y ha optado por aislarse en su casa en Vitacura. 

La arista judicial que más ruido ha generado es la querella que interpuso MBI Inversiones en enero, en la que se le acusa de vaciamiento de patrimonio de Corpgroup Banking (CGB), con el objetivo de no pagar sus deudas. A ella se han ido sumando otros acreedores del empresario, como Indumotora.

El abogado que representa a los querellantes, Carlos Cortés, ha pedido una serie de diligencias a la Fiscalía, cuya investigación lidera el persecutor Felipe Sepúlveda, entre ellas citar a declarar a empleados de CGB, y pedir toda la documentación de la firma. 

Una fuente confirma que Cortés está convenciendo a más acreedores de sumarse a la querella. Uno de los demandantes dice: “Yo ya no quiero negociar, ni recuperar plata, quiero que se haga justicia y que pague el que tenga que pagar”. 

Sin embargo, el 27 de febrero hubo un cambio en el equipo legal de Saieh y asumieron Samuel Donoso y Gonzalo Cisternas, penalistas de casos reconocidos públicamente.

Ya se pusieron a disposición del Ministerio Público y de la PDI para prestar colaboración en la investigación. Hasta ahora no ha declarado nadie del grupo Saieh, pero esperan que pronto la PDI tome declaraciones. 

Las mismas fuentes cuentan que la defensa del empresario se basará en el acuerdo al que llegaron en EEUU los acreedores, entre ellos MBI, y que estipula que en dicho proceso sí se debatió la rectitud legal del proceso de adquisición de las deudas, como el default que fue ocasionado por menor entrega de dividendos de Itaú Corpbanca y no por una estrategia criminal de CGB para perjudicar a sus acreedores. “El tribunal de Delaware ya ha dicho que aquí no hubo mala fe, y eso está acreditado por el Comité de Acreedores”, dice una fuente involucrada. 

Lo que sí estaría descartado, por ahora, es negociar una salida económica con los querellantes: según argumenta un jurista, al existir un proceso de quiebra, por ley no se puede beneficiar a un acreedor en particular en desmedro de otro.

** Esta nota fue editada y se publicó la siguiente aclaración el domingo 12 de marzo: 

En el artículo “Saieh ya no tiene el 50% de SMU” publicado el domingo 5 de marzo, se afirmó erróneamente que la CMF “ya habría pedido explicaciones” a SAMS SPA por las ventas de acciones que hizo en un periodo de bloqueo de transacciones. Sin embargo, la empresa aclaró que dicha información no corresponde a la realidad, porque fue SAMS el que voluntariamente decidió informar a la CMF que dicha venta fue realizada por acreedores y no por la sociedad.

Sergio Jadue demanda a Amazon en EEUU por difamación en serie “El Presidente”

En una recién ingresada acción civil ante la corte distrital sur de Florida, el otrora timonel de la ANFP acusa que el gigante norteamericano, junto con productoras, directores cinematográficos y actores, incurrieron en difamación e invasión de la privacidad en la realización y distribución de la serie El Presidente, que retrata a Jadue como el líder de una banda criminal para defraudar el fútbol regional.

Mallplaza tiene hambre: la hoja de ruta para liderar la región andina

Además de terminar con la sequía de operaciones en bolsa, la OPA que la operadora de centros comerciales lanzará entre julio y septiembre la termina de posicionar como el líder en la región andina de centros comerciales, con foco en Perú y Colombia, donde todavía les queda espacio para crecer. Fondos locales y extranjeros ya han contactado a los bancos asesores.

La pugna patrimonial que sacude a la ex Colonia Dignidad

En una acción legal de abril pasado quedó expuesto un profundo desacuerdo entre accionistas. Los reclamantes alegan por la falta de acceso a la información contable de las sociedades y afectación a su derecho de propiedad. La contraparte desestimó los reclamos y exhibió como sí definieron repartos de utilidades. Esta es la historia de este conflicto por los negocios y bienes en el enclave alemán.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR