Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Rodrigo Topelberg, socio de Factop: “No pregunté lo suficiente ni me cuestioné las cosas a tiempo”

Rodrigo Topelberg, socio de Factop: “No pregunté lo suficiente ni me cuestioné las cosas a tiempo”

En el ojo del huracán por el caso financiero que lo tiene enfrentado con los hermanos Sauer, Topelberg dice que se querelló no para victimizarse, sino que para detener la fuga de recursos y pensando incluso en la posibilidad de que “escapen de país”. Sobre el desconocimiento que alega de los hechos que han salido a la luz, manifiesta que jamás hubo directorios formales en la compañía. “Confié, me engañaron”, apunta.

Por: Azucena González | Publicado: Sábado 19 de agosto de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-
Las oficinas de Rodrigo Topelberg -44 años, ingeniero en ejecución en administración de empresas del IFE, y con estudios de cine, que no terminó- están ubicadas en un pasaje en la zona oriente de Santiago. Allí funciona su empresa Stereo Free.

Es el único socio de esta agencia de marketing, que él mismo creó y que asesora a productoras, tiene un cowork y un salón de eventos, para talleres de diverso tipo, como de cine y esotéricos. Porque Topelberg, además, ve el tarot, pero solo a amigos y conocidos, no como actividad laboral.

Con la agencia brindaba también servicios a Factop y a STF Capital, dos compañías que están en el ojo del huracán, en un lío que tiene a muchos actores activando acciones legales, pedidos de liquidación, y querellas. Factop es un factoring, y sus socios son miembros de la familia Topelberg con el 25% -el mismo Rodrigo Topelberg tiene por sí mismo el 6,67%- y donde los socios mayoritarios son la familia Sauer, que tienen el 75% (Alberto, Ariel y Daniel Sauer, cada uno con 25%).

En la corredora STF Capital, el accionista principal, con el 60,52%, es Inversiones Das, que a su vez pertenece en 75% a los Sauer (Daniel y Ariel, cada uno con el 37,5%), y 25% a Topelberg. STF fue cancelada por la CMF tras develarse incumplimientos y que se habían efectuado diversas manipulaciones contables.

En simple, para cumplir índices y exigencias se ingresaban fondos a cuentas de STF, pero luego estos se reversaban, en un intrincado mecanismo entre STF y Factop. Esta última además captaba inversionistas, prometiendo un interés de 1% mensual, quienes tras la crisis de STF dejaron de recibir lo prometido.

En medio del desbarajuste, Topelberg se querelló contra los Sauer, deslinando responsabilidad en ellos. En esa acción legal menciona a los hermanos Álvaro y Antonio Jalaff (socios de Patio) y dice que los Sauer habían creado un mecanismo de emisión de facturas y operaciones irregulares (préstamos), indicando que “especialmente favorecidos habrían sido” estos empresarios, quienes con o sin conocimiento de la ilicitud de los fondos, se habrían aprovechado de ellos y son deudores directos o indirectos.

Y también aludió a que en un fondo de inversión se han utilizado como instrumento de inversión facturas falsas emitidas por empresas controladas por Ariel y Daniel Sauer, el fondo de inversión Larrain Vial Facturas. En tanto, que el abogado de Alvaro Jalaff, Jorge Bofill, aseguró que ejercerán acciones contra los responsables de este fraude del que su cliente también es víctima (ver recuadro).
En esta entrevista, Topelberg habla de estos hechos. Primero, un relato de su versión de lo sucedido. Y luego el mea culpa o responsabilidad en torno a los mismos.    

-¿Cómo, según usted, se desencadena esta crisis?
-Cuando Daniel y su hermano Ariel comenzaron a armar este negocio, me invitaron a participar y yo no tuve muchas dudas. Fue en 2008, años después de la creación de la empresa. Lo hice basado en amistad y confianza de años, sin conocer del negocio en sí mismo, pero confiado en el proyecto. Tanto en STF como en Factop, ingresé como accionista minoritario, sin participar de ninguna manera en la administración de fondos e inversiones, y tanto confié en los resultados que tenía a la vista, que invité también a mi familia a invertir en Factop. En marzo esto dio un giro.

"Cuando Daniel y su hermano Ariel comenzaron a armar este negocio, me invitaron a participar y yo no tuve muchas dudas (...) Tanto confié en los resultados que tenía a la vista, que invité también a mi familia a invertir en Factop".
Cuando comenzó la investigación de la CMF sobre la corredora STF, fue un golpe, porque significaba que algo estaba mal y los inversionistas de Factop se inquietaron. Daniel y Ariel me llamaban a la calma con explicaciones de que se trataría de un asunto transitorio, de que todo se estaba arreglando.
El problema se agravó en junio cuando Factop dejó de pagar los intereses a los inversionistas. Esto gatilló un sinnúmero de llamados, quienes estaban muy preocupados por no recibir el pago de sus intereses ni respuestas. Yo volví sobre Daniel y Ariel, quienes nuevamente explicaban que se trataba de un evento puntual y que pagarían a la brevedad. Ingenuamente, yo repetía y transmitía estas excusas a los inversionistas que me contactaban.

-¿Por qué usted se “descuelga” de seguir una defensa en común?  
-Fue tremendamente difícil. Es un golpe personal y un golpe para toda mi familia, la comunidad y una gran cantidad de inversionistas. Confié ciegamente en Daniel y Ariel, y ellos traicionaron esa confianza. Me preocupé por el proceso que empezó la CMF. Comencé a hacer preguntas y les pedí que me contaran lo que estaba pasando. Me contestaban con evasivas y me transmitían que todo estaba en orden. Que me quedara tranquilo, que confiara en ellos. Inicialmente les creí sus explicaciones de que se trataba de algo puntual.
"Me preocupé por el proceso que empezó la CMF. Comencé a hacer preguntas y les pedí que me contaran lo que estaba pasando. Me contestaban con evasivas y me transmitían que todo estaba en orden".
Quise creerles porque Daniel para mí era como un hermano. Con el paso de los días, sospeché que me estaban ocultando información y decidí buscar asesoría independiente. Con la información que fue revelando la investigación, se hizo evidente que la desinformación era completamente deliberada y que se habían cometido ilícitos sumamente graves que perjudicaban a empresas, inversionistas, familiares y amigos.

El quiebre para mí es muy claro: yo hubiese estado disponible a apoyar problemas de gestión, o de desconocimiento, pero no de ilícitos. La querella que presenté fue el último recurso y la opción más dolorosa, por el deber de transparencia que teníamos y tenemos con todas las personas que habían confiado e invertido en Factop. Además, teníamos que detener de alguna manera la salida de platas desde Factop. Es doloroso llegar a aceptar una traición tan cercana, pero no hubo otra alternativa. 

-¿En su visión acá hubo una “pirámide”, para favorecer a los hermanos Sauer y sus cercanos? 
-Los detalles están en la primera querella y la serie de querellas que le han seguido de parte de otros aportantes y acreedores, muchos de los cuales no me incluyen dentro de los querellados, porque creo que comprenden la situación.
En base a lo que hemos logrado indagar con mis abogados, entendemos que hay un esquema de operaciones ficticias que, junto con falsear la liquidez de la empresa, buscan generar una maquinaria de financiamiento irregular sustentado en servicios no prestados y productos no vendidos. Según lo que hemos podido comprender hasta ahora, mediante este esquema se otorgaba financiamiento fuera del mercado a personas y entidades que no tenían acceso a uno formal, principalmente por razones crediticias y sancionatorias.

"Yo hubiese estado disponible a apoyar problemas de gestión, o de desconocimiento, pero no de ilícitos. La querella que presenté fue el último recurso y la opción más dolorosa, por el deber de transparencia que teníamos y tenemos con todas las personas que habían confiado e invertido en Factop".

-¿Cuál es la ruta del dinero?
-No lo sabemos, y lo que buscamos con la querella es poder descubrirlo para poder devolverle los recursos a los inversionistas. Parte importante del dinero fue a diferentes personas. Si ellos sabían del origen del dinero es algo que desconozco y espero que pueda indagar el Ministerio Público. 

-Usted imputó la existencia de facturas falsas emitidas por sociedades, y las vinculó a Antonio y Álvaro Jalaff. ¿Cuál sería el móvil?
-Es algo que me sigo preguntando. Imagino que Daniel y Ariel habrán recibido beneficios económicos de este esquema. Estamos hablando de miles de millones de pesos, con varias personas beneficiadas. Lo que espero es que el Ministerio Público los identifique a todos para encontrar dónde fueron a parar esos dineros y que se restituyan. 

-¿Irá en contra de los Jalaff, Patio, LarrainVial?
-Mi interés es acreditar y probar que todo esto fue realizado a mis espaldas y que se restituya todo lo que ha salido de Factop para pagarles a los inversionistas. Todos los días me entero de algo nuevo. Acreedores cuya existencia me había sido ocultada, o que mi firma ha sido falsificada en avales para obtener nuevos préstamos en favor de Factop, y eso abre nuevas aristas que estamos analizando. 

- ¿Cuánto, a su entender, deben Antonio y Álvaro Jalaff, por estos préstamos obtenidos? ¿Se ha acercado a ellos?
- Esa información es materia reservada de las actuales investigaciones realizadas por las autoridades, por lo que no puedo hablar de ellas. Desde que interpusimos las querellas no me he acercado a ellos. Espero que del resultado de las investigaciones del Ministerio Público la actuación que les cabe quede claramente establecida. Buscamos que se restituya todo lo que ha salido de Factop para pagarles a los inversionistas.

-¿Se ha reunido con la CMF? 
-No. El proceso de la CMF dejó en claro que yo no participé en ninguno de los ilícitos que fueron investigados y sancionados. Si nos piden colaborar, así lo haremos.

-¿Cuál es la situación financiera fidedigna en activos y pasivos en Factop, el hoyo financiero? 
-Cuando ya habían salido los cargos de la CMF respecto a STF y comenzaron algunos retiros en Factop, pedimos incorporar asesores legales, financieros y auditores, para ver el verdadero estado de las cuentas. Si bien este proceso comenzó, fui marginado del mismo una vez que presenté la querella, por lo que no tengo información de qué sucedió después. Por nuestra parte, aún nos encontramos realizando las pesquisas, pero ya podemos hablar de más $50 mil millones y más de 100 clientes defraudados. 

"Mi interés es acreditar y probar que todo esto fue realizado a mis espaldas y que se restituya todo lo que ha salido de Factop para pagarles a los inversionistas". 
-Los hermanos Sauer han dicho que van a pagar. ¿Es posible?
-Lo veo prácticamente imposible con los antecedentes que yo manejo. Ellos operan bajo un completo secretismo y desconozco de dónde podrían sacar el financiamiento para responder a estas deudas, que siguen aumentando con cada día.

-¿Usted va a poner de su patrimonio personal? 
-Hoy, el total de mi patrimonio está comprometido. Pero aun así no tengo claro que sea posible resarcir a todos. Por eso lo que busco es hacer todo lo posible por la vía legal para que los inversionistas puedan recuperar sus recursos. 

- Su familia cuenta con un patrimonio considerable, de unos US$ 150 millones. ¿No sería lo correcto y ético responderle a los afectados, y después usted arregla cuentas con sus socios?
- Esa cifra es falsa y es la que están tratando de instalar los Sauer para desligarse de sus responsabilidades. Mi patrimonio ya está largamente superado por cualquier obligación que haya contraído, no obstante que muchos de esos compromisos no fueron firmados por mí, sino que falsificaron mi firma. 

-La compañía ya enfrenta una serie de acciones de liquidación, ¿es el único camino? 
-No sé qué va a pasar, pero los activos son significativamente menores que los pasivos. Creo que la liquidación es el camino más probable.
 

“No vengo del mundo financiero”

- ¿Por qué debería creerle el mercado y los inversionistas que no es parte de este esquema que denuncia? 
- Este es para mí el punto más importante. Mi gran error fue confiar. Fui de una ingenuidad infinita, y eso me va a penar para siempre. No tengo razón ni motivo para haber participado en este esquema. Menos para haber sido testigo y no haber hecho nada. La investigación de la CMF descartó que estuviera involucrado y sancionó a los hermanos Sauer. Y estoy seguro de que la investigación de la Fiscalía así también lo determinará.

La mayor parte de las querellas fueron presentadas contra los Sauer y yo mismo interpuse las primeras acciones. Jamás habría firmado como aval a sabiendas de que había facturas falsas que daban paso a un sistema ilegal de financiamiento. Jamás me habría disparado en los pies. Las pérdidas son millonarias, dentro de los cuales hay personas de mi comunidad, amigos cercanos y mi propia familia y yo. 

- ¿Pero qué responsabilidad asume usted, pues es socio, miembro del directorio y parte del comité ejecutivo en Factop?
- Fui director de Factop, pero nunca formé parte de la gestión o administración de STF, Factop, ni la Corredora de Bolsa de Productos. En Factop mi agencia prestaba servicios de marketing y yo apoyaba en temas de recursos humanos, pero sin involucrarme en la administración del negocio.
"Jamás habría firmado como aval a sabiendas de que había facturas falsas que daban paso a un sistema ilegal de financiamiento. Jamás me habría disparado en los pies. Las pérdidas son millonarias, dentro de los cuales hay personas de mi comunidad, amigos cercanos y mi propia familia y yo". 
Yo no vengo del mundo financiero ni he ejercido en ese rubro y la mayoría de mi carrera la he dedicado a organizar eventos y marketing. Confié en que la administración estaba bajo control y de eso me arrepiento profundamente. No hay peor ciego que el que no quiere ver. No pregunté lo suficiente ni me cuestioné las cosas a tiempo. 

- No se entiende que usted insista y sostenga que todo esto fue realizado a sus espaldas, si sigue siendo director.
- En Factop sí fui director, pero no formaba parte de la administración del negocio, las cuales eran dirigidas por sus controladores, quienes poseían el 75% y tomaban las decisiones del negocio. No hacíamos directorios formales, un directorio formal opera con citaciones mensuales, una minuta de los temas a discutir y someter a decisión de la marcha de la compañía, y eso jamás ocurrió. Yo confiaba en las decisiones que se tomaban. Confié, me engañaron porque saben que no me habría prestado para ese fin. Por eso me dejaron fuera.
"Mi gran error fue confiar. Fui de una ingenuidad infinita, y eso me va a penar para siempre. No tengo razón ni motivo para haber participado en este esquema".
No tengo mayor conocimiento del mundo bursátil y mi error fue confiar en que la administración estaba bajo control. Me mostraban unos números fantásticos y no apreciaba ningún problema en lo absoluto. De eso me arrepiento profundamente y entiendo que alguien pueda tener dudas, pero tengo pruebas de que todo lo ocurrido me fue ocultado de manera constante, bajo un esquema ilegal, elaborado a mis espaldas.

- Varias de las querellas que hay en su contra le reprochan que su querella es “instrumental”. ¿Intenta victimizarse?
-Lamento que los hermanos Sauer intenten desligarse de sus responsabilidades de esa manera. Es de una desfachatez inmensa, que no sólo se burla de mí y de mi familia, sino de los cientos de personas que confiaron su patrimonio en ellos. Cuando Factop empezó a atrasarse en el pago de los intereses, comenzaron a llegarme llamados de inversionistas por no recibir respuestas.

Cuando le preguntaba a Daniel y Ariel, me decían que se trataba de un evento puntual y que pagarían muy luego. Ingenuamente, yo repetía estas excusas a los inversionistas que me contactaban, jamás imaginando que estaba siendo engañado. Me siento muy avergonzado de haber repetido esas explicaciones sin investigar más.

Quise poner la cara, jamás imaginando que me estaban mintiendo. Ahora que presenté la querella muchos me han dicho que los Sauer comentaban que mi patrimonio les permitía abrir un banco e incluso ampliar el negocio a Estados Unidos, lo que además de ser falso, yo jamás dije o respaldé.

Yo no busco victimizarme, sé que fui ingenuo. Pero incluso sabiendo que iban a cuestionarme tuve que iniciar las querellas lo antes posible para detener la continua fuga de recursos de Factop que estaban generando los Sauer. También pensábamos en la posibilidad de que escapen del país, por eso no se podía esperar y había que activar esto a nivel legal.

- ¿Cómo se puede entender que usted dice que no sabía, en circunstancias que es aval junto a su familia de Factop por $20 mil millones? 
- En muchas ocasiones Daniel y Ariel me pidieron que funcionara como aval. Por la confianza que les tenía, firmé en algunas ocasiones como codeudor solidario y en otras incluso deposité parte de mi capital personal para que la empresa pudiera responder ante distintas urgencias. Pero ningún miembro de mi familia avaló o garantizó nada. Lo hice con la tranquilidad de que estaba garantizando facturas reales de empresas que habían recibido productos y servicios.
"Yo no busco victimizarme, sé que fui ingenuo. Pero incluso sabiendo que iban a cuestionarme tuve que iniciar las querellas lo antes posible para detener la continua fuga de recursos de Factop que estaban generando los Sauer".
Jamás hubiera avalado facturas falsas. Sería absurdo que yo me obligara a pagar compromisos millonarios que supiera no se iban a cumplir. No tendría sentido. En ningún momento pensé que esto se trataba de algo ilegal. STF Capital y Factop eran empresas que -en apariencia- funcionaban bien, atraían inversiones y pagaban a sus inversionistas. Yo confiaba en ellos. Por eso esto generó un quiebre irreconciliable.

- ¿No hay un mea culpa? 
- Fui de una ingenuidad infinita, y de eso me arrepentiré toda mi vida, pero jamás actué con los Sauer y hoy estoy pagando el precio de haber levantado la mano. Tengo tranquilidad absoluta porque nunca estuve involucrado en este esquema y la conclusión de la investigación de la CMF sobre STF es muy clara en este sentido. 

- ¿Qué respuesta da a la comunidad judía?
- Siento muchísimo el impacto que esto ha tenido en los inversionistas, muchos de ellos personas cercanas y de confianza. A ellos tuve presente cuando ingresé la querella, sabiendo el costo que ello tendría, pero también consciente de que era la única acción posible y correcta para lograr que se restituyan sus fondos y con la expectativa que la querella detuviera la fuga de recursos desde Factop. Hoy muchas personas de la comunidad se me han acercado para demostrarme su apoyo.


Abogado de Álvaro Jalaff: “Obviamente ejercerá todas las acciones"

Jorge Bofill, abogado de Álvaro Jalaff, señaló que “obviamente él ejercerá todas las acciones que correspondan para perseguir a los responsables del fraude del que ha sido víctima y también de los intentos por afectar su reputación. Pero lo haremos cuando contemos con toda la información necesaria. Hoy los socios de Factop se acusan entre sí y todos apuntan con el dedo a todos; es decir, es una situación muy confusa. En este contexto, apurarse no es un buen consejo”, manifestó.

El rebaraje de la industria de la nieve tras la irrupción de Mr. Coleman

El empresario estadounidense, gestor del fondo Mountain Capital Partners, planteó ingresar como socio a Andacor, quedándose con el 30% a 40% de la propiedad, y con la condición de tener el control y la gestión del negocio que incluye los centros de esquí El Colorado y Farellones, entre otros. Nada está dicho, pero si el deal se concreta, se quedará con “los tres valles” de Los Andes, tras sus anteriores compras de Valle Nevado y La Parva.

Quiénes son los influencers financieros bajo la lupa de la CMF

La aprobación de la ley fintech y su puesta en vigencia a inicios de este año trajo una regulación que pocos conocían hasta que la presidenta de la CMF, Solange Bernstein, lo dijo hace unos días en un podcast y el Diario Financiero lo publicó: los creadores de contenido que entreguen recomendaciones financieras deben registrarse como asesores de inversión. Desde ahí se abrió un debate: ¿cuándo es educación, cuándo es una recomendación? Ni los reguladores ni los regulados lo tienen claro.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR