Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

La historia detrás de la inversión deportiva de Luksic

La historia detrás de la inversión deportiva de Luksic

Esta semana el empresario invitó a 17 deportistas a su oficina en Quiñenco. Se trata de un grupo de talentos a los que él ha apoyado financieramente a título personal. Quienes conocen al vicepresidente del Banco de Chile cuentan que detrás de esta causa hay una motivación más profunda, que tiene que ver con su historia personal, y que se remonta a sus años como montañista, siendo el ascenso al Everest, en el 2004, el punto álgido.

Por: María José López | Publicado: Sábado 12 de agosto de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-
La tarde del lunes 7 de agosto, uno de los salones de las oficinas de Enrique Foster, donde se encuentra Quiñenco, se tiñó de rojo. Un grupo de 17 deportistas, de diversas disciplinas, fueron invitados por Andrónico Luksic, presidente del holding, para conversar distendidamente y escuchar sobre sus historias de superación, sobre las dificultades que han atravesado para llegar a ser destacados nacionales, y sobre cómo se preparan para los próximos Juegos Panamericanos y Parapanamericanos de Santiago 2023. 

Estos deportistas son parte de las más de 2 mil personas que han recibido ayuda de la Fundación de Apoyamos (ver recuadro), entidad que creó el empresario a fines del 2022 para darle estructura a las diversas donaciones que realiza a título personal hace más de 30 años, y tras haber dado forma a otras iniciativas dedicadas al emprendimiento, educación, protección de NNA, entre otros. A muchos de los beneficiarios los ha conocido de forma personal.
De eso precisamente hablaron esta semana. Y entre los casos que más sorprendieron a Luksic esa tarde, está el de Williams Mattamala, nadador paralímpico, quien tiene displasia esquelética con acortamiento de fémur, le falta parte de su brazo derecho, y sus dos piernas fueron amputadas.

A pesar de las adversidades, ha sido capaz de convertirse en una de las grandes promesas del deporte paralímpico nacional. A él lo conoció personalmente esa tarde, luego de haberse contactado por redes sociales, diálogos que el empresario va entablando permanentemente.
También relató su historia en el encuentro Catalina Farías, jugadora de básquetbol en silla de ruedas, quien sufrió una enfermedad que le afectó la columna, y que también tuvo un largo diálogo con Luksic.

Durante la jornada, la atleta Natalia Duco, especializada en lanzamiento de bala, tomó la palabra para dirigirse al empresario: “Muchas gracias porque la fundación me está apoyando a que yo pueda viajar con mi hijo. Antes, no podía viajar”.

Luksic le respondió: “Natalia, esperamos que te vaya bien en todos los desafíos que sigas emprendiendo, y no veo otra forma de que eso resulte, si no es viajando con tu hijo, que ha sido tan importante para ti. El Estado no tiene capacidad para hacer una cosa así, pero sí nosotros y estamos orgullosos de apoyarte”.

Otros de los que llegaron fueron Sheila Ismail (para natación), Mauricio Valdivia (atletismo) y Martín Jaque (skateboard), además de representantes del judo, tenis y gimnasia. También la nadadora extrema Bárbara Hernández, a quien el empresario conoció hace 10 años en Villa O’Higgins, y a quien apoya hasta el día de hoy.  

Desde su oficina en Quiñenco, tres días después de la reunión, el empresario reflexiona sobre esta motivación y sobre las razones que lo han llevado a apoyar a deportistas:

“Siempre he pensado que el deporte es una herramienta para que los niños y jóvenes, particularmente en lugares vulnerables, tengan un espacio sano, para desarrollarse, para adquirir valores y especialmente para combatir el poder de la droga, que cada día es un problema más complejo. El deporte requiere disciplina, perseverancia, el deporte puede cambiar vidas. Por eso siempre he pensado que apoyando historias de personas que no necesariamente hayan ganado una medalla, puede ser una forma de transformar futuros”.

Twitter y Vidal

Twitter es sin duda un punto de inflexión en toda esta historia. Fue en enero del 2017 cuando Andrónico Luksic abrió su cuenta en la red social y desde entonces tuvo contacto directo con personas anónimas que le contaban sobre sus vidas, le pedían consejos, le pedían ayuda.

Con algunos se reunió, con otros colaboró a través de su equipo. Luego abrió Facebook e Instagram. Los seguidores aumentaron. Luksic comenzó a colaborar principalmente con emprendedores, y así nació en 2018 Impulso Chileno, iniciativa que le dio forma a estas ayudas y que posteriormente tomaría la Fundación Luksic a cargo de su sobrina, Isabella.

Entre los mensajes que le fueron llamando la atención estaban los de deportistas. Comenzó a ayudar a varios de ellos a título personal, más allá de lo que ya hacían las empresas del holding a diversas selecciones nacionales (hoy, por ejemplo, Banco de Chile auspicia a las selecciones de rugby, y Antofagasta Minerals y CCU son sponsor de los Panamericanos).

Aunque venía de hace años, su apoyo a deportistas tomó notoriedad cuando conoció a Arturo Vidal, en 2018, momento en que el jugador del Bayern Múnich lo invitó a un partido en Alemania. Un mes antes, el presidente de Quiñenco había donado 10 millones a la Fundación Arturo Vidal para financiar los uniformes, traslados y comidas de tres escuelas de fútbol ligadas a ese equipo.
“Lo importante es la historia. El solo hecho de ser deportista implica una lucha contra la adversidad".

El empresario le dijo: “Estamos en 100 niños, ¿por qué no llegamos a mil? Estoy dispuesto a financiarlos”. Así nació el programa Reyes de Barrio, que implicó una inversión inicial de $350 millones. Pese a que ya no siguen siendo socios, Fundación Luksic también mantiene ese programa, que se ha ampliado a otras disciplinas y componentes.

-¿Hay algún deporte al que le den mayor cobertura, o prioridad?
-El empresario responde: “Lo importante es la historia. El solo hecho de ser deportista implica una lucha contra la adversidad. Y es importante darle una mano a quienes no tienen los recursos y que necesitan una mano en el hombro. Uno espera que la vida te dé una oportunidad, te dé algo de suerte. Mi padre decía “uno debe tener un 1% de suerte en la vida”.

En Fundación Te Apoyamos queremos ser ese 1%”. Y enfatiza: “Les decimos ‘no hay condiciones. No importan las medallas, lo que queremos es que cumplas tu sueño que con tanta adversidad has buscado. Ese espíritu es lo que representa a Chile, más allá del éxito puntual de las competencias’”.

Así como Twitter es un espacio para iniciar los contactos, también es donde se pueden viralizar mensajes críticos. Uno de ellos ocurrió en 2019, cuando la deportista Macarena Orellana pidió colaboración en redes sociales. Luksic ofreció ayuda, y ella declinó acusando lavado de imagen.

El empresario le respondió: “Lo hacemos porque creemos en la importancia de apoyar a los deportistas chilenos. Respeto su opinión y le deseo lo mejor en sus desafíos”.

Del entorno del presidente de Quiñenco dicen que pese a que él lee todo, porque le gusta saber lo que la gente piensa, ya no se dedica a contestar a tanto mensaje como antes. Ha dicho que las críticas duelen y que Twitter es un canal expuesto, pero tiene claro que es el mejor camino para mantener la comunicación directa. Además, esa red social -a diferencia de las otras- la maneja él en un 100%.

Y aunque hay amigos que le han comentado al empresario que sus ayudas pueden ser “asistencialistas”, y que existen otras herramientas de mayor profundidad, Andrónico Luksic ha mantenido su decisión de seguir con estos apoyos, tanto para deportistas como a otras personas.

¿Ejemplos? Catres clínicos, computadores para un liceo. “Queremos tener flexibilidad y responder eficientemente a quienes viven momentos complejos”, agrega Cristina Birrell, directora ejecutiva de la Fundación de Apoyamos.

“No hay nada más gratificante que ver a los deportistas seguir su pasión. Es emocionante. Es bien especial. Me caen un par de lagrimones en mi casa, cuando los veo, cuando me mandan mensajes y les respondo. A medida que la vida va pasando, te vas emocionando cada vez más con tantos testimonios de superación, y de tantas dificultades que a muchas de estas personas les toca vivir”, reflexiona Luksic.
 

“Me tomó la montaña”

Quienes conocen al vicepresidente del Banco de Chile cuentan que detrás de esta causa hay también una motivación más profunda, que tiene que ver con su historia personal, y que se remonta a sus años como montañista.

La faceta escaladora de Andrónico Luksic empezó pasados los 40 años. En una comida a principios de los años 2000 conoció a su mujer, Rocío González, quien le contó entonces que ella subía cerros. “Yo también”, le aseguró él. Aquello no era del todo cierto, y sin sospecharlo, fue el inicio de una disciplina que marcaría la vida del empresario.


Así conoció a Rodrigo Jordan, a quien le confesó que quería subir el Everest. Luksic comenzó a entrenar, a subir cerros, montañas. Hasta que consiguió su meta, en mayo del 2004.

Andrónico Luksic alcanzó a hacer las Siete Cumbres, pero desde hace un par de años, previo a la pandemia, ya no sube cerros. El último que intentó fue el Láscar, en San Pedro de Atacama. Ahora anda en bicicleta, cuando tiene tiempo, cerca de su casa.

Fueron diez años de montañismo intenso, ha dicho a sus cercanos, que lo removieron profundamente. 

A menudo, cuenta Luksic, reflexiona con su mujer sobre lo que la montaña significó para él. “Me ayudó a reencontrarme, a tener una retrospectiva personal”, dice. A él, a diferencia de otros integrantes de su grupo de escalada, no le gustaba hablar durante el ascenso.
A menudo, cuenta Luksic, reflexiona con su mujer sobre lo que la montaña significó para él. “Me ayudó a reencontrarme, a tener una retrospectiva personal”, dice.

“Mi cordada era Misael Alvial, una persona muy especial, quien tampoco habla en la montaña. Me acuerdo que estuvimos en el Tupungato, a 600 metros de la cumbre, cuando se desató una gran tormenta y no pudimos movernos de la carpa por dos días. Teníamos que salir cada dos horas a la nieve a abrir espacio, porque nos estábamos enterrando los dos solos. Y prácticamente no hablamos”, recuerda.

“En la montaña entré en una faceta más interior, más personal. Tiene que ver con el respeto hacia el cerro que vas a subir, una serie de reflexiones que hoy día pueden sonar un poco ridículas, pero la verdad es que cuando tú entras en esto, te va pasando. Como decía yo, ‘me tomó la montaña’. Me tomaba y no me soltaba hasta que llegaba la cumbre”. 

Quienes lo conocen cuentan que el empresario suele relacionar esta pasión con los negocios: por el esfuerzo, la disciplina que requiere y la importancia de los equipos.

Y concluye: “Lo que buscamos en la Fundación Te Apoyamos es acompañar a alguien que tiene un sueño, y que necesita apoyo para poder lograrlo. Siempre me acuerdo de una frase que dije al bajar del Everest: ‘Si tú no sigues tus sueños, te duermes en la vida’”. 

Esa frase quedó literalmente para el bronce: Rocío González mandó a hacer pequeñas placas con la oración impresa, y que hoy están en la primera página de todos los libros que el empresario tiene en su casa, en diversos rincones de su biblioteca, en su velador.

“Fue lo que siempre me quedó del Everest y es lo que intento transmitir a los jóvenes. Por eso hacemos esto: para que ellos también vivan su sueño. ¿Cómo no voy a apoyar a esas personas que tanto luchan por alcanzar sus sueños y que son referente para un país?”.

LA FUNDACIÓN
En septiembre del 2022 Andrónico Luksic dio forma a Te Apoyamos, que hoy dirige la periodista Cristina Birrell, y que está compuesta por 12 mujeres, en su mayoría trabajadoras sociales.

En menos de un año ya suma más de 200 casos de colaboración a deportistas en distintas instancias y a través de todo Chile: clubes infantiles, clubes con adultos, escuelas, jóvenes, competencias en el extranjero y apoyo a deportistas de alto rendimiento.

Además de deportistas, hay colaboraciones de todo tipo, que van desde ambulancias a hospitales, hasta audífonos para un niño que lo requiere. Eso sí, todos son casos para personas con necesidades socioeconómicas.

Hermanos Piñera Morel: “Nos consuela saber que te fuiste feliz, con el corazón llenito”

Los cuatro hijos de Sebastián Piñera y Cecilia Morel -Magdalena, Cecilia, Sebastián y Cristóbal- escribieron juntos una carta para esta edición en la que recuerdan diversos episodios con su padre: hablan de su reciente viaje “en choclón” a Punta Cana, del fondue que él les preparaba en vacaciones y de cómo han sido estos últimos días, en los que pese a la pena, también hubo “piñericosas”. “Teníamos la intuición de que iba a partir así… siendo un aventurero y amando su libertad. ¡Pero jamás tan pronto! Porque por Dios que tenía profundas ganas de seguir viviendo”.

Pablo Piñera: “Tatán, cuando creciste fuiste un gran hermano”

El hermano del expresidente Piñera relata recuerdos de su infancia en Nueva York y la adolescencia en Bélgica, donde Sebastián se peinaba como el cantante Adamo. “Te sentías más libre, en especial cuando volabas. Desgraciadamente, en tu último vuelo seguiste a la eternidad”, le dice a su hermano.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR