Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Tensiones en Falabella no se disipan a 120 días de la llegada de Ostalé

Tensiones en Falabella no se disipan a 120 días de la llegada de Ostalé

La tensión entre las familias controladoras, Solari y Del Río, y el equipo ejecutivo aún no se disipa del todo. A fines de agosto vendrán resultados del segundo trimestre desfavorables para la firma presidida desde abril por Enrique Ostalé. Pero al interior creen que la estrategia digital del gerente general Gaston Bottazzini y una mejora en el consumo en el país apuntalarán la situación.

Por: José Tomás Santa María y Nicolás Durante | Publicado: Sábado 12 de agosto de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

Enrique Ostalé ha ido a todos los directorios de las filiales del Grupo Falabella, sea parte de la mesa o no. Se sienta, toma nota y hace preguntas. Lo mismo en las reuniones uno a uno, donde se ha juntado con todos los gerentes de unidades y países. Eso en Chile y afuera; de hecho la próxima semana viaja junto al gerente general del grupo, Gaston Bottazzini, a Ciudad de México a visitar la operación de Sodimac. Volverá a su CDMX donde dirigió los destinos de Walmart. Hoy el foco es otro: dar vuelta el mal momento de Falabella. 

Desde que asumió como presidente de la empresa, aquel 19 de abril, la acción de la retailer que aglutina las marcas Falabella, Sodimac, Tottus y Banco Falabella, no ha hecho más que subir. Al cierre del viernes, lo hacía en 30,8%. Aunque las razones pueden ser varias. Cercanos al propio Ostalé dicen que no tiene que ver con su arribo, sino que coincidió con que la Bolsa de Santiago lleva un rally de varios meses.

Sin embargo, algunos operadores del mercado creen que sí hay un premio por el cambio de timón. Los datos muestran que el IPSA no ha subido igual que el papel del retailer, y que desde el 18 de abril sólo ha sumado 15,4%. Coincidencia o no, hay varios en el pacto controlador de la firma -que ha visto caer el valor de la compañía en un 70% durante los últimos años- felices con este repunte.

Miami Bice: la silenciosa llegada del holding financiero de Grupo Matte a EEUU

Los bandos en el directorio 

Ostalé sabe que uno de sus objetivos es reconstruir las confianzas al interior de una compañía afectada en su ánimo interno no sólo por sus malos resultados -lleva históricos tres trimestres de pérdidas-, sino que por las diferentes miradas que se enfrentan en el directorio y en el pacto controlador.

Desde hace meses las ramas de la familia Del Río -que tiene dos representantes en la mesa, José Luis y desde abril Alfredo Moreno- y de Juan Cúneo -representado por su hija Paola- vienen manifestando que no comparten la estrategia que ha llevado adelante la empresa durante los últimos años. Fueron ellos los que, tras el cambio de directorio que se generó en la última junta de accionistas, presionaron para conseguir que Carlo Solari dejara la presidencia y que fuera reemplazado por Enrique Ostalé.

El exejecutivo de Walmart entró a la mesa con los votos de la familia Heller Solari -aunque también fue sondeado por la AFP, pero nunca recibió una propuesta formal de ellas-, y no tenía entre sus planes asumir la presidencia; sin embargo, desde que se lo plantearon ha tomado un rol muy activo, marcando una presencia diaria en la compañía.   

Este escenario ha generado inevitablemente dos miradas al interior del directorio. Aquellos que quieren avanzar con mayor velocidad en los cambios de estrategia -ahí está Del Río, Moreno, Cúneo- y que según diversas fuentes suelen insistir incluso en la necesidad de evaluar el rol que ha jugado el gerente general Gastón Bottazzini, quien ha encabezado la estrategia de la compañía estos años. Y por otro lado, están quienes piden “prudencia” en la toma de definiciones: Carlo Solari, Cecilia Karlezi Solari y Juan Carlos Cortés Solari.

Bottazzini tampoco es indiferente a esta situación, y según cuentan quienes han participado de dichos directorios, él mismo ha planteado que su permanencia en la empresa está condicionada a un cierto nivel de coincidencias en la estrategia que se defina.

Más de 100 mil personas tienen seis propiedades o más en Chile

También forma parte de la mesa el exejecutivo de Ripley y ENAP, Andrés Roccatagliata, quien arribó al directorio con los votos de la AFP. Si bien él estuvo entre los que votaron por nombrar a Ostalé en reemplazo de Solari, en las discusiones se ha mantenido como un director independiente, sin responder a bandos ni grupos. El noveno director es Germán Quiroga, ingeniero brasileño experto en la industria digital.

En este escenario, quienes han conversado con Ostalé aseguran que él no se considera un “mediador” entre estas dos visiones. “Es un director profesional, que trae su experiencia para colaborar en el repunte de la empresa, y dentro de esa experiencia está su capacidad para reconstruir confianzas. Pero eso no significa que no ejecute”, dice un ejecutivo que lo conoce.

El foco digital, la madre del problema

¿Qué le pasó a Falabella?, es lo que se preguntan muchos en el mercado. Y se ha escrito bastante. 

Entre quienes conocen la compañía hay consenso en que a la dupla Solari-Bottazzini les tocó enfrentar una “tormenta perfecta”.

Primero el estallido social que afectó las ventas del último trimestre de 2019; luego la pandemia que obligó a cerrar los locales y multiplicó por ocho los pedidos por internet (con los múltiples problemas logísticos que eso generó); cuando se consiguieron abrir las tiendas los clientes tenían un exceso de liquidez producto de los retiros de fondos de pensiones y las ayudas sociales; se hicieron nuevos pedidos a China, pero hubo que enfrentar los problemas que la pandemia generó en ese país y en la industria logística a nivel global; todo esto provocó problemas de inventario que se mantienen hasta hoy, y que se ven agravados por una desaceleración en el consumo que hasta ahora no repunta.

El 80% de la caída en el resultado de la empresa se explica por Sodimac, Falabella y el banco (todos los negocios en Chile), dice una persona que conoce la empresa. “Las dos primeras se deben a la mezcla fatal de alto inventario y caída en el consumo, y el banco por tema de provisiones, aspecto que ahora debiera cambiar”, explica una fuente de la compañía.

El conjunto de estas situaciones ha provocado que la empresa lleve tres trimestres mostrando pérdidas, situación que debiera repetirse en el segundo trimestre de este año, cifras que se conocerían hacia fines de agosto.

No obstante lo anterior, la principal diferencia que existe en el directorio tiene que ver con el foco digital: qué nivel de inversión se define para este propósito. Las críticas de quienes sostienen esta visión apuntan al modelo de marketplace, a la compra de Linio y al hecho de haber apagado los sitios web de Sodimac y Tottus para concentrarse en Falabella.com, o que pasar del color verde al naranjo confundió.

Los críticos de la gestión creen que se debe proteger el negocio principal, que ha sido descuidado por esta apuesta digital que, además, no ha dado buenos resultados.

La historia detrás de la inversión deportiva de Luksic

Ostalé-Quiroga-Bottazzini

En el primer o segundo directorio tras el cambio de abril, la mesa definió avanzar en una revisión de la estrategia que se había llevado adelante en la empresa. Y se mandató a Ostalé, al director brasileño Germán Quiroga -ambos nuevos en la compañía- y al propio Bottazzini que lideraran el proceso. 

Durante estos meses, el equipo ha trabajado intensamente con múltiples reuniones y visitas a terreno. Las conclusiones conceptuales de dicha revisión ya están, y ahora hay que hacer la bajada concreta. En principio se mantendrá la estrategia digital actual, pero con ajustes. Por ejemplo, dentro del marketplace Falabella.com se definió darle más visibilidad a las marcas Sodimac, Tottus y Falabella retail. 

Probablemente durante los próximos dos meses se irá viendo con qué nivel de compromiso se asume este plan. 

Las clasificaciones

La explicación de la “tormenta perfecta” exógena de la firma no ha convencido a todos y eso se nota en las dos recientes clasificaciones de riesgo en contra de Falabella. Fitch rebajó la nota a BBB- de BBB en febrero, y Feller Rate cambió la perspectiva desde “estable” a “negativa” la semana pasada. 

“La perspectiva Negativa refleja las expectativas de la agencia de un entorno operativo desafiante con costos operativos e inversiones mayores para apoyar la estrategia digital de la compañía, una incapacidad continua para trasladar completamente los aumentos de precios a los clientes y un entorno competitivo más agresivo”, apuntó Fitch en febrero.

“La generación de Ebitda ajustado de la compañía se ha visto afectada por los niveles de actividad y las presiones inflacionarias en la región, que impactaron en la estructura de costos”, agregó Feller Rate la semana pasada. 

Muchos creen que con una tercera clasificación negativa, el panorama empeora aún más. Y eso, según el mercado financiero se soluciona con un aumento de capital, del cual están expectantes. De hecho, varios creen que es la salvación para Falabella, y permitiría que algún fondo extranjero grande entre a la propiedad. Pero los dueños han dicho, ya varias veces, que no. 

La apuesta es que los números empiecen a acompañar. Pero no todavía. Los resultados del segundo trimestre vendrán igual o más malos que el primero, cuando perdió US$ 76 millones. Sin embargo, la apuesta es que hacia fines de año la situación mejore para el retail en su conjunto. 

Sin embargo, las tareas de Ostalé son claras. En la empresa lo ven enfocado en dos principalmente: reconectar con los clientes, algo que sienten se perdió durante la pandemia; y bajar el nivel de deuda/ebitda de 7,3 veces. Para eso se inició la venta de terrenos. La compañía tiene US$ 2.500 millones en activos inmobiliarios y por ahora está descartado el aumento de capital y la venta de unidades de negocios.

Pero esa decisión es “por ahora”, dice un conocedor, porque habría fondos de inversión inmobiliarios interesados en entrar en la propiedad de Mall Plaza. En un comienzo se evaluó que Falabella vendiera una participación, pero hoy no se ha insistido en esa vía.

El pacto de accionistas

El pacto de control del grupo Falabella lo tienen seis familias: los Del Río -que tienen acciones para elegir dos directores-, los Cúneo Solari, Heller Solari, Karlezi Solari, Solari Donaggio y Cortés Solari. En conjunto tienen el 68% de la empresa.

Como suele ocurrir en las empresas cuando los resultados no son buenos, se han ido instalando diversas tensiones entre las ramas.

La salida de Carlo Solari de la presidencia, la presión de los Del Río y Cúneo a la línea ejecutiva y las filtraciones en la prensa, han provocado que más de alguno se sienta molesto o dolido por la forma en cómo se ha manejado la situación.

“Ya no hay mucho animus societatis”, dice un cercano al pacto. 

Este pacto de accionistas vence en 2025 y conocedores apuestan a que a inicios del próximo año comience la redacción. El gran tema será definir quiénes van a integrar dicho pacto. “Pacto va a haber, de eso no hay duda, pero no necesariamente con los mismos integrantes”, dice un conocedor de las dinámicas internas de la compañía.

Quién es Iván Montoya, el inversionista ángel que conecta a Latinoamérica con Silicon Valley

Los ruidos internos

Al interior de Falabella, en la segunda y tercera línea gerencial las cosas también están agitadas. 

A nivel de gerentes, no todos son “team” Bottazzini, y muchos vienen de gerencias y presidencias anteriores. Hay una especie de parcelas en que cada gerente de unidad defiende sólo su negocio, eso a pesar de que el gerente general ha tenido como foco implementar la idea de “un solo ecosistema”; he ahí por ejemplo la unión de todos los e-commerce bajo falabella.com, donde nombró como gerente al colombiano Jaime Ramírez. 

Según se comenta a nivel de gerentes en Falabella, varios creen que el equipo Ostalé-Bottazzini está comenzando a afianzarse, y no están tan seguros de que el argentino salga de la compañía. Eso sí, creen que habrá cambios en unidades. 

Cercanos a Bottazzini sostienen que entre los gerentes de primera línea, aquellos que integran el comité ejecutivo, están totalmente alineados con el CEO. No obstante, cuando se baja a la segunda o tercera línea, dicha lealtad no es tan clara. 

Esto ocurre particularmente al interior de Sodimac, donde si bien el gerente general Alejandro Arze tiene la confianza de Bottazzini -entró al grupo Falabella en el año 2000 y ha ejercido distintos roles en los negocios de Sodimac, Seguros, CMR y Banco Falabella-, debajo suyo habría ejecutivos cercanos a ejecutivos anteriores y no tan alineados con la estrategia.

Enrique Ostalé: Falabella "se merece obviamente una valorización más alta, pero eso hay que ganárselo"

En la semana en que la compañía de retail entregó sus resultados 2023, el máximo directivo de la firma dice que éstos “traen buenas noticias para el futuro”, porque demostraron la capacidad de la compañía para generar flujo y porque el indicador clave asociado a la rentabilidad del negocio tuvo una mejora importante. Sobre la expectativa por el nuevo CEO, enfatiza que no se ha descartado un candidato interno, y desdramatiza las diferencias en el directorio. “Cuando todos están muy alineados es como la fórmula para el fracaso”, advierte. 

Gerente general de CLC: “Se produjo un desprestigio que me parece muy injusto"

El máximo ejecutivo de Clínica Las Condes, Pablo Ortiz, se refiere al daño reputacional que ha tenido la institución desde que cientos de doctores dieron un paso al costado. Sobre las notas de crédito con isapres, afirma que presentaron una solicitud a la Superintendencia de Salud. No quiere hablar de responsabilidades ni hacer calificativos, a la espera de la conclusión del trabajo de las auditoras que ficharon para analizar este tema. Pero sí señala que el directorio desconocía estos hechos, sincera que quieren terminar los descuentos, y que éstos produjeron menos ingresos a la clínica y menos costos a las aseguradoras.

Evertec, el candidato a quedarse con la propiedad de Transbank

Una oferta vinculante por quedarse con el control de la firma está en la mesa de los dueños de la procesadora de pagos chilena. Sin embargo, algunos resquemores de accionistas por el precio y la posición en que quedarán luego de salir de la propiedad, tiene el proceso en stand-by. Por mientras, la empresa con base en Puerto Rico sigue en un intenso plan de compras. Una de sus últimas adquisiciones fue en Brasil, donde se quedó con una de las principales compañías en el mercado de servicios financieros electrónicos. Y va por más.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR